HEMBRA REALIDAD / Amistad en tiempos de desconfianza

112

amistad

Por ahí dicen que tener un amigo es como tener un tesoro, por lo valioso que implica contar con alguien en todo momento. Saber que está ahí, aunque esté ausente físicamente.

La amistad es un afecto que vamos experimentando a medida que crecemos. Y se basa sobre todo en lealtad, solidaridad, compromiso, por supuesto esto de manera recíproca.

Pero con lo que hemos vivido como sociedad, la amistad se ha puesto a tambalear en estos tiempos donde todo es desconfianza. Los engaños, la fulana viveza criolla, el quítate tú pa’ ponerme yo; nos ha puesto en una situación donde las frases “debes tener malicia» o  “piensa mal y acertarás” son como una oración ya establecida.

El detalle cuando alguien nos falla, es que nos hiere el ego, los sentimientos. A veces no es por lo que hizo, sino por lo que esa persona significaba para nosotros. Por eso nos afecta tanto.

Ninguno está libre de haber sufrido un engaño y si no te ha pasado, no estás exento de que suceda.

El punto es que luego de eso, muchos se desvían al extremo de la desconfianza, porque ya te pasó una vez y no quieres que vuelva a ocurrir, entonces a lo criollo dices: ya estoy picao de culebra.

Esas malas experiencias nos marcan de tal manera que ya no creemos en nadie, “ni que me recen diez padres nuestros».

Entonces tomas una actitud defensiva para protegerte del dolor. Sin embargo, condicionar lo que somos porque alguien nos falló, es como no comer algo que te gusta y te hace feliz, porque luego se va a acabar.

Parte de la humanidad que nos falta, es por la misma desconfianza en la que vivimos. Pero dar más de ti, confiar en la gente, creer que sí hay buenas personas aún, eso genera paz y esa paz la irradias.

No es pensar que nadie te va a fallar, es tener la certeza de que aunque lo hagan, podrás superarlo. No es taparte los ojos, es abrirlos a conciencia, pero sin dar por sentado que al final habrá engaño. Porque la verdad es que no tiene que haberlo.

Si das lo mejor de ti en todo momento, si eres capaz de confiar, de dar el beneficio de la duda, al menos hasta que con hechos te demuestren lo contrario, te darás cuenta que hay muchísimas personas que sí se lo merecen.

Lo más seguro es que recibas a cambio: honestidad, respeto, cariño; y si no, no te angusties, el que no lo aproveche, definitivamente se lo pierde.

Keimary Ruiz H. / @keiruizh

image_print
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.