Home / Noticias / Tips para dormir a un bebé

Tips para dormir a un bebé

bebe_durmiendoEl tema del sueño es una de las mayores preocupaciones de todos los padres. Si el bebé duerme bien los primeros meses son agotadores, pero la adaptación se disfruta más. Pero si duerme mal, todo está mal. Cuando eso sucede, el bebé está inquieto, la mamá se siente agotada, el papá se siente frustrado, y todo el entorno parece favorecer este círculo vicioso. Una visita imprevista se convierte en una situación estresante, un teléfono que suena -cuando el niño recién se durmió- es un motivo de pelea, y quedarse despierto hasta tarde -para ver una película- es un lujo que pagamos demasiado caro.

Hay mucha bibliografía y teorías sobre cómo educar el sueño del bebé, pero en la práctica, cuando no duerme bien, lo primero que hace una madre desesperada, es caer con la pregunta a la consulta con el pediatra: “Joaquín no duerme… no duerme nada, no duerme en toda la noche, de verdad le digo Doctor, NO DUERME!!!!”.

Y en la mayoría de los casos, como en casi todos los temas, cada pediatra tiene su propia posición; bien dice el dicho “cada maestro con su librito”. Y generalmente, la respuesta nunca es: “¡Señora! Su hijo tiene un problema serio. Vamos a internarlo para estudiarlo y ver qué es lo que tiene”. Todo lo contrario. La mayoría de las veces, los pediatras nos repiten lo mismo que los libros: “el sueño es un hábito que se aprende”, “déjelo llorar un poco”, “no corra a atenderlo enseguida”, “que no se duerma en el pecho”, “pruebe acostarlo en su propia cuna”. Todas frases que a una madre mal dormida le caen como un sermón molesto y poco útil. Y es así como la madre sale de la consulta totalmente desacatada, y como es natural, se descarga con el padre de la criatura.

Esta situación puede desencadenar muchos escenarios y finales. Dependerá de la fuerza de voluntad de la madre, de la paciencia del padre y del desarrollo del propio bebé.

En mi caso, puedo hablar de todos los desenlaces caóticos de esta situación ya que mis dos hijos fueron muy difíciles de dormir. Puedo decir que sé lo que es no dormir en toda una noche, lo que es dormir en el piso, lo que es ponerse a jugar a las tres de la mañana, y lo que es encerrarse en el baño a llorar sin parar hasta quedarme dormida.

De todo lo que leí, probé y viví hay tres cosas que puedo asegurar que me ayudaron:

1. Respetar las rutinas
Los bebés no reconocen el tiempo, no saben lo que es el día ni la noche. No saben lo que es haber dormido tres horas o 10 minutos. Pero desde muy chiquitos comienzan a entender que hay cosas que suceden después de otras.

Es fundamental crearles rutinas desde recién nacidos para establecer un orden y orientarlos sobre qué es lo que ocurre en cada momento. Lo más sencillo es hacerlo con el hábito del baño. A las 07:00 pm baño, luego la cena, luego a la cuna. No importa si al principio se duerme en el pecho o tomando la mama. Cuando se despierte al rato, no debemos sacarlo de la cuna, ni de la habitación. Todo debe ocurrir allí.

2. No acostarlo enseguida de comer o inclinar un poco la cuna
Muchos de los bebés sufren de reflujo y este problema se convierte en una de las principales causas de que el pequeño no duerma. También es motivo de consulta con el pediatra, quien resolverá si estudiarlo o no. Lo que sí les puedo asegurar es que muchas veces los bebés después de comer, no logran expulsar el famoso “buche”. Este buche no impide que se duerman, pero a los pocos minutos los despierta y basta con que lo tomen en brazos para que lo expulsen con la fuerza de un adulto.

3. Colocar un “móvil” o referencia en la cuna
El libro Duérmete Niño del Doctor Eduardo Estivill, es muy insistente con respecto al referente externo. El libro basa su teoría en que los seres humanos tenemos varios despertares nocturnos durante la noche, y que si bien no los recordamos, sí nos damos cuenta si las condiciones cambiaron desde que nos dormimos. Es decir, que si el bebé se durmió en brazos de su madre, cuando se despierte en la mitad de la noche querrá encontrarla allí. El Doctor Estivill recomienda entonces, colocar un “referente” externo en la habitación del bebé (un osito en la cama), que esté con él cuando se duerma y despierte en la noche.

Fuente 

El Nacional 

Facebook Comentarios
x

Check Also

Cómo sentir un orgasmo en todo el cuerpo

Si ya has experimentado los diferentes tipos de orgasmo que existen, como el del punto G y de clítoris, estarás de acuerdo conmigo que ...