Home / Noticias / Caminar luego de comer previene la diabetes

Caminar luego de comer previene la diabetes

caminarr

Caminar, en eso radica uno de los métodos más sencillos, gratis y asequibles para mantener la diabetes tipo 2 bajo control; en especial si se realiza por unos 10 minutos después de cada comida, reveló un estudio internacional divulgado en la última semana.

La recomendación proviene de investigadores de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, quienes aseguran que caminar después de comer es útil para reducir los niveles de azúcar en la sangre. Hasta ahora, el consejo para los diabéticos era moverse al menos 30 minutos diarios, sin especificar un momento del día.

El doctor Andrew Reynolds y sus colegas quisieron determinar cómo obtener el mejor beneficio de una caminata. Así dividieron a 41 pacientes con diabetes tipo 2 en dos grupos: unos caminarían media hora diaria, durante dos semanas, y los otros 10 minutos después de cada comida, por igual período de tiempo.

Cada voluntario recibió, además, un acelerómetro para calcular su actividad física y otros dispositivos que miden el nivel de azúcar en la sangre cada cinco minutos.

Problema en alza

Al cabo de un mes, los investigadores observaron que los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas cayeron 12%, en promedio, en el grupo de pacientes que caminaba por 10 minutos tras comer, en comparación con quienes lo hacían en cualquier momento del día.

“La mayor parte de este efecto provino de una reducción significativa de 22% del azúcar en la sangre, sobre todo al caminar después de las comidas de la tarde, que habitualmente eran las más pesadas en hidratos de carbono, y eran seguidos por un período de mayor sedentarismo durante el día”, explica el doctor Reynolds.

A su juicio, promover esta recomendación puede significar una mejora en la calidad de vida de los pacientes, los que cada vez implican un mayor número de personas.

“Los beneficios relacionados con la actividad física después de las comidas sugieren que las directrices actuales deberían modificarse para especificar la actividad después de la comida, sobre todo cuando estas contienen una cantidad sustancial de hidratos de carbono”. Esto, dice Reynolds, puede favorecer el control de la enfermedad y prevenir sus complicaciones.

Jim Mann, otro de los autores de esta investigación, precisa que el manejo de la glucosa después de las comidas se considera como un objetivo importante en el manejo de la diabetes tipo 2, debido que contribuye a elevar los niveles de azúcar en la sangre y el riesgo cardiovascular.

Muy de la mano del sobrepeso y la obesidad, así como del sedentarismo, los casos de diabetes tipo 2 se han disparado en las últimas tres décadas en el planeta. Mientras en 1980 había 108 millones de personas con esta enfermedad, actualmente la cifra supera los 422 millones de afectados, según un informe divulgado este año por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La investigación del doctor Reynolds fue publicada esta semana en la revista Diabetología. Un segundo estudio incluido en la misma publicación y realizado en el Reino Unido, también muestra que el aumento de actividad física aporta un mayor beneficio en el control de azúcar en la sangre.

Prevalencia

En Uruguay, hay 270.000 que la padecen tipo 2, pero entre un 20 y 30% lo desconocen, según informó la Asociación de Diabéticos a Canal 12.

“Recientemente se ha constatado un aumento del número de casos notificados de diabetes de tipo 2 entre los niños y los adolescentes, hasta el punto de que en algunas partes del mundo la diabetes de tipo 2 es el que más abunda entre los niños”, agrega el estudio.

Según la OMS, el aumento mundial de la obesidad y de la inactividad física en la infancia está desempeñando un papel decisivo en este tema. Por ello, la organización insta a “. alimentarse de modo sano y adoptar unos hábitos de vida saludables”. Todo esto “constituye una fuerte defensa frente a la enfermedad”, concluye el estudio internacional.

Atendiendo este problema para esta población, la Asociación de Diabéticos uruguaya brinda talleres educativos con el objetivo de mejorarles la calidad de vida. “Priorizamos este rango de edad ya que es cuando el niño puede adquirir las destrezas necesarias para comenzar el proceso de aprendizaje e independencia que necesitarán en su vida con diabetes”, señala la organización.

Enfermeros, asistentes sociales, nutricionistas y psicólogos brindan ayuda a estos niños en campamentos especiales para que sean más responsables en el control de la diabetes.

Fuente

El País

Comentarios Facebook

comentarios

x

Check Also

Aragua/ Reportan colapso de cloacas en Turmero

Desde hace tres meses en la calle Carreño, del Casco central de Turmero, municipio Mariño del estado Aragua, se encuentra una cloaca derramando sus ...