Trinchera política / La gota esperada

169

agua

Cada día que pasa se incrementa el verano, y ya, las pobres almas que habitan las maltratadas pampas del Guárico, se ajustan a la dinámica de los cortes del suministro de agua potable, sin orden ni consorte.

Las pilas públicas se desbordan de muchedumbre, los trasnochos familiares se acentúan, la cacería de cisterneros y la angustia por sus precios, recrean el malestar general en torno al vital liquido.

Por su parte, el régimen sigue sin respuestas estructurales al problema, cosa que demuestra su incapacidad de gobernar, pese a que tienen todo el poder del Estado.

 A los Alcaldes, concejales y gobernador no se les conoce ni un proyecto que derive, a la resolución concluyente del problema de la distribución del agua residencial.

 Quizás sea mucho pedir a los usurpadores, el milagro de que diseñen una política, proyecto, plan o programa en esta materia.

 El dilema toca fondo, cuando en definitiva, se evidencia un gobierno inepto y una población abúlica. Desde los barrios se desvanecen fantasmas ya olvidados, como las mesas de agua de los consejos comunales, y toda la estupidez del poder popular, de la que se regodea la dictadura.

Un verano inclemente nos espera los próximos días. Habrá que sortear los escollos para solventar en lo inmediato, pero la ciudadanía debe manifestar su malestar de forma organizada y contundente contra los autores causantes de esta penuria. El silencio será nuestro enemigo y para el régimen su fortaleza.

 En esta bifurcación no queda otro sendero que la lucha frente a la alcaldía, a la gobernación, a hidropaez y a boca de calle exigiendo en unísona voz…AGUA PARA LAS COMUNIDADES

«Las utopías son materialmente posibles cuando la construimos con nuestras propias manos»

Reynaldo J Cortes G / [email protected]

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.