Oscar Heck / ¡Chávez jamás hubiera permitido esto!

78

Son muy raras las veces que apoyo públicamente las inquietudes de lectores que no conozco, y menos todavía sin que yo tome el tiempo de averiguar las cosas que ellos me cuentan para poder confirmarlas antes de exponerlas.

He decidido aquí presentarles la carta completa de un lector de Aporrea que vive en EEUU, un señor de una edad bastante avanzada, pero, para su protección, a raíz del hecho de que no quisiera meterlo en problemas con el gobierno de Maduro, el cual ha demostrado claramente que puede perseguir a cualquiera por cualquier razón así como se hacia antes de Chávez en Venezuela, he quitado los nombres de los lugares que él menciona, y he eliminado su edad.

La razón que decidí publicar esta carta para ustedes sin hacer las correspondientes averiguaciones — especialmente para los lectores en el extranjero quienes no reciben necesariamente la información veraz de lo que está ocurriendo en nuestro país — es porque lo que me cuenta el lector coincide perfectamente con lo que vemos día a día aquí en Venezuela, y también con lo que está ocurriendo por ejemplo con el no pago de las pensiones a venezolanos y venezolanas viviendo en el extranjero desde poco después que Maduro tome el poder.

Puro malandrismo y racketeering (chantaje sistematizado) dentro de una supuesta Revolución, imagínense.

Aquí en Venezuela, básicamente, ya no existe la ley, y si existe, casi nadie las aplica, entonces el que siempre paga es el pobre pendejo, el honesto, el inocente, el que no tiene contactos dentro del gobierno, como el lector que me escribió, como yo, como tantos otros que sufrimos las consecuencias del mafiosismo gubernamental desde de la muerte de Chávez.

Normalmente hubiera llamado a varios consulados venezolanos en EEUU, Canadá, y Europa para hacerles las preguntas correspondientes, y así corroborar lo que dice el lector, pero ya no puedo llamar por teléfono hacia el extranjero, no se puede, no sé porque, pero me imagino que debe ser por el no pago de las deudas extranjeras a los operadores telefónicos.

(Cada vez que quiero llamar hacia el exterior y no puedo, me pregunto cómo hacen Maduro y sus socios para llamar hacia el exterior, y cómo hacen los empresarios para arreglar sus asuntos con la banca internacional, los seguros, y los exportadores por ejemplo. Esto parece ser otro misterio que apareció después que Chávez murió, debe ser algún club secreto, especial, privado, o algo así, no lo sé, o tal vez habrá que pagarle algo a algún funcionario para que uno pueda hacer llamadas hacia el exterior, no lo sé, pero en algún momento lo voy a averiguar, y si fuera el caso, expondré a los corruptos y extorsionistas que se encuentren detrás de este misterioso fenómeno, el cual probablemente solo existe en Venezuela.)

Bueno, puedo decirle que al lector que me escribió, le creo, y no tengo ningún problema para publicar su carta, asumo esa responsabilidad.

LA CARTA DEL LECTOR

Señor Oscar Heck, soy un lector de sus artículos en APORREA, por su trayectoria de vida me anime a enviarle este email.

Los Venezolanos que vivimos fuera de Venezuela estamos siendo extorsionados desde Venezuela por las autoridades encargadas de proporcionarnos los documentos necesarios para la permanencia legal fuera de nuestra Patria.

Estamos totalmente desamparados, no tenemos ninguna representación en la nueva Asamblea Nacional Constituyente, los consulados no nos prestan la más mínima atención, dicen que ese es un problema de SAIME.

Vivo en este país (USA) desde hace 35 años, algunos de los compatriotas que conozco tienen más tiempo aquí, muchos como yo llegaron aquí por distintas causas menos por motivos políticos o económicos.

Yo siempre he estado en contacto con el consulado de Venezuela en ________ que es donde yo vivo para tener mis documentos al día especialmente el pasaporte, un documento imprescindible que acredita mi identidad en este país, yo sigo siendo un inmigrante con permiso de trabajo aquí.

Tengo _____ años pero sigo trabajando porque la pensión que tengo no es suficiente, el pasaporte venezolano es algo que es muy necesario para mí.

Hasta hace pocos años nos podíamos comunicar por teléfono con el consulado para cualquier problema y renovábamos cualquier documento en pocos días, el pasaporte era renovado directamente con el consulado, ni sabia que SAIME existía, ahora solo se va al consulado para la foto y a pagar, después tiene uno que lidiar con SAIME por Internet lo cual es una odisea y siempre sale lo mismo, que no esta listo y no dan ninguna esperanza, tengo 7 meses esperando.

Ahora como aparentemente no tienen material para hacer los pasaportes, lo que hacen es PRORROGA, antes era gratis y ahora cuesta 180 dólares, por una simple pagina plastificada. Para la renovación ya cancele 80 dólares y pretenden que les de 100 dólares más y anulan todo lo que hice para la renovación (viaje desde donde vivo a ______________, 800 Kms, gaste 700 $).

Por la mala experiencia ya me da miedo seguir pagando sin ningún resultado y acudí por medio de un familiar en Venezuela a un contacto con SAIME, este dijo que la prorroga sale si pago 400 dólares.

Esto quiere decir que SAIME es una entidad que sé está aprovechando de los Venezolanos que están fuera del país para extorsionarlos por que tienen la necesidad de un documento que cualquier gobierno esta obligado a proporcionar a sus ciudadanos.

Señor Oscar estamos como cuando a alguien lo ponen contra una pared y un delincuente trata de hacerle daño y no hay ninguna forma de ayuda para el. Estos son los guisos que se cocinan en SAIME y no creo que los olores no lleguen arriba.

Podríamos tomar a SAIME como una muestra de lo que está ocurriendo en Venezuela.

Pobre mi país, está siendo desvastado por los cuatro costados pero especialmente desde adentro.

Gracias por la atención que pueda tomar de este problema.


CONCLUSIÓN

Lo peor es que Maduro está permitiendo el abuso y el maltrato sistemático de las personas más débiles de nuestra sociedad, en este caso los viejitos, y eso es absolutamente inaceptable en Revolución.

Chávez jamás hubiera permitido esto.

¡Jamás!

La Revolución se basa en ocuparse primero y ante todo de los más débiles, marginados, y necesitados.

Maduro no merece el respeto de absolutamente ningún verdadero Revolucionario y por ende debe renunciar y cederle el lugar a un verdadero Revolucionario.

¡Chávez jamás hubiera permitido esto, jamás!

N.B. Para aquellos lectores y lectoras que viven en el extranjero, quiero repetir que este tipo de cosa está ocurriendo a diario dentro de Venezuela, y como siempre, los que más sufren las consecuencias de este inmenso descuido e irresponsabilidad social — permitido por Maduro — son siempre los más débiles. Esto es una desgracia, una enorme vergüenza, y un crimen contra el Pueblo.

Y esa es mi opinion.

oscarheck111@yahoo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here