Home / Noticias / Vida y Salud / El desayuno debe cumplirse a pesar de la crisis y la escasez

El desayuno debe cumplirse a pesar de la crisis y la escasez

Existen opciones relativamente económicas para la comida de la mañana.

No se debe abusar del cereal con leche por su cantidad de azúcar

Una alimentación balanceada es lo que recomiendan los nutricionistas. Sin embargo, a muchas familias venezolanas se les ha hecho casi imposible cumplir con este plan alimenticio. De hecho, el desayuno es uno de los platos del que los padres han optado por prescindir con el objetivo de economizar o porque no consiguen muchas opciones en el mercado.

Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, explica que el cuerpo no está hecho para el ayuno. En los niños por ejemplo, puede traerles consecuencias a corto y largo plazo.

Esto también aplica al sustituirlo, pues así como hay familias que no tienen posibilidad de ofrecerles desayuno a sus hijos, también hay quienes lo reemplazan por chucherías o, en su defecto, por productos de la cesta básica que no contienen los nutrientes necesarios para un desarrollo físico óptimo.

Nixa Martínez, presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela, agrega que al desayunar se adquieren las energías necesarias para el resto del día y por este motivo no se puede sustituir ni omitir.

“El organismo de un niño está en constante formación y necesita de tres nutrientes esenciales: grasas, carbohidratos y proteínas”, asevera la experta.

Por su parte, Urbina subraya que actualmente muchos infantes están comiendo sólo dos o hasta tres veces al día cuando lo recomendable son al menos cinco, donde se incluyan comidas principales y meriendas.

Saber complementar

Aunque lo más recomendable es que los niños desayunen balanceadamente, ambos especialistas coinciden en que ante la situación de escasez por la que pasa el país, saber elaborar un plato a base de proteínas, vegetales y lácteos es esencial.

Martínez comenta que en caso de no tener carbohidratos, una tortilla, usando un sólo huevo preparado con vegetales como brócoli, espinaca, rúcula o acelga, acompañado de frutas, es suficiente.

“Con un par de huevos pueden desayunar dos personas siempre y cuando se cocinen con vegetales. Por supuesto, hay que variar el menú pues no todos los días se puede comer así”, añade la experta.

Por su parte, el doctor agrega que cuando se omite el desayuno, el cuerpo usa las grasas y proteínas que tiene de reserva para poder trabajar durante el día. Esto ocasiona desgaste en el organismo. “Por eso muchos niños se quedan dormidos en clases. En el futuro podrían ser personas sedentarias”, puntualiza el especialista.

En el mismo orden de ideas, Urbina añade que puede llegar un momento en el que el niño deje de sentir hambre y para evitar esto, es vital agregar vegetales en el desayuno.

“Los padres deben acudir a un especialista para recibir opciones nutritivas. He visto cómo las madres hacen arepas de ocumo o le agregan a la harina zanahoria o remolacha para rendirla más. Esto ayuda también a contrarrestar la pérdida del apetito”, indica el doctor.

Ausencia escolar

Estudios realizados por Cáritas Venezuela reportaron que hasta abril, la desnutrición aguda sobre todo en niños menores de cinco años, era de 11,1 puntos, muy por encima de los 8,9 de diciembre del año pasado. Esta investigación fue realizada en Zulia, Caracas, Miranda, Vargas y en 29 parroquias.

Janeth Márquez, directora de la organización, advirtió en el informe que esa precaria alimentación está causando el aumento del índice de ausencia escolar entre los niños.

“Las mamás dejan que los niños duerman más para darles sólo almuerzo y cena. Esta situación también provoca un quiebre en el hogar porque muchas familias mandan a sus hijos a otros lugares, al campo, para que puedan comer”, dijo.

Fuente

Kelly Vaquiro

El Universal

Facebook Comentarios
x

Check Also

Cómo evitar que tu hijo se orine en la cama

Caracas.- Muchas madres les causa alarma que su hijo de 4 años se orine en la cama, en ese momento llegan las incómodas comparaciones: ...