Home / Noticias / El vitíligo tiene una mayor repercusión emocional en las mujeres

El vitíligo tiene una mayor repercusión emocional en las mujeres

vittf_optEl vitíligo es un trastorno multifactorial con una patogenia compleja que se caracteriza por la pérdida de los melanocitos que son las células de la epidermis encargadas de dar el color a la piel. Comúnmente, esta enfermedad comienza en la etapa de la infancia o en la de adulto temprano, con un pico entre los 10 y 30 años, pero puede aparecer en cualquier momento de la vida.

Este padecimiento afecta tanto a hombres como a mujeres pero existe un componente genético multifactorial que predispone a ciertos individuos a padecer vitíligo.  El 20% de los pacientes que lo presentan tienen por lo menos un familiar directo con la enfermedad.

Asimismo, hay una fuerte evidencia genética del vínculo entre el vitíligo y otras enfermedades autoinmunes como los trastornos tiroideos, particularmente la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Graves; endocrinopatías como la enfermedad de Addison y la diabetes mellitus. Otros trastornos asociados son la alopecia areata, lupus eritematoso sistémico, enfermedad inflamatoria intestinal, artritis reumatoidea, psoriasis y síndrome poliglandular autoinmunitario.

Los pacientes con vitíligo presentan manchas en la piel de color blanco tiza o blanco leche que generalmente aparecen con mayor frecuencia en las manos, antebrazos, pies y la cara. En la cara se observan normalmente alrededor de la boca y los ojos. Estas lesiones  se agrandan a un ritmo impredecible y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluidas las mucosas.

Si la persona no se protege del sol, puede sufrir quemaduras solares severas debido a que las áreas despigmentadas son más propensas a los rayos UV, pudiendo generar lesiones premalignas y hasta cáncer de piel. Si los afectados con pieles claras evitan el bronceado, reducen la visibilidad del vitíligo.

Existen distintos tratamientos que pueden ayudar a la persona a obtener una repigmentación satisfactoria pero no para todos funciona debido a que dependerá de las características individuales, problemas emocionales, el tipo de vitiligo, la estabilidad de las lesiones y el estado inmunológico.

El vitíligo no se cura por completo pero con los tratamientos se puede controlar la destrucción de los melanocitos o estimular su crecimiento en las áreas afectadas.  Estos pueden incluir enfoques farmacológicos, físicos y quirúrgicos o una combinación de diferentes procedimientos. El tratamiento quirúrgico sólo se recomienda a pacientes con vitíligo estable (sin cambios en el número de lesiones o morfología) y para los casos en los que otros métodos no tuvieron resultados significativos.

“Si el paciente con vitíligo no recibe apoyo familiar y social se puede sentir mal y experimentar una baja autoestima, discriminación en el trabajo, mirada insistente de otras personas, depresión, y vergüenza tanto en las relaciones sociales como sexuales. Las emociones negativas de la depresión y ansiedad están relacionadas con un desequilibrio químico que afecta al sistema inmune y puede ser un factor de riesgo en la afección de la piel y tejido celular subcutáneo”, explicó la Dra. Gilda Mancini, dermatóloga adscrita a Sanitas Venezuela.

La especialista indica que existe una mayor repercusión en la calidad de vida de las mujeres porque es un padecimiento que afecta la estética  y son las que más asisten a consulta buscando soluciones.

La Dra. Gilda Mancini concluye brindando las siguientes recomendaciones para las personas con vitíligo:

  • Conocer sobre su enfermedad, porque solo así, mejorará la calidad de vida.
  • Acudir al dermatólogo si observa la presencia de manchas en la piel.
  • Consultar con el especialista las distintas opciones de tratamiento que se encuentran disponibles. Aprender más sobre el vitíligo puede ayudar a decidir lo que es mejor para cada paciente.
  • Usar diariamente protector solar en la piel que no esté cubierta por ropa. Una quemadura solar puede empeorar el vitíligo. Se recomiendan los protectores solares con protección UVA / UVB, con Factor de Protección Solar (SPF) de 30 o más y resistentes al agua. Se debe aplicar 30 minutos antes de la exposición solar y reaplicarlo cada dos (2) horas, incluso en días nublados y después de estar en el agua o sudar.
  • Usar ropa que brinde protección contra la luz ultravioleta.
  • No exponerse a camas de bronceado ni lámparas solares.
  • Existen productos cosméticos (maquillajes o los autobronceadores) que pueden utilizar los pacientes que no desean tratarse o los que no han tenido una respuesta satisfactoria al tratamiento.
  • No tatuarse porque puede causar el fenómeno de Koebner, apareciendo de nuevo la mancha de vitíligo en la zona dañada en los días posteriores (10 a 15 días).

Fuente

http://notipascua.com/

Facebook Comentarios
x

Check Also

Un poco de estrés puede hacernos vivir más y mejor

Un poco de estrés puede ser bueno para la salud; al menos para la celular. Un equipo de la Northwestern University (EE.UU) descubrió que un poco ...