Home / Habla la Calle / ¡Glosario! /
Las mentiras más comunes del hombre venezolano

¡Glosario! /
Las mentiras más comunes del hombre venezolano

“Es mentiroso ese hombre, es mentiroso”, lo dijo Olga Tañón a sus 38 años después de haberse llevado mil fiascos y una gran cantidad de mentiras. Agradezcan, muchachas, porque hoy se las dejamos en un glosario gracias a nuestra colaboradora irreverente Laura Chávez (El Estímulo).

Desde tiempos prehistóricos el hombre ha seguido su instinto primitivo y biológico, éste lo ha usado en generación en generación para zafarse de unos cuantos problemas y – debemos decirlo – utilizar sus encantos para seducir a las féminas, lo que lo pone en cuestionamiento cuando se trata de temas de fidelidad. Justo en ese preciso momento es cuando las mentiras pecaminosas se descubren y dan paso a los mitos milenarios sobre si los hombres son más embusteros que las mujeres.

A la mentira se le conoce como “la afirmación que una persona hace consciente de algo que no es de verdad”, así la define el psicólogo español Rafael Benítez en sus ensayos “Psicología de la mentira”. También es importante destacar que cuando se miente, no sólo se busca ocultar la verdad, sino también brindar una impresión favorable del individuo.

Sabemos que en la guerra y el amor todo lo vale. La impresión del otro en la primera cita es decisiva. ¿Una noche de sexo casual? Los detalles personales no cuentan. Todas estas ocasiones y situaciones posiblemente se basen en embustes y mentiras piadosas para lograr un propósito. ¿Cuál? No lo sabemos a ciencia cierta, pero recordemos que el ser humano miente por naturaleza. ¿Quién mentirá con más frecuencia? ¿Los hombres o las mujeres?

Según un estudio realizado por el Museo de Ciencia de Londres, los hombres mienten más que las mujeres en un promedio de una mentira más al día. Es decir, mientras que las mujeres dicen alrededor de dos mentiras al día, los hombres dicen tres.

Así que no le demos larga al asunto y los invitamos a leer un glosario hecho por ustedes y para ustedes. Hermosa co-creación, ¿no creen?

A

“Aquí no va a pasar nada”. Va a pasar de todo desde sexo casual y puede que hasta una relación. Quiere que lleves hasta por los huesos, le interesa ser “polite” contigo. Así que tienes permiso de huir lo más rápido que puedas, si así lo quieres o mejor hazle caso al 40% de los hombres que contestaron la misma mentira a la pregunta.

Anoche soñé contigo”. La probabilidad de que lo haya hecho es una en un millón. Seguramente quiere hacerte saber que le interesas o darle paso a una petición indecorosa: ¿la vieja confiable?, send nudes.

“A mí no me importa tu pasado”. Realmente sabe que has sido atrevida y no le importa tu pasado, te engatusa y es puro engaño. Si da paso a una relación, ¡prepárate! Te lo sacará en la cara siempre, le importó desde el principio.

C

“Con condón no siento nada”. En educación sexual está raspado, mejor ponte el forrito y no secundas a un sexo desprotegido para satisfacer un placer de un solo tipo. Esta mentira es una de las más peligrosas.

“Contigo es diferente, lo mío con ella no significó nada”. Puede que sí y puede que no. Pero uno ya está claro, sus ex-novias son un terreno que todas debemos conocer y superarlas.

E

“Eres la que mejor me lo ha mamado”. Es más de culitos, pero sorpresivamente hay hombres que ameritan utilizar esta frase para “enamorarlas”. Sinceramente dudamos que funcione pero cuenta la leyenda en #Encuestica que algunos pocos la dicen.

Eres la primera con la que he querido algo serio”. El típico comentario del latinlover o el “paviperro” para robarle el corazón a una chamita y dejarla herida en el proceso. Te va a hacer daño. También puedes identificarla con un “nunca me había enamorado”, “nunca había sentido esto” o “esto es realmente amor”.

“Ella es una amiga”. Amiga a usted le están montando cachos a menos que la “amiga” sea lesbiana y posiblemente, con esa, también te estén cayendo a mojones.

“Estoy enamorado de ti”. Esta es la mentira original, como el pecado de Adán y Eva pero hecho para las historias de amor. Es también como un caso fake en publicidad: “pocos lo viven y muchos lo ven”. Todos te ven la cara de pendeja.

F

“Fue ella la que me escribió”. Puede que sí lo haya hecho, pero de igual forma le contestó el mensaje y le siguió la conversación. Aquí no hay más nada que decir o reclamar.

