Norlam Ramos / El liderazgo de Maduro frente al coronavirus

278

coronavirus venezuela -maduro

En las últimas semanas Nicolás Maduro ha dado de qué hablar tanto en Venezuela como en el mundo, y es que su manera de llevar la crisis que ha generado el Coronavirus y su propio ejercicio comunicativo del liderazgo constituyen un caso digno de estudio, dadas las perspectivas iniciales producto de las dificultades que atraviesa Venezuela y los asombrosos resultados hasta ahora obtenidos.

Tipos de líderes frente a la pandemia

El liderazgo, como proceso complejo, tiene “estilos” o formas de ejercerse, los cuales dependen de factores como la personalidad del líder y la idiosincrasia de la población, así como del contexto coyuntural en el cual se desarrolla; y asimismo, cada estilo de liderazgo, tiene asociado un modelo comunicacional que lo respalda, que le da soporte retórico a la acción del líder. Según Xavier Peytibi, consultor político español, “las crisis son un verdadero escaparate para los liderazgos. Se sale bien o se sale mal”.

Recientemente, Peytibi publicó un artículo titulado “Seis tipos de liderazgos mundiales para encarar el coronavirus” (1), en el cual recoge los seis principales modelos comunicacionales de liderazgo durante la crisis del Coronavirus en el mundo, junto con los que él considera como los principales exponentes de cada modelo. Estos son:

“El optimista”, un modelo donde el líder se muestra tranquilo, busca restarle importancia al suceso y propone medidas que no sean “de choque”, tomando muy en cuenta los aspectos económicos. Su principal exponente es Boris Johnson, quien ya sabemos que tuvo que dar marcha atrás a su postura despreocupada y que además dio positivo al COVID-19.

“El humano/”La humana”. Consta de un ejercicio comunicativo “realista” rayando en el pesimismo, en el cual se advierte que si no se toman medidas a tiempo se puede llegar a una catástrofe poco comparable; pero que se muestra “accesible” o “humano” dejándose retratar haciendo compras racionales o acatando cuarentena cuando se le recomienda. La principal exponente es Angela Merkel.

“El general”. Quien se toma la crisis como una guerra, con un lenguaje totalmente bélico: “esto es una guerra. Guerra sanitaria, económica, social, institucional y cultural”, lanzando medidas acordes y ejerciendo presencia mediática constante; como un general en guerra, mostrando además imágenes con el ejército. Para este modelo escoge a Emmanuel Macron.

“El pionero”.  Se refiere al líder que, siendo inexperto, comete varios errores comunicativos al principio pero que logra luego conseguir una manera “muy suya” de conectar con la ciudadanía e informar, con más de una comparecencia diaria. Acá sitúa a Giuseppe Conte, primer ministro italiano.

“El nacionalista”. Este líder también realiza ruedas de prensa diarias, rodeado de expertos, pero incluyendo en sus discursos un poco de “despreocupación”, con matices inclinados hacia la economía.

También está librando una guerra, pero identifica un enemigo estatal fuera de sus fronteras, a quien responsabiliza de la crisis mundial. El ejemplo perfecto es Donald Trump con su idea-fuerza del “virus chino”.

“El educador”. Aquí ubica al primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien fue docente en años anteriores. Su acción comunicativa se ha centrado en explicar las razones de las medidas, dar consejos a la población y en indicar que van a ser semanas y meses duros. En este estilo también se hace uso de intervenciones mediáticas diarias.

Posteriormente, la también consultora política Sofía Fernández Valdés, en su artículo “Liderazgos latinoamericanos en tiempos de coronavirus” (2), estableció un modelo de clasificación distinto, esta vez aplicado a los líderes latinoamericanos. Señalando la particularidad de que en Latinoamérica “se vio venir” la crisis, por lo que los países tuvieron un poco más de tiempo para prepararse, plantea además que en el mundo la situación está clara: mientras unos líderes priorizan la economía, otros las vidas humanas.

Como apunta la articulista Andrea Gómez, el liderazgo no se trata solo de “un proceso de mandar”, sino también de un proceso de responsabilidad ante quienes le confiaron sus destinos (3).

La clasificación que sugiere Fernández es la siguiente: en un polo se encuentran el líder “Irreverente” en la figura de Jair Bolsonaro y el “Inconsciente”, ejemplificado con López Obrador; ambos eludiendo tomar medidas drásticas (incluso saliendo en actos públicos haciendo contacto con la ciudadanía) y priorizando la economía.

El primero es más confrontativo y abierto, catalogando al Coronavirus de “una gripecita” y el otro más sutil, tratando aparentemente de hacer caso omiso de la situación en su ejercicio comunicacional.

