Home / Noticias / Simón García / Hora de decidir

Simón García / Hora de decidir

 

Ya no es posible ocultar que todo el país quiere un cambio. Muchos oficialistas han llegado a la conclusión de que la mejor manera de defender el proceso que ellos han sostenido es cambiando la política y si es el presidente quien se resiste, cambiando al Presidente. Nadie quiere prologar una situación que cada día se hace más insoportable: la gente ya no puede comprar ni el combito completo de los operativos comunales.

Más de la mitad de quienes votaron por el PSUV hace dos meses, ahora exigen cambios porque no soportan que el país siga por este mal camino. Sólo los seis fantásticos de la cúpula gubernamental siguen repitiendo lo de la guerra económica como otra versión del cuento del gallo pelón. Los que viven de los privilegios del modelo se niegan a cambiarlo.

A Maduro ya la crisis se lo comió. Pero lo que no quiere la base popular del oficialismo es que el proyecto que han sostenido se pierda por defender al puñado de boliburgueses que asaltó la renta petrolera. El militante que va a mercal y hace su cola, sabe que no se puede rescatar la economía productiva con porroncitos ni con la misma receta que se usó para liquidarla. El que todavía conserva un hilo de fe en la revolución, que si existió alguna vez ya no es tal, sabe que sin cambios es inevitable quedar atrapado en la jungla de calamidades de la crisis y simple cuestión de azar pasar a ser víctima de un malandraje que actúa con impunidad.

A Maduro lo perdió su incapacidad para decidir. Permitió que la crisis llegara a los términos actuales de sobrevivencia y de empeoramiento de todo, desde los servicios a la educación; desde el transporte a la falta de luz y de agua; desde ser exportadores a no tener divisas con que importar los alimentos y las medicinas que necesitamos. Somos un país que está en rojo en todo, el último en la fila de todas las naciones de nuestro Continente y primero en el mundo en homicidios, inflación y corrupción. ¿A quién le puede gustar vivir en un país así?

Maduro no dio la talla. Y no es justo que treinta millones paguen por las responsabilidades de uno. ¿Qué puede hacer distinto a lo que ya ha hecho? ¿A dónde más quiere llevar el colapso del país? Es hora de que el presidente comience a pensar en la lección de Emparan.

Tiene que darle paso a otro o si quiere mantenerse en el cargo tiene que aceptar medir su aceptación en un referendo revocatorio. Buena parte de los que votaron por él ahora claman porque de un paso que favorezca una solución. El agravamiento de sus condiciones de vida los ha convencido que vamos por mal camino y que enfrentados al vecino que opina distinto es más difícil taparear una situación que afecta por igual a los que están con el gobierno y a los que apoyan a la oposición. En la gente se está moviendo la reconciliación.      

Si el pueblo puso a Maduro, el pueblo puede quitarlo. No hay derecho a hacer guerra para impedir, torciendo la Constitución, que sea el soberano el que decida democráticamente. Si el PSUV se opone a que Maduro renuncie, entonces que se acuerde con la oposición para celebrar un referendo sin ponerle trabas.

Lo importante es proporcionarle al país una vía para que el pueblo solucione pacífica, constitucional y democráticamente una crisis que nos está destruyendo a todos. Abrir, nuevamente entre todos, una nueva etapa.

@garciasim

Otros artículos de: Simón García

Facebook Comentarios
x

Check Also

Diego Ranuárez / San Juan desde una ventana

San Juan de los Morros.- Los que nacimos acá podemos decir muchas cosas de nuestro pueblo: nos salvamos de la mayoría del caos político ...