Home / Internacionales / Populismo, religión y racismo marcan las elecciones en Holanda

Populismo, religión y racismo marcan las elecciones en Holanda

Según el último sondeo publicado el lunes por la web Peilingwijzer, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro Mark Rutte es el favorito con el 17% de las intenciones de voto. Un resultado que le daría entre 24 y 28 escaños de los 150 de la cámara baja del parlamento, lejos de los 40 que tiene actualmente.

Los líderes de los partidos, Jesse Klaver (de GroenLinks), Lodewijk Asscher (de PvdA), Mark Rutte (de VVD), Alexander Pechtold (de D66), Sybrand Buma (de CDA), Geert Wilders (de Partido de la Libertad PVV) y Emile Roemer (SP), participan en un debate televisado en La Haya (Holanda), antes de las elecciones generales del miércoles. (Remko de Waal/Efe)

La Haya.- El ultraderechista Geert Wilders aseguró la noche del martes que el profeta Mahoma es “un Señor de la guerra y un pedófilo”, en el debate de cierre de la campaña electoral que acogió el edificio del Parlamento y en el que participaron los líderes de los trece partidos más importantes de Holanda.

“El Islam representa la mayor amenaza para los Países Bajos. Nuestro futuro está en juego”, dijo Wilders, protagonista de este encuentro que duró más de una hora y que se dividió en debates cortos a dos para los grandes partidos y a tres para los más pequeños, señaló Efe.

El populista dijo tener “temores de que el imperio de la ley desaparezca si se da espacio al Islam”.

Su contrincante, Gert-Jan Segers, de Unión Cristiana (UC) le contestó que la restricción de la libertad o “una prohibición del Corán no es el medio para combatir” los problemas de Holanda.

“Usted tiene objeciones legítimas contra el Islam, pero la lucha tiene que ser abordada de una manera distinta. La lucha tiene que ver con el orgullo de nuestras libertades”, dijo Segers, dirigiéndose a Wilders.

El primer ministro Mark Rutte se mostró un tanto cansado durante el debate, a diferencia del “cara a cara” frente a Wilders del lunes, y dio la impresión de estar influido por la gestión del Gobierno en la crisis diplomática con Turquía.

Rutte dijo que estaba orgulloso de la forma en la que ha impedido los actos de campaña de los dos ministros turcos y reiteró que actuaría de la misma forma si la situación se volviese a repetir en el futuro.

En un careo con el líder de los Verdes Jesse Klaver, el primer ministro consideró que el político de izquierdas “es demasiado generoso con los solicitantes de asilo”, ya que critica el acuerdo de inmigración con Turquía.

El socialdemócrata Lodewijk Asscher, actual viceprimer ministro, también discutió con Wilders y sus argumentos fueron fuertemente rebatidos por el populista.

“Los Países Bajos es de los holandeses que han escogido nuestro país al 100%”, dijo Wilders, criticando a los cientos de turcos que se manifestaron este fin de semana a favor del presidente Recep Tayyip Erdogan, y en contra del Gobierno holandés.

Este debate electoral cerró tres semanas de campaña en los Países Bajos, que estuvieron protagonizadas por el debate sobre la identidad holandesa, la integración de los inmigrantes, la Uníón Europea y los cambios en el sistema sanitario.

Último día para conseguir votos

Las elecciones holandesas están absorbidas por la crisis diplomática con Turquía.

Un día antes de unos comicios que podrían modificar por completo el paisaje político de Holanda, 60% de los 12,9 millones de electores potenciales todavía no sabían si votarán ni a favor de quién, destacó AFP.

“Es tan volátil que aún pueden pasar muchas cosas”, explica Monika Sie Dhian HO, directora de un centro de reflexión en La Haya, el Instituto Clingendael.

Por ello el debate de anoche entre los líderes de los ocho principales partidos podía influir en el resultado de hoy.

Según el último sondeo publicado el lunes por la web Peilingwijzer, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro Mark Rutte es el favorito con el 17% de las intenciones de voto. Un resultado que le daría entre 24 y 28 escaños de los 150 de la cámara baja del parlamento, lejos de los 40 que tiene actualmente.

Candidato a un tercer mandato al frente de Holanda, Rutte asegura que lucha para “evitar despertarse el 16 de marzo en un país en el que [el ultraderechista] Geert Wilders sea la principal fuerza política”.

El Partido de la Libertad de Wilders, conocida por su retórica antiislam en un país con un 5% de musulmanes, perdió un poco de terreno en las últimas semanas, pero podría lograr entre 20 y 24 escaños con el 14% de las intenciones de voto.

“Echen a ese hombre”

“Si quieren que Holanda vuelva a ser nuestra, entonces echen a ese hombre y pónganme en la Torentje”, la oficina del primer ministro, espetó Wilders durante su bronco debate televisivo con Rutte.

Las elecciones en Holanda se consideran como un barómetro del ascenso de la extrema derecha en Europa en este año de elecciones en varios países europeos.

Wilders prometió cerrar las fronteras a los inmigrantes musulmanes, prohibir la venta del Corán y acabar con las mezquitas, aunque esos cambios vayan en contra de la constitución y de numerosas leyes locales.

“No colaboraré con semejante partido, señor Wilders, no en un gobierno. Jamás”, declaró Rutte durante el debate del lunes.

Aunque el PVV se convierta en el partido más votado, lo cual es poco probable según los analistas, el controvertido diputado tiene escasas posibilidades de entrar en el gobierno porque la mayoría de los partidos han prometido no colaborar con él.

Dada la actual fragmentación política, el próximo gobierno podría ser una coalición de cuatro o cinco partidos.

La cuenta atrás antes de las elecciones coincide con una crisis diplomática entre La Haya y Ankara, después de que las autoridades holandesas vetaran la participación de ministros turcos en mítines a favor del presidente Recep Tayyip Erdogan en Roterdam.

Según los analistas, la firmeza mostrada por Rutte ha mejorado su imagen ante la opinión pública, aunque el primer ministro abogó por rebajar las tensiones con Ankara.

Una actitud criticada por Wilders, que reclamó mano dura al gobierno. “Expulsar al embajador turco en Holanda y al equipo entero”, escribió en Twitter.

“Hay una diferencia entre tuitear desde su sofá y dirigir el país. Cuando uno dirige el país debe tomar medidas sensatas”, dijo Rutte al que los medios holandeses dieron como vencedor del debate del lunes.

Las formaciones tradicionales, como el partido de la Llamada Demócrata Cristiana (CDA) o los Demócratas 66 (D66), podrían decidir quién gobierna al entrar o no en una futura coalición.

Fuente

Con información de la EFE y AFP

El Nacional

Facebook Comentarios
x

Check Also

AFP: Dictan 18 años de cárcel a sobrinos de primera dama venezolana

Zulia.- Los dos sobrinos de la primera dama de Venezuela pasarán 18 años tras las rejas por intentar traficar 800 kg de cocaína a ...