Omar Ávila / Sanciones para quién

116

SANCIONES

Recientemente vimos que EEUU sancionó a Rosneft Trading por comercializar petróleo venezolano. Las mismas comenzarán a hacerse efectivas en 90 días.

Hay que preguntarse: ¿Será esto suficiente para que dejen de hacerlo? La interrogante viene porque ya la empresa rusa Rosneft tiene sanciones financieras por EEUU desde hace 6 años.

¿O será que estas medidas restrictivas a la empresa Rosneft por negociar con PDVSA, así como las amenazas a Repsol, son para favorecer a Chevron, Halliburton y otras empresas norteamericanas para que sigan operando en Venezuela?

Ignorando como ignoro de política exterior rusa, me atrevería a decir que Rusia incrementará la apuesta con Venezuela.

El asunto aquí está claro: Venezuela es una ficha de negociación en el tablero geopolítico, es a Rusia lo que Ucrania a EEUU. Esto gracias a que la dupla Castro-Chávez convirtieron a nuestro país  en una pieza de intercambio.

Debo decir, con toda responsabilidad además, que a mi juicio, es una total torpeza estratégica de EEUU imponerle medidas económicas restrictivas a empresas rusas que tienen relaciones con el gobierno de Maduro.

Con esta acción es más probable que ambos gobiernos (el de Putin y el de Maduro) incrementen su cooperación, con lo que el juego se pone más difícil, así además lo ha hecho saber el gobierno ruso en sus declaraciones posteriores a conocer de estas nuevas medidas del gobierno de Trump.

Es verdad que las sanciones no son las culpables de las fallas eléctricas, malos servicios públicos, ni del asalto al erario público de parte del chavismo-madurismo, y el mejor ejemplo que tenemos es que las sanciones no impiden traer camionetas para los enchufados.

 Sin embargo, no puedo celebrar estas sanciones, ya que van a significar es más sufrimiento para el común, que se empeore aun más la escasez de gasolina, pero además no existe un patrón en el mundo, en el que este tipo de sanciones haya realmente alcanzado su fin.

Desde Unidad Visión Venezuela, lo hemos dicho y lo mantenemos: Las sanciones son de distintas naturalezas, las que pegan en la economía tienden a fortalecer a nivel interno a los que detentan el poder, porque afectan directamente a la población, y por ende este se hace cada vez más dependiente de las migajas de los que tienen el poder.

En resumen, las sanciones no son el método más efectivo, porque a mayor crisis mayor dependencia, clientelismo y control social. Por otro lado la coalición dominante se cohesiona.

Las sanciones no son una victoria. Victoria será el día que recuperemos la democracia, superemos el aislamiento y se levanten todas las sanciones, se le dé un viraje a esta política hambreadora del “Socialismo del siglo XXI”, que nos tiene sumergidos en la peor crisis económica, política y social.

No hay forma de «asfixiar a Maduro» con sanciones sin asfixiarnos a nosotros primero. Siempre hemos sido sus primeras víctimas.

Decía @mayiraandreina que “La única forma que tengo como Venezolana de rechazar el gobierno de turno, las malas políticas, el mal estado de los servicio públicos, la decadencia en el tema de la salud y todo lo que hoy en día nos afecta es votando, sí, votando y cuidando los votos“

El gobierno perverso, autoritario y hegemónico de Nicolás es enemigo del pueblo de Venezuela, a la cual saquea y destruye. Igualmente, el «otro gobierno» -el de Guaidó-, también es enemigo del pueblo solicitando invasión y sanciones que ayudan a Maduro a matar de hambre y miseria a los venezolanos.                                                   

Omar A. Ávila H. / Diputado a la Asamblea Nacional

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.