.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / ¿Por qué aún no tenemos una píldora masculina?

¿Por qué aún no tenemos una píldora masculina?

espermatozoides-edit_optUn estudio reciente que analizaba la eficacia de una inyección anticonceptiva masculina se suspendió después de que los hombres que participaban en él notificasen una mayor incidencia del acné (casi la mitad de ellos), trastornos del estado de ánimo (más de la quinta parte) y un aumento de la libido (más de un tercio). De hecho, había 320 hombres en el estudio… y se notificó un total de 1.491 acontecimientos adversos. Quienes supervisaban el ensayo consideraron que estos efectos secundarios eran más importantes que el hecho de que, aparentemente, la inyección anticonceptiva funcionase bien a la hora de reducir la producción de esperma (y las pruebas parecen confirmar sus inquietudes).

Había 320 hombres en el estudio… y se notificó un total de 1.491 acontecimientos adversos

No obstante, muchas mujeres tendrán la impresión de que esos efectos secundarios parecen poco importantes comparados con los de la píldora anticonceptiva femenina (y tampoco les faltará razón). Algunos de ellos son: ansiedad, aumento de peso, náuseas, cefalea, disminución de la libido y coágulos sanguíneos. Lo que nos lleva a la pregunta de por qué es tan difícil fabricar un anticonceptivo masculino. Y si este se ha dejado de lado por sus efectos secundarios, ¿habría llegado a comercializarse la píldora anticonceptiva femenina de haberse inventado en la actualidad?

 

A primera vista, controlar la fertilidad del hombre debería ser la opción más sencilla. El esperma se produce de manera constante, y no por ciclos, como los óvulos de la mujer. Lo cual significa que, salvo que exista un problema de salud subyacente, los hombres siempre son fértiles. Además, como conocemos bien el proceso biológico de la producción de esperma, los métodos para interrumpirlo también están claros.

De hecho, el estudio antes mencionado utilizaba la relación de sobra conocida entre la testosterona —la hormona que confiere al hombre sus caracteres masculinos— y la producción de esperma. Cuando se administra a los hombres testosterona sintética combinada con un progestágeno, que es otra hormona —similar a las que suele contener la píldora—, la producción de esperma en los testículos se reduce drásticamente.

Fuente

http://elpais.com/

Facebook Comentarios
x

Check Also

La ficciofilia /
¿Te has sentido atraído por un personaje ficticio?

Dibujos animados, personajes de videojuegos, series, libros o cómics se han convertido en el deseo sexual de algunas personas. Este comportamiento es muy común ...