HEMBRA REALIDAD / ¿Qué tal si habláramos de sexo?

219

sexo

Estudié Comunicación Social por 5 años, una carrera muy amplia, porque comunicar es todo lo que hacemos, lo expresemos en palabras o no. Alguien recibió y entendió tu gesto, tu seña, tu actitud, incluso tu silencio. Solo que pues, cuando lo estudias, se supone que tienes mejores herramientas para que tu mensaje llegue; claro y fuerte.

Pero en la vida diaria, el que no estudió comunicación, también lo lleva a cabo, algunos lo hacen de forma asertiva, otros no tanto. Sin embrago, ahí vamos, creyendo que nos comunicamos, sobre todo de lo necesario, porque en “la sociedad” así como nos enseñan a hablar, también nos enseñan a callar.

Por ejemplo, debemos callar referente al sexo, porque es indecoroso. Porque es tabú. Porque niña: no te pases, y niño: aprende con porno. ¡Como si el porno fuese la mejor escuela!

¿Qué tal si habláramos de sexo?

Si habláramos de sexo con la pareja, existirían más mujeres satisfechas, probablemente menos hombres escudándose en una deficiente relación íntima en casa, para cometer infidelidad, y de seguro menos relaciones fracturadas por una “mala cama”. Porque aunque el sexo no lo es todo en una relación, ¡Cómo ayuda!.

Si habláramos de sexo, las relaciones estarían más fortalecidas, habría más complicidad y sin duda más felicidad.

Cada uno entendería qué le gusta al otro y entonces harían los ajustes necesarios, en vez de andar creyendo que todo está perfecto.

Si habláramos de sexo en casa con los hijos, los jóvenes tendrían mejores experiencias. Las chicas no idealizarían tanto la primera vez (que mayormente sale frustrada, porque ven en la tv que todo es perfecto y hermoso), y los chicos empezarían a pensar más en el placer mutuo y no solo en la satisfacción personal (dejarían de ser egoístas).

No hablar va convirtiendo lo que no se dice en suposiciones. Lo que no se expresa, se queda como algo que no te hace falta y terminamos creyendo que la relación está bien, porque así parece.

Pero resulta que la mayoría de las veces cuando la mujer está sexualmente insatisfecha, se debe a situaciones no conversadas sobre lo que le gusta o no le gusta.

Hablar de sexo debería ser tan común, como cuando vas al médico y le explicas qué síntomas presentas y dónde te duele, para que así él entienda qué tienes y cual tratamiento ameritas.

El punto es que seguimos viendo el sexo como algo sucio, de lo que no se habla. Como el secreto a voces de la oficina: todos lo saben pero nadie lo expresa abiertamente.

Ojalá dejáramos de tratar al sexo como algo externo y entendamos que más bien es inherente a nosotros; por tanto debe ser minuciosamente conversado y explicado.

Ya que está de moda eso de normalizar, ojalá normalicemos las conversaciones sexuales.

Keimary Ruiz H. / Periodista / @keiruizh / C.N.P. 20.296

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.