LA TORRE DE BABEL / La vieja canalla no ha muerto

110

canalla

La distinguida escritora Marguerite Yourcenar, primera mujer admitida en la Academia Francesa, escribió una estupenda biografía histórica, , bajo el título: » Memorias de Adriano » . Esa biografía gira alrededor de la personalidad magnífica del mismo emperador romano, que a juicio de los entendidos, cambió la vida de sus contemporáneos, en los diversos planos existenciales.

Era un ritual del Senado romano, que cada emperador ungido, a partir de ese momento, se le consideraba un ser divino, un Dios.

Por propia confesión de Adriano, él nunca actúo como un Dios omnipotente; por el contrario, siempre pensaba y reaccionaba, como un ser mortal, lleno de virtudes y defectos, que usufructuaba el poder temporal, para colocarlo al servicio del imperio y del hombre.

El siempre fue a lo largo de su reinado, un gobernante con carácter, creyente de las leyes, consecuente con su predicamento de abogado; pero, también, fue un hombre generoso con el desvalido.

Lo irritaba las injusticias; el abuso de poder; el latrocinio de los servidores del Estado. Sus ejecutorias administrativas y victorias militares, hicieron de la antigua Roma, un imperio poderoso, en definitiva, el dueño del mundo.

El prestigio y su grandeza como emperador le grangeo en su propio entorno y fuera, la animadversión de los canallas; que no perdían oportunidad de tratar de sacarlo del juego, apelando a la vileza de la infamia, a la conspiración criminal; y a la intriga de palacio.

Adriano tenía plena conciencia, de que la canalla, urdía, cada día, intrigas peligrosas, que iban, desde la chismografia palatina, al cálculo de asesinarlo. Sin embargo, por encima de la negación, él llegó a afirmar: » Advierto una objeción a todo esfuerzo por mejorar la condición humana: la de que quizá los hombres son indignos de el. Pero la desecho sin esfuerzo: mientras el sueño de Calígula siga siendo irrealizable y el género humano no se reduzca a una sola cabeza ofrecida al cuchillo, tendremos que tolerarlo y contenerlo…»  ( Marguerite Yourcenar: Memorias de Adriano. Pág. 88. Editorial Seix Barral, S.A. 1984 ).

La canalla también se llama vileza. En la Venezuela del 1900, don Pío Gil, dejó dicho, que como en » Venezuela se premia la vileza, todos se hicieron viles » .

» La vileza de los cortesanos de Crespo dijeron que el legalismo había implantado la verdadera República, luego la Venezuela próspera en el interior y respetada en el exterior de la Regeneración fue una mentira.

Los cortesanos de Castro dijeron que la Restauración había establecido la República, tal como la soñó Bolívar; luego la República del Legalismo, fue una farsa como la de la Regeneración. Los aduladores de Gómez, dicen hoy que la Rehabilitación está poniendo a flote la República; luego fueron una mentira los bienes que la Restauración le trajo a Venezuela »  ( Pío Gil : Los Felicitadores. Pág. 33. Ediciones Centauro. Caracas. 1974 ) .

En fecha 15 de febrero de 1948, el Dr. e historiador J.M. Siso Martínez, escribió un denso trabajo sobre Rómulo Betancourt, bajo el título: «. Semblanza de un Político Popular » ; en el cual cita unos comentarios vertidos, por el Dr. Juan Oropeza, acerca de las trastadas canallescas urdidas por los adversarios contumaces, del líder Betancourt.

Decía, el Dr. Oropeza: » Rómulo Betancourt ha sido blanco de innumerables ataques. Se le envolvió en un bien estudiado plan de calumnias. No se reparó en armas para desacreditarlo y para sembrar confusión en su entorno » (  J. M. Siso Martínez: Semblanza de un Político Popular, publicado en el libro: Rómulo Betancourt, Interpretación de su Doctrina Popular y Democrática. Pág. 130. Editado por Suma. Caracas. 1958 ).

La canalla virulenta contra el presidente Juan Guaidó

Hoy se han dado la mano gente, que en apariencia giraban alrededor a las políticas de cambio, auspiciadas por la disidencia democrática, que lidera Juan Guaidó, con revulsivos personajes siniestros de la dictadura madurista y con los compatibilistas mercenarios de la mesita de Maduro.

Del seno de la oposición democrática, han emergido serpientes venenosas ante la opinión pública; no solo para difamar, calumniar e injuriar al joven presidente Guaidó; sino también con la intención aviesa de defenestrarlo de su posicionamiento de líder popular y por ese camino abortar la salida del fascista y comunista usurpador del poder.

La infamia de la canalla no tiene límites en su afán depredadora de honras y reputaciones ajenas. La canalla interna sabedora de que el sátrapa de Miraflores es, dadivoso con la vileza humana; todo el grupete de canallas decidieron convertirse en viles traidores y renegados al servicio del nuevo Calígula Mirafloresco.

Tanto el prostituto usurpador, como los nuevos prostíbularios emergidos de la traición y acunados en la Asamblea Nacional, todos estos años, no son la Venezuela Democrática.

Lapidariamente habrá que repetir lo ya dicho por don Pío Gil : »  Pero esas pandillas de aduladores y de traidores no constituyen la nación Venezolana por mas que vivan hablando en nombre de ella » .

Al nuevo conversó del ateísmo al cristiano evangélico y nuevo » pastor » ; hay que decirle, que no le va nada bien seguir hablando de honradez política; porque cada vez Se va pareciendo a Mesalina, la mujer del César, hablando de castidad.

Ofil  Guillermo Cepeda

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.