.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Vida y Salud / Mitos y verdades sobre las borracheras

Mitos y verdades sobre las borracheras

Algunos datos que te interesan para cuando digas: "no tomo mas"

Algunos datos que te interesan para cuando digas: “no tomo mas”

Dolor de cabeza, náuseas, mareos y la promesa eterna que sabes que no vas a cumplir: ¡no vuelvo a tomar! Los trucos y remedios para disminuir los efectos del alcohol son muchos. Pero, ¿cuán efectivos son en realidad? Aquí los mitos y realidades sobre este tema.

Del mito a la leyenda urbana

Vamos por partes. Cuando hablamos de resaca, nos referimos a los síntomas como dolor de cabeza, fatiga, temblores, malestar estomacal y disminución de las capacidades cognitivas y sensoriales. Todo esto, generado por los efectos tóxicos del alcohol tomado en grandes cantidades.

En Internet aparecen miles de formas para evitar los efectos del consumo excesivo de alcohol. Desde un jugo de lechuga, kiwi y toronja (sí, todo junto) hasta la recomendación de continuar tomando cerveza…

 

¿Verdadero o falso?

  • Tomar una cucharada de aceite antes de beber evita la borrachera. FALSO.
  • Comer un yogurt o un pedazo de queso, también antes de tomar alcohol, impide la embriaguez. FALSO.
  • Tomar un jugo de tomate o comer miel -luego de haber tomado en exceso- es lo que más recomendado y, supuestamente, su efecto positivo se debe gracias a los altos contenidos de fructosa y vitamina B6 que contienen, aceleraría la metabolización del alcohol. FALSO, no hay ningún estudio científico que lo confirme.
  • Hacer ejercicio y sudar luego de beber. FALSO, más del 90% del alcohol que se consume se metaboliza a través del hígado y no se elimina al sudar.
  • Tomar café o bebidas con cafeína. VERDADERO. Sumado a una buena hidratación, son efectivos contra el dolor de cabeza.

 

Más alcohol, ¿menos neuronas?
Afirma el saber popular que “cada vez que consumimos alcohol, perdemos neuronas”. Y esto también parece ser falso. Según un estudio científico de la Universidad de Heidelberg que analizó los efectos que producen dos vasos de vino en el cerebro, solo 6 minutos después de ingerir alcohol, el cerebro comienza a consumir productos generados en la degradación del alcohol en vez de glucosa, lo que modifica toda su actividad y explica la pérdida de reflejos y la desinhibición que se siente. Este proceso químico reduce algunas aptitudes en ese momento pero, al día siguiente, vuelven a la normalidad, lo que indica que los cambios son reversibles.

Fuente: Erika tipo web

Facebook Comentarios
x

Check Also

Estos alimentos podrían mejorar tu salud mental

En el portal web, Mejor Salud, expertos consideran que los cambios alimenticios en los últimos cincuenta años han traído enfermedades mentales tales como: La ...