¿Por qué la Luna se vuelve roja durante un eclipse total?

58
Foto referencial

Caracas.-Los eclipses de Luna siempre se producen durante un plenilunio (luna llena). En el eclipse, la Tierra, iluminada por el Sol, crea una sombra larga en forma de cono que tapa el satélite. Este conoce conoce como umbral. Un eclipse total de Luna ocurre cuando ésta pasa completa dentro del umbral.

Durante la totalidad, que puede durar alrededor de una hora (ya que la sombra de nuestro planeta es más grande que su satélite), la Luna no es totalmente invisible, sino que presenta una débil luminosidad rojiza provocada por la luz solar difundida por nuestra atmósfera. En la antigüedad este fulgor rojizo de la Luna eclipsada producía pánico entre quienes la observaban, que creían que era un indicio de catástrofes venideras.

El resplandor ardiente es el más dramático de los tres tipos de eclipses lunares (los otros dos se llaman parciales y penumbrales). Un eclipse lunar total ocurre solo cuando el sol, la Tierra y la luna están perfectamente alineados. De hecho, es una combinación que rara vez ocurre.

Cuando la luna entra de puntillas en la parte exterior de la sombra de la Tierra, quedando totalmente bañada por la parte más oscura de esa sombra, ¿por qué el resultado no es una «luz apagada»? ¿Por qué, en cambio, la luna se envuelve en un brillo de color naranja claro a rojo sangre?

He aquí por qué: Imagínate a ti mismo de pie en la Luna (con mucho polvo, frío y cráteres a tus pies), contemplando la Tierra durante el espectacular evento del cielo nocturno. Cuando la Tierra esté directamente frente al sol, impidiendo que los rayos del sol iluminen la luna, verás un borde ardiente rodeando el planeta.

«El disco terrestre oscurecido está rodeado por cada amanecer y cada atardecer en el mundo, todos a la vez», según la NASA. Aunque nuestro planeta es mucho más grande que el sol, la luz de nuestra estrella de origen se curva alrededor del borde de la Tierra. Esta luz se refleja en la luna.

Pero no antes de que viaje a través de nuestra atmósfera, que filtra la luz azul de longitud de onda más corta, dejando a los tonos rojos y naranjas ilesos bañando la superficie de la luna. Y ahí lo tenemos: el resultado es una esplendorosa luna roja.

La luna cambiará varios tonos durante las diferentes etapas de un eclipse lunar total, pasando de un gris inicial a naranja y ámbar. Las condiciones atmosféricas también pueden afectar el brillo de los colores. Por ejemplo, partículas adicionales en la atmósfera, como las cenizas de un gran incendio forestal o una reciente erupción volcánica, pueden hacer que la luna aparezca con un tono más oscuro de rojo, según informa la NASA.

¿Siempre ocurre así?

La luna no siempre se oculta completamente detrás de la sombra de la Tierra. Durante los eclipses lunares parciales, el sol, la Tierra y la luna están ligeramente alejados en su alineación, por lo que la sombra de nuestro planeta envuelve solo parte de la luna.

Es posible que un observador reciente del cielo ni siquiera note el tercer tipo de eclipse lunar, el de tipo penumbral, en el que la luna se sienta en la penumbra de la Tierra, o su sombra exterior débil.

Fuente

Muy Interesante

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.