Home / Noticias / Simón García / ¿Hasta cuando?

Simón García / ¿Hasta cuando?

Los gobernantes, incluso Maduro que no lo ha sido del todo, se juzgan por la obra que hacen, las transformaciones que llevan a cabo y las innovaciones que producen para mejorar la calidad de vida de la gente y el desarrollo de su país. Cuando la gestión alcanza la valoración positiva de la mayoría adquieren la autoritas necesaria para solicitar apoyo a su labor.

           Pero ese no es el caso de Maduro. El país desaprueba su gestión y manifiesta un fuerte descontento con su actuación. Millones de venezolanos, que constituyeron la base popular del proceso que inició Chávez en 1999, se resisten a premiar sus errores. Unos ya se han decidido a votar por candidatos de la unidad y otros se han detenido en la estación de los indecisos, esperando aclarar dudas y temores.

           Se está produciendo una reformulación masiva de la conducta electoral en lo que constituyó una mayoría sólida durante más de una década. Ello constituye la expresión más relevante de que se ha iniciado un cambio de ciclo. En lo inmediato va a determinar el tipo de mayoría que van a obtener los ganadores en la elección parlamentaria y a mediano plano va fortalecer una ruta democrática para el relevo constitucional del actual presidente.

           La nueva mayoría plural está constituida por quienes han cumplido el papel de         oposición y quienes alargaron su respaldo al gobierno hasta que se convencieron de que la cúpula de Miraflores no tenía interés en adoptar soluciones de fondo para aliviar las actuales calamidades económicas y sociales. Esa nueva mayoría es el primer paso hacia la unificación de los venezolanos y permite coincidir o competir, en términos efectivamente democráticos, en el contenido que debe tener el inicio de una nueva época en el país.

           Sus dos principales vertientes comparten el juicio sobre la involución del país y perciben el riesgo inminente de pasar de un Estado fallido a una sociedad arruinada. Es una catástrofe en curso. La evaluación llevada a cabo por organizaciones internacionales da el siguiente resumen sobre la situación de Venezuela: en libertades políticas, de 195 países calificados por Freedom House, Venezuela ocupa el lugar 192; en libertades económicas, de 178 países calificados por Heritage, ocupa el lugar 176; y en el índice de Transparencia Internacional, relacionado con la corrupción, de 175 países ocupa el lugar 161.

           Si todo sigue igual, el futuro será peor. Según las proyecciones el 2016 agravará dos males letales. Una contracción económica del 6% y una inflación que podrá estar en 200%. Ya somos la séptima economía de la región, tras Perú y nuestro PIB ya está 50% por debajo del de Colombia.

           La pregunta que todos se hacen es simple: ¿hasta cuando vamos a seguir cuesta abajo en la rodada? La respuesta es que ya esta bueno ya. No es posible mantenerse indiferentes a la destrucción que está llevando a cabo este modelo y este presidente. Tampoco es posible no ver las colas ni la gente buscando remedios desaparecidos o golpeados por los precios de lo que logran comprar cuando van al mercado.

           Haber votado antes por Maduro no supone ser culpable de los desastres que él ha ocasionado. Pero, votar ahora por sus candidatos, en una elección que la gente está convirtiendo en un preaviso, es darle la espalda a los cambios que todo el país quiere.

@garciasim

Autor: Simón García

Otros artículos de: Simón García

Facebook Comentarios
x

Check Also

Eleazar Díaz Rangel / ¿Qué pasaba en PDVSA?

Caracas.- Resultaba inconcebible que habiendo tanta corrupción y graves manejos irregulares, sin ningún control, en el más alto nivel de la industria petrolera no ...