En ambos casos, están corriendo el peligrode erosionar irremediablemente sus liderazgos, puesto que dirigentes locales han tomado medidas de resguardo social desconociendo la línea oficial nacional.

En el otro extremo, sitúa al líder “Mano dura” en la figura de Alberto Fernández, debido a las medidas contundentes tempranas, apareciendo diariamente en los medios, instando a respetar las medidas e imponiendo sanciones a quienes no las cumplen.

La autora destaca que Fernández transmite haber entendido que no hay espacio para confrontaciones partidarias, mostrándose públicamente con referentes de otras instancias.

Los arquetipos del líder

Viendo algunos modelos comunicacionales aplicados al liderazgo y varios de  sus principales exponentes, nos preguntamos ¿Cómo es el liderazgo de Nicolás Maduro frente a esta crisis? ¿A qué modelos se ajusta? Primero, vayamos un poco más a fondo, y partamos de lo que se conoce como los “arquetipos del líder”.

Según Jurgen Klaric, experto en neuromarketing comercial y electoral, los arquetipos existen desde tiempos inmemoriales, y se trata en pocas palabras, de figuras simbólicas que habitan nuestra mente.

Podríamos hacer el paralelismo con la noción de “manzaneidad” en Platón, que es la idea de la manzana; hay muchas manzanas, con sus matices, pero ninguna se sale de la noción de manzaneidad.

En su conferencia “Neuromarketing Electoral / Marketing Político” (4),  Klaric explica que los arquetipos del líder son funcionales (o no) según el inconsciente colectivo, así como del entorno socioeconómico y el momento histórico en el cual aparece el líder; por lo que depende de todo esto para “calar” en la población y ejercer el estilo de liderazgo ajustado a su personalidad, encajando además en uno de los arquetipos.

En este sentido, Klaric realiza un esquema de arquetipos del líder que consta de cuatro puntos cardinales: Cambio, Bienestar, Estabilidad y Desafío; colocando dentro de estos los arquetipos del líder, en varios de los cuales ubica a algunos líderes del mundo.

Entre estos arquetipos destacan: “Héroe”, “Sabio” (Vladimir Putin), “Madre”, “Amiga” (Cristina Fernández de Kirchner), “Dreamer/Soñador” (José “Pepe” Mujica), “Seductor” (Barack Obama) y el arquetipo “Rebelde”, dentro del cual coloca a Nicolás Maduro.

Mientras Obama está situado cerca del punto cardinal de Cambio,  al igual que Mujica, y Putin de Estabilidad, Maduro está situado en el de Desafío; bastante cónsono con la situación actual de Venezuela en el mundo: víctima de bloqueo económico y presa de innumerables conspiraciones patrocinadas desde EE.UU. en complicidad con la derecha local; todo esto debido al talante antiimperialista e integracionista del proceso bolivariano.

Determinando el estilo de liderazgo de Maduro

Ahora bien, ya que hemos ubicado como base el arquetipo de Nicolás Maduro como “Rebelde” y en contextos desafiantes, podemos, según una revisión exhaustiva de su accionar político, determinar que ejerce dos estilos de liderazgo: uno para la paz y otro para la defensa ante las agresiones, sean internas o externas.

Este estilo “mixto” ha sido utilizado según las situaciones en un extremo u otro, pero a la vez que ha ido evolucionando y reafirmándose en el ejercicio del poder, hemos visto en los tiempos más recientes una “utilización simultánea”, que constituye la continuidad del estilo de liderazgo de Hugo Chávez en cuanto a enfrentar circunstancias disímiles se refiere.

En la “faceta de paz” ha tendido siempre puentes al diálogo, perdonado agresiones y promovido la reconciliación nacional; pero cuando toca ejercer “mano dura”, se sirve de la “faceta de guerra/defensa”, enfrentando los peligros con decisión firme y tomando decisiones duras, pero necesarias para, dicho en sus propias palabras “preservar la paz como objetivo estratégico”.

El liderazgo durante la contingencia por el COVID-19

Revisando el accionar de Maduro frente a la contingencia del Coronavirus, fue de los primeros líderes del mundo en tomar medidas fuertes, decretando prohibición de actos públicos y cuarentena social desde los primeros días; siendo de este modo ejemplo para diversos líderes latinoamericanos que comenzaron a adoptar medidas similares, algunos de manera tardía.

También implementó un sistema de despistaje basado en la BigData del sistema de protección social Patria.org.ve, que permitió realizarencuestas y abordajes casa por casa para atender casos sospechosos.

Estas medidas fueron acompañadas por iniciativas de protección como la distribución de artículos alimenticios casa por casa a través del sistema de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el pago del salario de pequeñas empresas por parte del Estado y la prohibición de remoción laboral, entre otras.

Recientemente activó la figura constitucional del Consejo de Estado para asesorar al Presidente, que integra todos los poderes del Estado, incluyendo el parlamento, controlado por el diputado opositor Luis Parra.

