.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Tips para dominar el “sexo lento”

Tips para dominar el “sexo lento”

Nadie dice que los rounds exprés, salvajes y de media ropa no sean memorables, pero siempre le salimos debiendo mucho al cuerpo, incluso durante los encuentros a ritmo promedio. Porque cuando apenas el cerebro está mandando las señales sensoriales, los poros y las fibras nerviosas recién reaccionan, ¡pum!, se acaba el encuentro. Y tú ni enterada de todo lo que hubieras podido experimentar. No volverá a ser así, que vamos a cocinar a fuego lento. 

1. Kissing me softly

Prueba guiar a tu galán al deep slow motion kiss. Lleven toda su atención, como si tuvieras una cámara mental a un extreme close up al interior de tus labios.

Unan sus bocas poco a poco y trata de hacer consciente cada movimiento de tu cara y tu mandíbula, además sentirás cómo tu saliva aumenta y sientes la necesidad de utilizar tu lengua.

El juego consiste en imaginar que se encuentran besándose en cámara lenta; mientras tanto, que el roce con sus manos sea igual de ligero. Sus cuerpos empezarán a crear más y más expectativa.

Las sustancias que tu cerebro segrega al momento de sentir se desencadenan a través de los besos. Y no está de sobra pasarte el dato: tu boca y tu vagina están conectadas; cuanto más acuoso se pone ‘arriba’, mayor será tu lubricación. 

2. Foreplay de experimentados principiantes

¿Recuerdas la sensación que tuviste la primera vez que tocaste el pecho de tu primer novio, sus pompis o su pene? ¿Esa excitación y novedad? Tráela de vuelta, pero, obvio, con todo lo que ya has vivido. Lo mismo con tus sensaciones.

Ninguna olvidamos la primera vez que al fin dejamos que el galán en cuestión pasara a la siguiente base y ¡nos besara las boobs! Si a esas sensaciones le agregas paciencia, la que ahora tienes y que por calenturientas razones no tuvieron tú y tu galán primerizo, verás cómo multiplicas la experiencia.

De nuevo, cámara lentita, llevando tu foco mental a cada espacio en el que recibas estímulos. Imagina que eres esa parte, toda tú; esto es conciencia sensorial. Eres tus muslos o espalda y, claro, tu clítoris.

3. Boobies en el paraíso

Para él y, sin duda, para ti, ésta será una experiencia paradisiaca. Sus manos deben deslizarse con la delicadeza de un pianista, precisamente imitando esos movimientos, dedo a dedo, a distintos ritmos y velocidades. Sus pulgares deben localizarse en cada pezón, girándolo con tanta lentitud como pueda. 

Pídele que deslice sus manos en las direcciones que más le plazcan (y  ti te complazcan). Permítete sentir cada centímetro de cada pecho y cuando comiencen las caricias orales, su lengua debe viajar por todos los centímetros, desde las clavículas, el espacio entre cada boob y las axilas hasta el abdomen.

Las rutas son infinitas, lo importante es olvidarse del típico y único estímulo de boca-nipple, así que deja que ese par se dejen querer.

Fuente

http://www.cosmoenespanol.com/

Facebook Comentarios
x

Check Also

Test de embarazo podría detectar el cáncer testicular

Expertos han descubierto que las pruebas de embarazo al aplicarse en hombres pueden convertirse en una herramienta de diagnóstico de cáncer testicular. Resulta que la ...