Ramón Figuera / Análisis literario de la canción «Señora Soledad» (+VIDEO)

166
Foto referencial (Archivo)

San Juan de los Morros.– Hay una canción que lleva por nombre “Señora Soledad”, escrita e interpretada por uno de los más grandes copleros nativos del estado Monagas, Freddy El Grande. Solamente el título del tema plantea una gran soledad que lleva por dentro el hombre poeta y no necesariamente una soledad física, porque se puede estar en medio de multitudes y sentirse solo o, en un lugar sin ninguna compañía, pero acompañado. Considero que la soledad es relativa.

“Señora Soledad” es el soliloquio de un hombre que expresa sus sentimientos en una carta, pero mientras escribe piensa en voz alta, sin embargo lo más cumbre de todo es que no le escribe a nadie porque la persona idealizada no se refleja en ninguna parte de la canción. Es como escribirle al amor, sin importar su rostro o su cuerpo, sólo a ese ser que quizás algún día llegará a darnos luz en medio de tantas tinieblas.

Freddy El Grande hace uso de las diferentes figuras literarias, pero sobre todo de la más universal que configura la poesía como es la metáfora cuando afirma que esa carta la enviará en el correo de la brisa “no tengo prisa porque no hay destinatario”.

En el texto aparece un narrador en primera persona, contándole sus desventuras a alguien que no tiene figura corpórea y afirma que más que una carta son las confesiones de un ser humano que se quedó solo por no haber tenido la valentía de enfrentarse a sus propios sentimientos y como el que calla se queda sin nada, porque en la vida hay que pedir lo que se desea, porque uno no sabe si están por darle.

Además el poema plantea una evasiva de no querer asumir la responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos en nuestras acciones y es más fácil echarle la culpa a los demás o a elementos externos como al destino, siempre y cuando nuestro orgullo quede intacto. En el caso de “Señora Soledad”, el narrador afirma que siempre ha llegado tarde en cosas del amor. Aquí el culpable es el tiempo.

Se observa además que se trata de una gran melancolía en la cual se sumerge el narrador y se pone de manifiesto cuando dice que un viejo amor acudió a su pensamiento “y en el momento por cuestiones de la vida, salí a rondar por la esquina y la vi parada allí”. Es decir que de tanto invocarla la fuerza de la mente o la telepatía la llevó hacia él y salió corriendo a esconderse nuevamente.

Mientras se encuentra en su zona de confort afirma que ahora sí tiene valor para declararle y parece decidido pero nuevamente se deja atrapar por la inacción y considera que ya es muy tarde, además siempre llega a destiempo en cuestiones del amor. Es decir, el miedo lo ha paralizado durante toda su vida.

En síntesis, “Señora Soledad” es la historia de muchos que idealizan a la persona amada y prefieren mantenerla en ese pedestal en que la han montado a chocar con la realidad de la vida. Esos amores platónicos son hermosos y les han servido a muchos poetas para ser unas lumbreras con la pluma pero lo dejan viviendo por mucho tiempo en el pasado, paralizados como lo cuenta en este tema, el gran amigo Freddy El Grande.

Autor: Ramón Figuera

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.