Un hecho resaltante es que desde el principio, un sector amplio de la derecha que le hace oposición a Maduro (gobernadores, alcaldes, líderes de partidos, etc.) se sumó a la campaña de cuarentena y coordinaron acciones conjuntas con el ejecutivo nacional.

Todo esto ha sido comunicado a través de comparecencias diarias de la vocería oficial, en este orden: 1) Nicolás Maduro, como Jefe de Estado, 2) Delcy Rodríguez, como vicepresidenta y responsable de la comisión presidencial para la contingencia, y 3) Jorge Rodríguez, como ministro de comunicación, y por tanto vocero para “temas sensibles”, como la develación del plan de incursión armada en Venezuela coordinada entre EE.UU. y el diputado de derecha Juan Guaidó en complicidad con factores colombianos, y cuyo operador en territorio colombiano culminó delatando; además de evidenciar las distintas agresiones externas, como las aeronaves y embarcaciones que incursionan en territorio venezolano y las acusaciones directas de la administración Trump.

Este conjunto de acciones colocan a Maduro en el modelo comunicacional de “El general”, asumiendo esta contingencia como una guerra en dos órdenes: 1) en contra de la amenaza que supondría la propagación del virus en el contexto de dificultades que vive Venezuela, y 2) en defensa ante las agresiones externas que intentan aprovechar el momento para desestabilizar el país y promover un cambio de gobierno.

Sin embargo, en la totalidad de sus intervenciones, que se parecen más a una conversación amena y paternal con el país, Maduro aborda todas las aristas de las diferentes problemáticas expuestas y las acciones tomadas con un marcado talante pedagógico: comparte información “sensible”, cifras, indicadores, artículos de prensa especializada y columnas de opinión, sirviéndose también de innumerable material didáctico.

En fin, utiliza un estilo comunicacional que genera confianza a la vez que enseña; por lo que identificamos que posee también un poco del modelo “El educador”, logrando, así como en su estilo de liderazgo “de base”, un modelo “mixto” de comunicación en tiempos de crisis, al cual podríamos llamar “El general-educador”, con alto sentido de responsabilidad ante la población que dirige.

Valoración social de las acciones en contingencia

En este sentido, y viendo no solo el estilo de liderazgo y el modelo comunicacional de Maduro, nos adentramos en el impacto social de las medidas y en la valoración de su gestión de crisis.

En las distintas alocuciones, se ha demostrado ya que la curva de contagios se ha podido ir “aplanando” producto de la acertada adopción de medidas tempranas de “carácter extremo”.

Como resultado de esto, Maduro se encuentra en el top 5 de aprobación frente al manejo de esta crisis en América Latina con un 72%, solo por debajo de los presidentes de El Salvador, Guatemala, Argentina y Perú, según las encuestadoras Mitofsky y  Atlas Político (6).

Algunos sondeos realizados por encuestadoras venezolanas, sitúan en 87% la aprobación de gestión presidencial ante la crisis.

Todo este entramado, además, sitúa a Nicolás Maduro dentro de la agenda mediática mundial, cuya acción frente a la cuarentena no puede pasar desapercibida, y hasta ha sido reconocida por diferentes medios y actores internacionales.

Con él, en lo internacional, pasa eso de que “o lo amas o lo odias”, pero no deja a nadie indiferente. Sirviéndonos de la expresión inicial de Peytibi, esta contingencia sanitaria ha servido para que Maduro se muestre ante el mundo como un estadista con un alto nivel de gestión de crisis y aumentado su influencia en el mundo, como otros líderes (Xi Jinping, Vladimir Putin, Miguel Díaz-Canel, Angela Merkel, etc.), que entrarían también en la categoría de “liderazgo internacional” frente a esta crisis global.

Referencias

Xavier Peytibi (27 de marzo 2020). “Seis tipos de liderazgos mundiales para encarar el coronavirus”. Portal Beers and Politics.

Sofía Fernández Valdés (29 de marzo 2020). “Liderazgos latinoamericanos en tiempos de coronavirus”. Portal Beers and Politics.

Andrea Gómez. “El liderazgo que se gesta está en cuarentena”, Inédito.

Jurgen Klaric (2 de febrero 2015). “Neuromarketing Electoral / Marketing Político (Conferencia)”.

(7 de abril 2020).“Así evoluciona la curva del coronavirus en México, Colombia, Chile, Argentina y el resto de Latinoamérica”. Portal El País.

(2 de abril 2020). “La gestión del coronavirus impacta en la popularidad de los presidentes de América Latina: ¿quiénes son mejor y peor valorados?”. Portal Russia Today.

Escrito por Norlam Ramos / Red Angostura

image_print
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.