José Dionisio Solórzano /  Xenofobia contra venecos 

117
Migración - veneco
Imagen referencial / Foto cortesía

Observo por las redes sociales como la xenofobia contra los venezolanos persiste y se profundiza; leo como muchos colombianos atacan a los venezolanos y emplean el término «veneco» de forma peyorativa, como una expresión de insulto.

Primero, quisiera recordar en estas líneas como durante las décadas del 50, 60, 70, 80 e incluso en los 90 del siglo pasado, millones de colombianos cruzaron las fronteras rumbo a Venezuela huyendo de aquella nación sumergida en una guerra civil eterna.

Se olvidan los colombianos como llegaban por millares a refugiarse de las agresiones de la guerrilla o de los paramilitares; se olvidan como llegaban a Venezuela tratando de huirle al carro-bomba de los narcotraficantes.

Se olvidan los colombianos como ellos fundaron comunidades en el país, como crearon en prácticamente cada municipio de Venezuela un «Barrio Colombia», e incluso llegaron al extremo de izar su bandera en territorio venezolano. ¡Qué mala memoria tienen!

En aquellos días los colombianos venían a Venezuela buscando una vida mejor, buscando una sociedad de paz donde pudieran desarrollarse desde el punto de vista profesional y personal. Y aquí, permítanse recordarles, fueron recibidos como hermanos, con los brazos abiertos.

Ahora, que somos nosotros los que necesitamos abrigo y apoyo, ustedes nos atacan en las calles, ustedes nos insultan y menosprecian. ¿Por qué tanta rabia contra nosotros? ¿Por qué ese resentimiento contra los venezolanos, que los ayudamos en su momento?

Tal vez, los colombianos siguen sufriendo el síndrome del pariente pobre. Sí, ese que a pesar que surge en la vida, que progresa continúa guardando los rencores del ayer, sigue envidiando lo que ya posee con esfuerzo. Tal vez, muchos de ustedes no comprendan que una mano lava la otra, y así como ayer nosotros los ayudamos, hoy ustedes deberían hacer lo propio.

Y, quisiera hacer un apartado, sobre los venezolanos que han cometido delitos en otros países, es lógico que los castiguen, pero es injusto que condenen a todo un pueblo por las fechorías de un puñado de malandrines. ¿O es que en su tiempo no hubo colombianos que cometieron delitos y fallas en Venezuela?

¡Colombianos! Lo que hagan hoy marcará su futuro, recuerden que la vida es un carrusel y quienes hoy estamos abajo, mañana estaremos otra vez en la cima.

No olviden que cada vez que agreden a un venezolano, agreden a todo un país, cada vez que maltratan a un venezolano lo hacen contra un hermano.

No se olviden que Simón Bolívar, quien los liberó, fue un «veneco«, como les gusta llamarnos. No se olviden que Rafael Urdaneta, quien se sentó en su silla presidencial fue un «veneco«. No se olviden que José Antonio Anzoátegui, héroe de la Batalla del Puente de Boyacá, fue otro «veneco». Sí, eso fue hace muchos años, pero los logros de ese ayer nunca podrán ser saldados.

Es menester hacer una salvedad entre los colombianos xenófobos y los colombianos que ven con preocupación lo que ocurre en Venezuela; es justo agradecerle a Iván Duque su apoyo al éxodo venezolano, agradecerle a Martha Lucía Ramírez su permanente preocupación por lo que acontece en este lado de la frontera.

Sé que hay muchos colombianos que están conscientes que lo que ocurre en Venezuela tiene un efecto en Colombia, y viceversa. A ellos todas las bendiciones del mundo, y para quienes fustigan a los venezolanos solo les recuerdo que nuestro país saldrá adelante y cuando lo haga otro gallo cantará.

Venezuela volverá a salir adelante, este país retornará a su destino grande y maravilloso. Los venezolanos volveremos al sitial que nos corresponde y cuando eso ocurra no se preocupen los venezolanos volveremos a ser ese pueblo gentil, solidario y dispuesto a extenderle una mano amiga a todos.

P.D: Y este mensaje no se limita a colombianos solamente, sino que también va destinado a peruanos, chilenos, ecuatorianos, brasileños, uruguayos y panameños. También a mexicanos y demás nacionalidades que reciben a los venezolanos que escapan de una tragedia humana sin igual.

Mis palabras de sincero aprecio para aquellos dominicanos que rechazaron la medida de visa para venezolanos, e incluso argumentaron que República Dominicana y Venezuela tienen más en común que dominicanos y haitianos. Gracias por su solidaridad.

Y al gobierno de Aruba, que ahora les pone trabas a los venezolanos, les recuerdo que por muchas décadas sobrevivieron gracias a los venezolanos que iban a la isla, se hospedaban en sus hoteles y jugaban en sus casinos. ¡Qué memoria tan frágil!

¡Para mí, el guarapo dulce, el café amargo y el chocolate espeso!

José Dionisio Solórzano / @jdionisioss

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.