Reynaldo Cortes y Frank Holder / 23 de enero de 2020

295

23 DE ENERO
Labrado en la memoria de todos los venezolanos, inscrito en nuestro espíritu bravío, está la insurrección de enero de 1958, la huida del tirano el 23 de enero y el pueblo venezolano en la calle celebrando la conquista de su libertad.

La Plataforma Nacional de Conflicto (PNC)conmemora el 23 de enero como una fecha victoriosa de lucha y rebelión, en la que la protesta popular y la huelga general, derivadas de la organización y la unidad real, consolidaron una sublevación de los oprimidos contra el poder usurpador y opresor.

La unificación de todas las luchas en una sola lucha generó que las lealtades de las fuerzas armadas se pusieran al lado del pueblo insurgente que exigía libertad.

El 23 de enero la unidad real logró derrocar a la penúltima dictadura de Venezuela, En palabras de Miguel Otero Silva en 1959: “La unidad de los partidos hecha presencia real y no consigna verbal en el seno de la Junta Patriótica, trajo consigo como consecuencia lógica la unidad de los sindicatos obreros, la unidad de los intelectuales, la unidad de la nación entera a la luz de la decisión enfurecida de echar de esta tierra al tirano y a su cortejo de rufianes y verdugos” ( “Discurso de Orden”, Gaceta del Congreso, mes 1, 23 de enero, No. 3, 1959, p. 19).

En 1958 la organización articulada de factores políticos y sociales contó con una dirección política y una estrategia. La Junta Patriótica diseñó y ejecutó acciones dirigidas a combatir la dictadura, acciones de lucha en rebelión.

Los principales dirigentes del país gestaron condiciones que elevaron la conciencia y el ánimo de la población para enfrentar la dictadura con la expectativa de vivir en democracia.

Fueron años cruentos de represión, destierros, persecuciones, desapariciones, crímenes, huelgas, paros, pero una vez sembrada la determinación de libertad, la acciones en unidad empujaron al respaldo de las fuerzas armadas, a quebrar el sostenimiento del dictador y a su huida la madrugada del 23 de enero de 1858.

Hoy, 62 años después somos el mismo bravo pueblo, pueblo de libertadores, por eso desde la PNC afirmamos que al lograr la organización y la articulación de la rebelión con base en una verdadera unidad se conquistará el derrocamiento de la tiranía, las fuerzas armadas nacionales tendrán que asumir el respaldo al pueblo venezolano como única lealtad posible y acompañar a una nación que se subleva contra el oprobio, la usurpación y la opresión.

Hoy, desde la PNC invocamos la activación del mismo espíritu y determinaciones que movieron a nuestros dirigentes de entonces:

La firmeza y perseverancia en la *Lucha, resaltando que el hambre, las muertes por falta de medicinas, la violencia entre otras, sumadas a la represión, falta total de libertad y la violación de todos los derechos, son elementos suficientes para sostener el espíritu de lucha, sin rendirse.
La Unidad real y sincera, con amplitud, confianza y respeto en torno al objetivo único y estratégico de salir de la dictadura y forjar una Nueva Democracia
La Organización de la Rebelión, es indispensable insuflar el talante rebelde, bravío y contestatario de nuestras mujeres, jóvenes, trabajadores, vecinos y construir un gran Poder Social que doblegue al régimen para conquistar el Triunfo sobre la dictadura, al igual que aquel glorioso 23 de enero de 1958 que llevamos en la sangre.

TODAS LAS LUCHAS UNA SOLA LUCHA PLATAFORMA DE CONFLICTO ROSCIO-GUÁRICO
Reynaldo Cortes – Frank Holder

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.