Home / Noticias / Vida y Salud / Por qué ya no sirve fomentar la virginidad hasta llegar el matrimonio

Por qué ya no sirve fomentar la virginidad hasta llegar el matrimonio

«No tomará viuda, ni repudiada, ni infame ni ramera, sino tomará de su pueblo una virgen por mujer» (Levítico 21.14).

«Y quienes difamen a las mujeres castas y no presenten cuatro testigos, azótenlos con ochenta azotes y rechacen su testimonio para siempre. Ellos son los hacedores del mal» (Corán 24:4-9).

Son muchas las religiones en las que la virginidad ocupa un lugar esencial aunque, en la práctica, sobre todo en los países occidentales, perderla no tiene las consecuencias que puede haber en otros países.

Sin embargo, en la «cuna» de Occidente, Estados Unidos, los programas y políticas destinadas a fomentar la abstinencia hasta que se llegue al matrimonio están a la orden del día. El Congreso de este país se ha gastado en este tipo de programas más dos mil millones de dólares entre 1982 y 2017. En contraste, no ha habido fondos para educar a los jóvenes en contracepción.

Ahora, y aunque parezca evidente, los investigadores se han puesto manos a la obra para averiguar si este tipo de políticas realmente sirven de algo. La respuesta es tajante: no.

Dos estudios publicados recientemente en «Journal of Adolescente Health» han analizado el impacto de este tipo de políticas y programas y han concluido que no sirven para retrasar la edad de inicio sexual, evitar embarazos no deseados o el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Los programas que fomentan la virginidad hasta el matrimonio han sido ampliamente rechazados por los profesionales de la salud que cuidan a los jóvenes, incluyendo a la «Society for Adolescent Health and Medicine».

Los investigadores han ido más allá y afirman, además, que aparte de poco efectivas este tipo de políticas viola los derechos humanos de los jóvenes, los estigmatiza o excluye, refuerza los estereotipos de género y mina los programas de salud públicas.

Desprotección para los sexualmente activos

«El peso de la evidencia científica muestra que estos programas no ayudan a la gente joven a retrasar la edad de inicio sexual. Mientras en la teoría la abstinencia es efectiva, en la práctica fracasan», asegura el coautor del estudio, John Santelli, profesor en la Escuela de Salud Pública Mailman. Estos programas, además, «dejan desprotegidos a aquellos que son sexualmente activos, a los que son LGBTQ o que han sufrido abuso sexual», añade Leslie Kantor, colaboradora de Santelli y vicepresidenta de la Federación Americana para la Educación en Planificación Familiar.

Como evidencian las cifras, en Estados Unidos, la diferencia entre la primera relación sexual y el primer matrimonio es de 8.7 años en el caso de las mujeres y 11.7 en el caso de los hombres.

Entre 2002 y 2014 el porcentaje de colegios donde se ha impartido educación sexual ha caído del 67 al 48 por ciento, mientras que la formación en cuanto a la prevención del VIH pasó del 64 al 41 por ciento. En 1995, el 81 por ciento de los varones adolescentes y el 87 por ciento de las mujeres aseguraron recibir formación acerca de métodos de control del embarazo. En cambio, de 2012 a 2013 estas cifras bajaron al 55 por ciento en el caso de los chicos y al 60 en el caso de las chicas.

Informe 21

Otras notas de interés

Cráteres por montón: Dicen que carreteras de Guárico se parecen a la luna

Facebook Comentarios
x

Check Also

Revelan de qué enfermedades te puede salvar el café

Caracas.- Un informe de la Asociación Americana del Corazón publicado este lunes indica que el consumo de café puede ayudar a disminuir el riesgo ...