CLAUDIO FERMÍN / “Ya no saben qué hacer”

686

 

claudio

Primero fue la abstención lo que propusieron en mayo de 2018 y como no fue uno de ellos el electo entonces declararon a las elecciones no válidas. Les dio la gana.

 Después la irresponsable y fantasiosa tesis  de la Presidencia interina con la que han engañado a un gentío en el país y a sus financistas en el exterior, cuando todo el mundo sabe que en Venezuela para ejercer la Presidencia hay que ganar primero unas elecciones.

Ellos “autoproclamaron” a uno de su grupo y ya. Bingo. Así creían hacerse con el poder. Después el golpe de estado fallido del 30 de abril del que ahora no quieren acordarse y se hacen los locos.

Después los levantamientos fracasados en cuarteles en la selva. Después se afincaron en las sanciones económicas para agravar la crisis y de esa manera promover un cambio violento de gobierno.

Todo eso envuelto en el lenguaje y las ofertas de violencia y odio que han copiado y heredado de la antipolítica y que lo despliegan en las redes porque en las comunidades no están presentes.

Lo de ellos es de lejitos: desde las redes y desde Miami y España. Durante todo el tiempo han promovido valores de la arbitrariedad: que no vale la pena dialogar; que hablar con quien piense distinto es una vergüenza y una traición; que a quien no piense y actúe como ellos hay que triturarlo con campañas sucias y difamarlo; que lo único que hay que hacer es confrontar violentamente a quien tenga el poder; que no hay salida pacífica.

Después una conspiración- operación tenazas desde Brasil y Colombia.

Después profundizaron sus diligencias para aislar a Venezuela y que no entrara ni un dólar al país para acabar con lo poco que queda de actividad económica.

Después los intentos de magnicidio y golpe de estado desde Colombia.

Después acusar a Maduro de narcotraficante desde un tribunal en New York.

Ahora ésta desesperada propuesta de que renuncien ambos. ¿Y a qué tendría que renunciar Guaidó si él no está al frente de ninguna Oficina pública? Y pensar que era tan sencillo y valiente haber dado la cara y haber ido a las elecciones de mayo de 2018.

Con ese irresponsable llamado a la abstención comenzó todo ese disparate en el que están los sectores extremistas y golpistas que no saben en qué palo ahorcarse.

Le hicieron creer al país que absteniéndose se cambiaba el gobierno. Engañaron al pueblo. Le han hecho creer al pueblo venezolano que no tiene ningún poder y que debe esperar que Trump, o cualquiera de los jefes de la oposición extremista y violenta (Pompeo; Abrams; Almagro) les instruya lo que tienen que decir y hacer.

Nosotros en Soluciones para Venezuela pensamos y actuamos distinto: le decimos siempre la verdad a nuestro pueblo. Creemos en el poder del pueblo. Creemos en el voto y sabemos que el voto masivo le gana al ventajismo y a la trampa.

Estamos en una Mesa de Diálogo para reclamar la liberación de los presos políticos; para conformar una nueva directiva para el Consejo Nacional Electoral; para aprobar un método de representación proporcional y reclamar mayor participación política para los pueblos originarios; para lograr la habilitación de partidos inhabilitados y que todo el mundo participe; para plantear cambios en políticas y en medidas económicas; para hablarle de frente al poder, cara a cara,  y plantear las justas aspiraciones de los venezolanos.

Y sostenemos que todo eso debe hacerse pacíficamente. Y a la par, estamos organizándonos en todo el país, en cada parroquia. Esa es nuestra prioridad organizativa: la parroquialización de Soluciones.

Es decir, que el partido no dependa de una persona, ni de un pequeño equipo en cada estado, por competentes que sean y mucha mística que tengan, sino que en cada rincón del país haya hombres y mujeres de Soluciones para Venezuela organizados y trabajando por las comunidades y para el cambio.

Estamos pendientes de construir alianzas con sectores populares y democráticos comprometidos con el cambio para bien, no con la promoción de una guerra interminable entre venezolanos.

Hemos avanzado en nuestras aproximaciones con REDES y también vamos a explorar alianzas electorales con partidos democráticos, en especial con los integrantes de la Mesa de Diálogo.

Creemos en la capacidad de nuestro pueblo para ponerse de acuerdo en lo que más nos conviene para salir de esta crisis y sacar al país de abajo.

Pero a quienes han estado planteando intervenciones militares extranjeras y sanciones económicas contra Venezuela los enfrentamos y los enfrentaremos. A quienes se han convertido en piezas activas de intereses políticos y económicos extranjeros los vamos a denunciar y a enfrentar.

Ellos le hacen daño a Venezuela. Estamos preparándonos para participar en las elecciones para la Asamblea Nacional que se celebrarán el último trimestre de este año 2020.

Mientras otros entrarán ahora en la nube fantasiosa de las instrucciones que les envían sus jefes Elliot Abrams, Pompeo y Trump, nosotros en Soluciones seguiremos trabajando con venezolanos, con todos los venezolanos, por el cambio político y económico que necesitamos.

Queremos el cambio y trabajamos por ese cambio todos los días, pero un cambio en paz, un cambio para sacar al país adelante, no para hundirlo en el conflicto y en el odio. Esa es la agenda de Soluciones para Venezuela.

Claudio Fermín/ 31 de marzo de 2020.

Facebook
Loading...

8 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.