Los que cambiaron de bando durante el proceso independentista y en el momento actual

233

1 Muchos venezolanos que un principio apoyaron al socialismo del siglo XXI han abandonado las huestes de la revolución para ingresar a las filas de la oposición democrática.

En algunos casos la cuestión pasa desapercibida; pero en otros, los nuevos opositores reciben una andanada de denuestos e improperios, de manera continua y sistemática, a través de los diferentes medios de comunicación, especialmente en las redes, por parte de los que siempre han adversado a la dictadura.

Para muestra un botón: la fiscal Luisa Ortega Díaz y la cantante Reymar Perdomo.

2 Thomas, el héroe de la novela de Milan Kundera “La insoportable levedad del ser”, piensa que la gente que apoya el surgimiento y fortalecimiento de un gobierno totalitario es culpable, y no es suficiente con reconocer que los engañaron y decir que no sabían nada de las humillaciones, persecuciones y asesinatos de los opositores.

Thomas recuerda a Edipo: cuando supo lo que había hecho, se sacó los ojos. De esa manera demostraba su arrepentimiento.  

Recalcamos: una persona que haya apoyado a un régimen criminal debe sacarse los ojos como muestra de su arrepentimiento. Es decir, debe hacer algún gesto lo suficientemente grande para borrar su pasado abyecto.

En ese sentido, creo que tanto la fiscal general como la rapsoda guariqueña han hecho “gestos suficientemente grandes para borrar su pasado abyecto”.

En efecto, Ortega Díaz lidera una campaña mundial, política y jurídica,  contra el gobierno de facto que destruyó a Venezuela; mientras que Reymar se ha convertido en vocera de la causa justa venezolana en todo elplaneta con su canción “Me fui”, verdadero himno para nuestros emigrantes.

3 La historia de Venezuela tiene varios casos de personajes que en un principio apoyaron al régimen colonial español, y más tarde se anexaron a la causa independentista.

Sus gestos y acciones para borrar su pasado fueron tan notables, que ahora sus biografías aparecen en los libros como grandes patriotas, y hasta estatuas se les han erigido. Mencionaré sólo a tres de esos conversos hacia la causa de nuestra República.

4 Juan German Roscio, el máximo constituyentista de Venezuela, según Adolfo Rodríguez, hasta 1809 apoyaba la monarquía, era absolutista.

Luego aparece como diputado del pueblo en los sucesos del 19 de Abril y redacta el Manifiesto que hace al mundo la Confederación de Venezuela sobre las razones en que han fundado su independencia.

Parece que no le perdonó al régimen español todas las humillaciones a que fue sometido por lo de la “limpieza de sangre” para el ejercicio de la abogacía.

Espero pacientemente su oportunidad, y siempre tuvo en mente, por lo visto, su derecho moral a odiar y actuar en el momento preciso, según una categoría filosófica de Cioran.

5 Pedro Camejo, Negro Primero, estuvo con las fuerzas realistas, y hasta se enfrentó a Bolívar en la Batalla de Araure (1813).

Ingresó al ejército de José Antonio Páez en 1816. Camejo era un soldado aguerrido, por eso es de suponer que mandó al otro mundo a más de un patriota en su etapa realista. Luego combatió con los independentistas en muchas batallas para borrar“su pasado abyecto”. De esa manera se ganó el respeto y el cariño, tanto de Páez como de Bolívar.

6 Por último, tenemos al guariqueño Juan José Rondón quien se enroló, desde 1812, en el ejército realista de José Tomás Boves.

En 1817 se pasa al bando de los patriotas. Páez lo tenía bien vigilado, en un principio, por si acaso; pues, “era un chavistas recién llegado a la oposición”; y era de imaginar que en su lustro realista no le “lanzaba” flores a los patriotas.

Pero Juan José demostró con su arrojo en múltiples encuentros bélicos que era uno de los nuestros, y todas sus actuaciones se enfilaban a una sola meta: borrar su “pasado abyecto”. Y Rondón logró su sueño.

Páez lo elogia en sus memorias, y Bolívar confiaba tanto en su capacidad como militar que el combate de Pantano de Vargas (1819) se asocia indefectiblemente a la angustiosa petición del Libertador: ¡Coronel Rondón, salve usted la patria! Y Rondón la salvó.

7 Jacques Derrida abordó el tema de la culpa, el  arrepentimiento y el perdón; y llegó a la conclusión de que “El que reconoce su falta ya no es el mismo”.

8 En circunstancias políticas duras como la que vive nuestro país, lo correcto es unir esfuerzo y aceptar las manos de los arrepentidos que se incorporan a la lucha, sin ningún tipo de reservas. Recordemos la fábula esópica del viejo y sus hijos: unidos somos más fuertes.

Edgardo Rafael Malaspina Guerra

 

 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.