Antonia Muñóz / Reflexiones

74

Como militante de la revolución bolivariana me estoy quedando sin respuesta. No se que contestar a la gente que me aborda sobre este relajo económico, porque lo que yo haría difiere de lo que se está haciendo. Si estuviera investida del poder del pueblo, lo primero que haría es escuchar a las y los ciudadanos sin condiciones, sin censurarlo, sin calificarlo de traidor, si el indolente, inepto, déspota o corrupto señalado es amiga o amigo. Sobre el particular aplico una relación entre la amistad y el dinero que aprendí de mi abuela materna y que adapté a la política: la amistad vaya y venga y el gobierno revolucionario en su lugar. Y como quienes nos adversan pueden preguntar ¿Y a cuál gobierno revolucionario se refiere ésta? A continuación resumiremos nuestra respuesta a los incrédulos, desmemoriados o a los mezquinos, quienes “nunca ven ojo bonito en cara ajena”.

El gobierno revolucionario del cual estamos hablando, es de uno que existió en Portuguesa (y también a nivel nacional) dónde los micro créditos que se le otorgaban a hombres y mujeres emprendedoras o los créditos agrícolas no se le asignaban a los amigos, sino a los verdaderos productores, previa inspección de campo y comprobación de la necesidad de apoyo financiero al trabajo productivo. A los beneficiarios de viviendas, de atención médica o de cualquier otro beneficio social tampoco se les preguntaba si querían a Chávez o a la negra Antonia. Y no lo hacíamos por respeto a la gente, por apego a la CRBV que en su artículo 87 señala: “TODA PERSONA TIENE EL DERECHO Y EL DEBER DE TRABAJAR. El Estado garantizará la adopción de las medidas necesarias a los fines que toda persona pueda obtener ocupación productiva que le proporcione una existencia digna y decorosa y le garantice el pleno ejercicio de este derecho…” Nuestra Constitución también es clara con respecto a “LA SALUD COMO DERECHO SOCIAL FUNDAMENTAL, OBLIGACIÓN DEL ESTADO que lo garantizará como parte del derecho a la vida…” Se hizo un esfuerzo supremo por apegarnos a la CRBV, que es el Contrato Social, que como un paragua nos cubre a todos por igual. Además, como cristianos hacíamos el bien y sabíamos que lo demás vendría por añadidura.

Cuando nos referimos a un gobierno revolucionario, nos referimos al Gobierno Bolivariano de Portuguesa que trabajó de la mano con los médicos del estado, sin importar su preferencia política, y orgullosamente podemos decir que obtuvimos la cooperación de casi el 100 % de ellas y ellos. Sólo los maledicentes y los mezquinos niegan los beneficios que al colectivo le prestó programas como SUMED (Suministro de medicamentos), Misión Milagro, que en Portuguesa comenzó en el 2003, el Banco de marcapasos, las operaciones vespertina a partir de la 1 pm, las operaciones semanales de columna con un tremendo quirófano dotado por la revolución en el JM Casal Ramos, el convenio con el Gobierno Nacional de obtención y trasplante de riñón en el JM Casal Ramos. Son miles quienes pueden dar testimonios de la atención personalizada a través del Despacho. Aunque luzca petulante, con todas las fallas humanas que nunca faltan, con los gabinetes móviles hicimos un inocultable y continuado esfuerzo durante 8 años “PARA ESTABLECER LA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA, PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA…” a la cual se refiere el PREÁMBULO de la CRBV.

Por todo lo anterior, los presupuestos se hacían con base a lo que cada comunidad planteaba como prioridad, lo cual era corroborado por el equipo de cada Dirección. Por las mismas razones, ese gobierno de contenido social puso un gran énfasis en incrementar el acceso de los ciudadanos al agua potable y a la recolección y tratamiento de aguas servidas, a una vialidad rural cada día más transitable, a viviendas dignas, a infraestructura y dotación escolar digna como siempre lo soñaba el Comandante Chávez… Financiamos proyectos como los 4(1 financiado por el gobierno nacional) centros de acopio con cava cuarto para mejorar la eficiencia en el trabajo, y por ende la calidad de vida de pescadores de )los cuatro principales puertos fluviales de Portuguesa, cinco plantas de tratamiento de agua servidas ( 3 por concluir en la gestión 2009- 2012) Todo esto se abandonó, se dejó deteriorar o no se le dio continuidad a pesar de haber dejado el dinero disponible, haciéndole un gran daño al patrimonio del estado Portuguesa y al proyecto bolivariano. Todo lo anterior y lo que no se detalla por falta de espacio, ocurrió ante los ojos de todo el mundo, ante los órganos responsables de hacer Contraloría, ante los ojos de los dirigentes de los partidos de la Revolución que prefirieron voltear a un lado por miedo a enfrentar el poder.

¡Como no sentir un gran vacío espiritual ante tanta impunidad, desidia, indolencia y traición hacia el proyecto de Hugo Chávez¡ Es imperdonable la actitud cómplice de algunos personeros del Estado, de muchos que han recibido la confianza del pueblo, de los partidos de la revolución que no han sabido guiar el rumbo de la revolución bolivariana Es un gran dolor el que se experimenta cuando se llega a la conclusión que un hermoso y realizable sueño acariciado y esculpido por Chávez y tantos seguidores, está a punto de convertirse en una pesadilla debido a la negligencia y la corrupción de gente investida de autoridad que ha permitido que los bachaqueros de todo tamaño, junto con los matraqueros y negociantes de la peor ralea se apoderen del país. ¡ CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA HONESTA, SOBERANA Y JUSTA SIGUE!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here