Home / Noticias / Opinión / Sergio García Ponce / El curioso caso de los sobrinos Efraín y Franqui Flóres

Sergio García Ponce / El curioso caso de los sobrinos Efraín y Franqui Flóres

El año pasado, los sobrinos de la primera combatiente, Efraín y Franqui Flóres, cayeron inocentemente en la vil trampa montada por el Departamento de Estado norteamericano para intentar desprestigiar a los candidatos del chavismo a la Asamblea Nacional, cuya elección se realizó en diciembre pasado; así como al Estado venezolano y las FARC de Colombia. Actualmente, Efraín y Franqui son enjuiciados en la corte del distrito sur de Nueva York, acusados por la fiscalía gringa del presunto tráfico de 800 kilos de cocaína provista por las FARC de Colombia, con destino EEUU vía Honduras.

Toda esta farsa del imperialismo se planificó a principios de agosto de 2015, cuando el presidente Maduro anuncia los candidatos del PSUV; entre ellos Cilia Flóres, diputada para el estado Cojedes. En ese momento, dicho Departamento de Estado se propuso “tougher action” (“acciones más fuertes”); instruyendo a la Administración para el Control de Drogas (DEA, siglas en inglés) desarrollar un plan encubierto de desprestigio.

Aparecieron entonces dos funestos narcotraficantes internacionales: CS-1 alias “el mexicano” y CS-2 (códigos de la DEA para encubrirlos) quienes el 23 de octubre inician la operación ilegalmente en Caracas, haciéndose pasar como corredores internacionales de seguros de empresas petroleras; contactando a Efraín y Franqui para concretar negocios en Panamá, Honduras y Haití. Aquí una primera curiosidad: hoy en día CS-1 y CS-2 se encuentran privados de libertad en una cárcel de Nueva York, imputados de conspirar en la distribución de droga en EEUU y por mentirles a la DEA entre 2012 y 2016.

Supuestamente el 27 de octubre ocurre un nuevo encuentro en Caracas, donde CS-1, según testimonia en el juicio, se identifica como integrante del cártel de Sinaloa para colaborar en la campaña de Cilia Flóres; presentando en el tribunal una grabación donde pareciera que Efraín y Franqui manipulan un ladrillo de cocaína para venderlo a un comprador no identificado. Video que cuestiona la defensa de los Flórez por su dudosa autenticidad. Cabe señalar aquí una segunda curiosidad: CS-1 testifica además haber ofrecido $ 20 millones a Efraín para la campaña de su tía, quien presuntamente aceptó; sin embargo, CS-1 agrega en dicho testimonio que este pago nunca se concretó.

El 10 de noviembre, Efraín y Franqui junto a otras personas viajan a Haití para finiquitar un supuesto contrato petrolero acordado con CS-1 y CS-2; pero al aterrizar en el aeropuerto, son abordados por “policías enmascarados” que los conducen a unas oficinas para interrogarlos, sin percatarse que iban simultáneamente a sembrar 800 kilos de droga en el avión privado donde viajaban. Después son secuestrados y trasladados a Nueva York en un avión de la DEA; pero ocurre entonces una tercera curiosidad: Efraín y Franqui son imputados por traficar droga en el avión, mientras que los capitanes de la aeronave y los otros dos pasajeros regresan a Venezuela sin acusación alguna. Por eso una cuarta curiosidad para justificar tal regreso de los demás: la DEA cambia su acusación contra los Flórez señalando que la droga supuestamente comisada (800 kilos de cocaína) no estaba en el avión que llegó a Haití sino en un yate anclado en República Dominicana, producida por las FARC y con destino a Honduras y EEUU. Información que fue profusamente divulgada por los medios mercantiles de comunicación el 13 de noviembre, justo un mes antes de las elecciones parlamentarias.

La quinta curiosidad consiste en una fotografía presentada en el juicio como posible evidencia del referido tráfico y que fue tomada el 4 de octubre de 2015 en Honduras; donde se observa a Efraín y Franqui supuestamente conversando con dos informantes confidenciales de la DEA: CW-1 alias “el sentado” y CS-3 alias “el colombiano”, siendo el primero asesinado en diciembre por ajuste de deudas por $ 1 millón. Tal foto es igualmente cuestionada por la defensa de los Flóres, debido a su dudosa autenticidad.

Y una sexta curiosidad, CS-3 afirma en el juicio que grabó las conversaciones que sostuvo con Efraín y Franqui en Honduras, entregándolas supuestamente a CW-1 a cambio de $ 400 mil; sin embargo, dichas grabaciones no las ha presentado la DEA en el juicio aduciendo que CW-1 aparentemente las destruyó.

Como podemos ver, falsos testimonios, informantes no identificados, delincuentes, presos y uno asesinado; además, evidencias manipuladas, pruebas inexistentes, pruebas que no se consignan o pruebas circunstanciales que se han presentado en ese tribunal neoyorquino en contra de Efraín y Franqui Flóres, cuyo desenlace lo conoceremos la semana entrante, cuando la experticia constate la falsedad de las evidencias presentadas. Pero, independientemente de ello, tal “tougher action” resulta un auténtico bodrio del Departamento de Estado norteamericano que intentó desprestigiar en su oportunidad a los candidatos chavista, así como una vez más a nuestro país y a las FARC.

Fuente: Aporrea

Facebook Comentarios
x

Check Also

Diego Ranuárez / Sobre la educación superior en tiempos de necesidad

  San Juan de los Morros.- La educación, en todos sus niveles, es algo imposible de negar como importante, el adquirir conocimientos nos hace ...