Boccaccio y el Decamerón: A propósisito de las epidemias

162

decamerón El gran humanista Giovanni Boccaccio (1313-1375), uno de los padres de la literatura italiana, inicia su obra inmortal «Decamerón» refiriéndose a la epidemia de peste que azotó en la Edad Media a la ciudad de Florencia. Esa tragedia enlaza los cien relatos del libro.

2  Las aguas del Arnes fueron testigos de la mortandad. Los médicos ordenaron limpiar la ciudad, prohibieron la entrada de gente proveniente de ciudades infectadas.

Sin embargo, los enfermos morían, incluso a pesar de las oraciones. Cuando salían unas ampollas hinchadas como huevos en la ingle o en la tetilla izquierda, se diagnosticaba el mal. Las manchas negras en brazos y piernas significaban la muerte al tercer día de su aparición.

3  Se creía que la dolencia se transmitía al hablar con el enfermo, tocar su ropa o un objeto que hubiese estado en contacto con el desdichado.

Unos cerdos rompieron la vestimenta de un enfermo y a las pocas horas murieron. El pestoso moría solo, sin ninguna ayuda, porque nadie quería visitarlo, lo que Boccaccio calificó de proceder bastante inhumano y cruel: uno abandonaba a su propio hermano enfermo; la mujer a su esposo; y lo más increíble cuando el padre y la madre huían de los hijos afectados.

4  Pocos hombres ofrecían cuidados al paciente por grandes cantidades de dinero para acompañarlos en su despedida final.

Se vieron casos cuando enfermo y cuidador murieron juntos. Las mujeres contagiadas se sentían tan mal que perdían la vergüenza a la desnudez. La gente se desayunaba en sus casas y cenaba en el otro mundo.

Los entierros se hacían con pocas oraciones para alejarse lo más rápido posible de la fosa.

5  Algunos pensaron que estarían a salvo si comían y bebían poco y apartándose de los amigos.

El sexo se prohibía; en cambio se recomendaba oír música. Pero había otras opiniones: el mal se evitaba con vino abundante, manjares de todo tipo y mucho sexo.

Alegrarse, reír y bailar también espantaba la peste, como consecuencia no se lloraba a los muertos y así se conservaba la salud. Para el mal olor proveniente de los cadáveres se ponían en la nariz hierbas aromáticas y flores. Los hombres y mujeres huían de Florencia a los campos aledaños…Y cuentan las historias narradas en el Decamerón.

Edgardo Rafael Malaspina Guerra

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.