.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Nicmer N Evans / Nícmer Evans / Sobre qué hacer: Las fuerzas vivas

Nícmer Evans / Sobre qué hacer: Las fuerzas vivas

De diagnósticos y denuncias estamos saturados. Todos sabemos en el desastre que estamos, pero también estamos seguros que quienes tienen el poder, ya sin proyecto, sin mística, sin épica y sin apoyo popular, igual no van a querer dejarlo democrática o voluntariamente.

Pero también estamos seguros que no hay autoritarismo que resista a un pueblo organizado y en lucha, el problema es que hoy los partidos políticos, todos, han contribuido a la disolución de la capacidad organizativa y dirigencia social de las fuerzas vivas de este, nuestro país.

Diagnosticar y caracterizar a los factores y sectores sociales desmovilizados sería largo y tedioso, sin embargo lo que es importante señalar es que tanto el gobierno del Presidente Chávez, como el uso y abuso de los partidos políticos de la oposición han desgastado, cooptado, divido y debilitado a las fuerzas vivas, léase: trabajadores, estudiantes, profesores y docentes, pensionados, transportistas, campesinos, juventud, mujeres, afrodescendientes, GLBT, ambientalistas, por los derechos humanos y un largo etc.

Los partidos políticos, siempre necesarios, pero que no han podido ser útiles para poder generar los cambios que ofrecen, nuevamente, como en la década de 1990, han perdido credibilidad (insisto: todos). Es por ello que hoy es más imprescindible que nunca que las banderas de la movilización social sean agitadas por quienes viven y padecen los problemas reales y desean más que el resto, que sean resueltos. Los partidos políticos deben pasar a la retaguardia, pero motorizando, acompañando y facilitando que las fuerzas vivas logren su reactivación.

Si los partidos u organizaciones políticas, cualquiera de cualquier bando, incluso los de nuevo tipo como Marea Socialista (MS), pretenden conducir y protagonizar las movilizaciones de calle, sin dar el rol estelar a quienes deben tenerlo: las fuerzas vivas organizadas, estarán destinas al fracaso.

En lo personal confío en organizaciones democráticas como Marea Socialista y otras que surgen del seno del descontento con el PSUV y la MUD, y si logran atinar en una relación entre iguales con los diversos sectores sociales, estoy seguro que se podría activar una poderosa movilización social que agitaría los cimientos del poder en un mediano plazo.

Las condiciones están dadas, ahora sólo depende de la voluntad y la claridad política.

Fuente: Aporrea

Facebook Comentarios
x

Check Also

Toby Valderrama Antonio Aponte / El conejo va saliendo del sombrero

Se montó la constituyente, un triunfo a medias, los oportunistas saben que ahora están obligados a definiciones, se caerán las caretas. Es así, la ...