L

“La puntica nada más”. Otra de las más mencionadas y en múltiples versiones: “solo la puntica”, “te prometo que solo será la puntica”, “déjame probar con la puntica, no te va a doler”. Cuánta necesidad hay de meterlo en cualquier hueco, ¿verdad?

La voy a dejar por ti”. No la va a dejar por ti. Es uno de esos hombres que están insatisfechos con su existencia y gustan de tener triángulos amorosos. Son de esos hombres que están enfermos y no pueden ni con su vida.

M

“¿Mi última conexión?”. Para la típica respuesta: “no sé, bebé, yo estaba durmiendo” o casualmente un pana se accidentó a esa hora. Siempre se hacen los locos pero algo estaban haciendo, eso tenlo por seguro.

Mi relación está mal”. Posiblemente lo esté y el carajo tiene un problema de dependencia con ella. En ti, busca un escape aunque “ya no la quiera”. El 12% de las personas que generaron conversación en la #Encuestica, concuerdan que ésta es una de las mentiras más utilizadas por los hombres venezolanos. Así serán los cachos.

“Me hiciste falta”. La típica del tipo con labia que cree que se la está comiendo pero nunca te invita, después revisas el Snapchat de sus amigos y te das cuenta que hasta strippers había y te fue a visitar con un hangover.

Un dato curioso: generalmente las mentiras siempre llevan consigo un elemento de negación para hacerlas más atractivas, confiables e interesantes. No te dejes engañar. Si dudas, cualquier oración que comience con un “no” posiblemente sea el gran – ¡BINGO! – que te estás imaginando.

N

“No lo volveré a hacer”. Oficialmente la mentira más usada por los hombres venezolanos con un 40% de afinidad en las respuestas. Es la mentira de la labia del político, nunca se la crea. Siempre lo volverá a hacer porque el que peca una vez, peca dos, tres y todas las veces que quiera.

“Nunca he ido a ese lugar”. Sí ha ido y con alguien que no fuiste tú. Dale la oportunidad y piensa que fue con sus panas.

“No es lo que tú crees”. Posiblemente sea peor de lo que te estás imaginando, antes de sucumbir a ojitos de gato evalúa si quieres seguir teniendo algún tipo de relación con ese hombre.

“No la conozco”. El 10% respondió que la frase es una mentira y es usada en situaciones de tensión entre una mujer y un hombre. Recuerden muchachas, la mayor parte del tiempo nosotras tenemos la razón.

P

“Primera vez que me pasa”. Están por tener relaciones y no se le para. Hay dos posibles verdades: está descubriendo su orientación sexual – es gay y no tenemos problema con eso – o tiene un pequeño problemita ahí.

Q

“Quiero que seas la mamá de mis hijos”. La labia para enamorar a la solterona en sus treinta o un hombre de cuarenta que busca con desespero un vientre que preñar. No válida para etapas de largas relaciones, ahí sí van en serio.

S

“Solo tengo ojos para ti”. Una mentira con miles de traducciones: “sabes que eres única”, “no hay nadie como tú”, “eres lo único que quiero para mí” y pare de contar. Se usa para enamorar a las féminas y tenerlas como se dice coloquialmente: “en la palma de la mano”. Algunas todavía les creen.

“Solo fue una vez”. No, no se lo metió ni una ni dos ni tres o cuatro veces. Lo hizo cada vez que le dio la gana y les tenemos una noticia: él lo disfrutó.

T

“Te lo juro que se me ve así por el frío”. La vieja confiable del que lo tiene chiquito y tiene miedo de aceptarlo.

“Te voy a decir algo y te juro que no es por labia”. Claro y raspado: es labia. No le crea nada.

“Te amo”. Apareció en varias ocasiones pero no damos con su verdadero significado. La mayoría de los hombres que intervinieron en la traducción de las mentiras desconocían el propósito al decirla. El único posible es el de herir como un desalmado a una persona.

V

“Ven a mi casa a ver películas”. La vieja confiable para tener sexo en la casa. La película o un “Netflix and chill” es la solución a sus posibles tensiones sexuales. Creemos que es la única mentira aceptada en este glosario, ya todos estamos claros.

Y

“Yo no hablo con ella”. Si usted tiene una sospecha enorme lo más posible es que su macho y ella estén hablando. Nunca se la crea, miente.

En conclusión, mienten. Ellos siempre mienten.

Fuente

Laura Chávez Ameal

El Estímulo/UB

Facebook Comentarios
x

Check Also

Gobierno se olvidó del ambulatorio del barrio Pedro Zaraza

San Juan de los Morros.- Mileida Rodríguez quien reside en el sector Pedro Zaraza ubicado en San Juan de los Morros, denunció la precaria ...