Alexis Aponte: PDVSA y el gasto

14

El jueves 23 de septiembre del 2017, PDVSA conjuntamente con el Ministerio del Petróleo, emitió un memorándum dirigido a lo interno de la empresa, filiales, subsidiarias y personal en general, ordenando reducir en un 50% los gastos para el año 2018. Esa disminución abarca el consumo de energía eléctrica, agua, telefonía celular, dispositivos inalámbricos para internet, publicidad, mercadeo, propaganda, compra de equipos de computación. Gastos en el uso y asignación de vehículos, viajes, traslados, uso de tarjetas de crédito corporativas, reservas “de hotel de forma indefinida”, papelería, fotocopias, impresiones.

Esto no sería de extrañar en la administración de una empresa si no fuera porque el entorno dominante en el país desmiente a la misma medida. Dicho de otra manera, ¿Cómo es posible reducir gastos en todo lo nombrado cuando rige un entorno hiperinflacionario? Si se ejecuta todo lo anterior eso involucra paralizar la empresa. No es posible reducir el gasto en términos monetarios, cuando tenemos una inflación que este año podría estar cercano al 1200%.

En gerencia cuando se actúa bajo ambientes inflacionarios, una cosa es reducir gastos y otra es hacer más eficiente el gasto. La única manera que esta medida pueda ser realidad, es cuando reduces por encima de la inflación promedio. Actualmente ejecutar esas medidas es difícil y de hacerse realidad traerá consecuencias funcionales en detrimento de la empresa. Además, su impacto en el gasto total no es significativo.

Ahora bien, vamos a otorgar el beneficio de la duda a la junta directiva de PDVSA y a su presidente el mayor general Manuel Quevedo. Como complemento a las medidas anteriores, le sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Cuando PDVSA producía 3.5 millones de barriles de petróleo diario, tenía una nómina de alrededor de los 30 mil empleados. Actualmente dicen que la misma está por el orden de los 120 mil empleados y produce 1.850.000 barriles/diario. Es decir produce un 47% menos y tiene 100 mil empleados más. Se dice en los pasillos de la empresa que muchos de esas personas son funcionarios a tiempo completo del partido de gobierno.

¿Por qué no empezamos reduciendo la nómina? La Empresa necesita “foco operativo”. Esto significa que PDVSA debe dedicarse a lo medular de su negocio, es decir: exploración, producción, refinación y comercialización. Todo aquello que no esté vinculado directa o indirectamente a esta cadena de valor, debe desecharse ya que no contribuye al valor agregado de la empresa. Estamos seguros, que el ahorro sería significativo.

PDVSA debe revisar todos aquellos contratos que por razones geopolíticas afectan negativamente el flujo de caja en dólares de la Empresa. No estamos planteando que se eliminen dichos contratos, pero no es justo, que en las actuales circunstancias del país, estemos vendiendo petróleo a crédito, con plazos generosos, que en la práctica es un descuento disimulado. Entre esos contratos están los suscritos con Petrocaribe y Cuba.

Eliminar de inmediato aquellos contratos de asesorías técnica, mercadeo y cualquier otro que pudiera existir ya que, normalmente son suscritos en dólares y muchas veces son para complacer amigos.
¿Por qué no revisamos las oficinas que PDVSA mantiene en el exterior, cuyo mantenimiento y alquileres son gastos en dólares, y que probablemente no están generando ingresos para la Empresa? Al fin y al cabo, el modelo de negocio de la compañía ha cambiado, y no requiere de esa red de oficinas representativas.

¿Cuántos bufetes de abogados asesoran a la directiva de PDVSA? ¿Serán necesarios?
Señor presidente de la empresa; sabemos que es una preocupación el contrabando de combustible hacia los países vecinos. Es de todos conocido las mafias con poder que están detrás de esa red de corrupción. Hay dos objetivos para su administración; una denunciar con nombre y apellidos las personas que la dirigen y la otra; sincerar el precio de la gasolina. Con ésta última se elimina el desvío de gasolina. El ahorro que produce esta medida se mide en dólares, porque es combustible que no se importa.

Una de las medidas que está perjudicando al flujo de caja en bolívares de PDVSA es el tipo de cambio oficial vigente, al cual tiene que vender la Empresa sus divisas, mientras que por otro lado, ésta se endeuda con el BCV para cubrir el déficit. Esta aberración financiera y cambiaría crea una distorsión en los balances de PDVSA. Corregirla es sano para la empresa y el país y es una cruzada a iniciar para corregir dicha deformación cambiaría.

Solo estamos comentando medidas administrativas y financieras. Deliberadamente no estamos tocando el tema operativo propio de la industria, el cual ha venido siendo cuestionado en materia de taladros activos, pozos, mantenimiento de plantas y otros puntos medulares de la industria petrolera. Este punto requiere un artículo especial porque, lo que se haga, si no mejora la eficiencia operativa, se corre un alto riesgo de perder el esfuerzo de austeridad.

En el memorándum citado en el inicio ordena: ´´y la mejora de la selección de los empleados en función de los méritos y la educación´´, lo cual es una crítica a la selección de personal de la Empresa, más aún cuando hay un excedente de unas 100 mil personas. Además explica el estado operativo de la empresa.

Hay un debate en los medios académicos, financieros nacionales e internacionales y entre especialistas que gira a si PDVSA es una empresa recuperable. Llegar a conclusiones solo es posible si se hace una auditoría económica, financiera, operativa, legal y de mercado, realizada por empresas serias y especialistas en petróleo. Solo con un dictamen de un gran rigor profesional podemos hablar de la recuperación o no de la Empresa.

Mientras tanto, medidas como las tomadas por la dirección, solo van a limitar la funcionalidad de la Empresa. Hay que dirigir los esfuerzos en aumentar los ingresos y mejorar el flujo de caja en dólares y reducir los gastos de manera especial en aquellos procesos que eliminando o haciéndolos más eficientes van a tener un impacto positivo en la estructura financiera y operativa de la empresa.

El gobierno dice todos los días que “estamos en guerra económica”, bueno, ante una guerra económica, tenemos que tomar decisiones de guerra, decisiones de envergadura, porque de lo contrario o no estás en guerra o vas a perderla.

Opinión y Noticias 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here