.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } /* 620x175 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-620x175 { padding-bottom: 28.22%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Internacionales / Anciano de 71 años se tatúa dedicatoria a su esposa fallecida

Anciano de 71 años se tatúa dedicatoria a su esposa fallecida

tatuajeUn vídeo de apenas 8 segundos sobre un tatuaje ha conseguido tocar la fibra sensible de los internautas. No se trata de un tatuaje especialmente llamativo, pero, sin duda, es muy especial tanto para quien lo lleva como para quienes se lo hicieron, porque la historia es muy tierna. Se trata de una dedicatoria escrita en tinta azul en la que pone: “Te quiero. Pilar” y su portador es un anciano con boina y bastón de Madrid.

Según explican los tatuadores en redes sociales, el anciano entró en su tienda de tatuajes dispuesto a que le grabaran en el cuerpo para siempre una dedicatoria exactamente igual a la que su difunta esposa le había hecho en una foto de hace años, y además pidió que fuera en un sitio muy visible, para así verlo todos los días y recordar a su mujer: “‘Te quiero. Pilar. En tinta azul, por favor, tiene que ser exactamente igual a lo que traigo escrito. Y en una zona donde pueda verlo cada día’.

Éstas fueron las palabras exactas de una persona que, al entrar al estudio, pensabamos que se había equivocado. Pero no, sabía muy bien lo que quería: Las palabras que le dedicó su mujer al pie de una fotografía antigua para recordarla. Y con un: ‘Esto es lo que hace un hombre enamorado’ se despidió de nosotros, con su bastón y su boina.

Y nos dejó el corazón encogido”. Según cuentan en Verne, el anciano enviudó hace poco y la fotografía en blanco y negro de la dedicatoria tiene más de 50 años. En ella, además del “te quiero. Pilar”, aparecía la imagen de dos manos entrelazadas. La imagen se había tomado en un baile al que la pareja acudió en Majadahonda en 1963.

La pareja tuvo hijos y nietos, que desconocían que el hombre se estaba tatuando la dedicatoria de Pilar. Según recoge Verne, el señor les contó que era la primera vez que entraba en un sitio así, que nunca le habían hecho gracia los tatuajes, pero que quería poder ver esa dedicatoria todos los días de su vida. Además, en un principio les pidió que se la tatuaran en la palma de la mano, pero los tatuadores le explicaron que en esa zona se acaba borrando, así que optaron por el brazo. En cuento al dolor, los tatuadores explican que le dijeron que iba a doler, pero que él les dijo que no le importaba porque había estado en el ejército.

Fuente

http://www.20minutos.es/

Facebook Comentarios
x

Check Also

Brasil intenta limitar impacto de crisis de la carne y salvar exportaciones

El escándalo se destapó el pasado viernes cuando se reveló que la llamada “Operación Carne Fraca” (carne débil) había conducido a la detención de ...