.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Nicmer N Evans / Nicmer Evans / “Ni maduro ni Donald Trump”

Nicmer Evans / “Ni maduro ni Donald Trump”

Andrés Manuel López Obrador, líder político mexicano, aspirante por tercera vez a la Presidencia de México (hoy con amplias posibilidades de representar la primera opción frente la crisis social, económica y política que vive su país), ante la crítica que se le hace a todo aquel que se declara de izquierda al asociarlo con Chávez y ahora con Maduro, respondió de manera absolutamente contundente: “Ni Maduro ni Donald Trump”, cosa distinta a organizaciones de izquierda europeas como Podemos, cuya cúpula no ha podido zafarse de las fuertes vinculaciones económicas de financiamiento, que al final han deteriorado la potencialidad de esta organización que se ofreció como novedosa, y que ya parece del siglo pasado, o como algunas organizaciones de izquierda en Venezuela, que se han convertido en franquicias del madurismo pesuvista.

López Obrador ha dado en el clavo. Todo aquel que hoy quiera levantar las banderas de la izquierda en el mundo tendrá que hacer un esfuerzo inmenso por dejar claro que Nicolás Maduro no es de izquierda, y esto de inmediato no te tira a los brazos de las políticas neocoloniales de la política exterior de los gobiernos estadounidenses y de sectores económicos trasnacionales que alimentan esa línea de acción.

Maduro dejó de ser una referencia para la izquierda honesta ya desde el momento de poner en evidencia cómo manejó la enfermedad y muerte del presidente Chávez. Pero son muchas otras cosas las determinantes, tales como la creación de las zonas económicas especiales (2013) que transgredían ya para ese momento la Constitución bolivariana, o cuando impidió el referéndum revocatorio (2016), por no hablar de la brutal violación de los derechos humanos (2017) o la cantidad de presos políticos que hoy existen, sin dejar de lado la entrega de 12% del territorio nacional a más de 150 trasnacionales expoliadoras de la riqueza mineral y de la biodiversidad de nuestro ecosistema, gracias al desarrollo del decreto del arco minero del Orinoco.

Pero Obrador en esa frase, además, logra sintetizar claramente una realidad mexicana que se expresa también en nuestro país, ya que el respeto a la soberanía también se aplica contra el injerencismo extranjero, y es fundamental dejar claro que una cosa es la solidaridad internacional, valor que cree y promueve la izquierda mundial, y otra cosa es querer determinar los destinos de otros países así como lo pretende hacer el “Big Brother” estadounidense expresado hoy en la política de Donald Trump, por ejemplo, con el muro ante México.

La izquierda mundial, y la venezolana en especial, tienen un reto trascendente: cómo reconectarse con las necesidades de la gente, cómo hacer que la justa valoración del trabajo y la dignificación de la vida sean producto de una mayor conciencia ciudadana, y asumir que su destino estará determinado por concretar el ejercicio directo del poder político.

Pero, para ello, otro de los retos es desprenderse del discurso populista y demagogo, y de hiperliderazgos que desmoronan la posibilidad real de la democracia participativa y protagónica. Y eso aplica también para México.

Ni Maduro ni Donald Trump sintetiza el deseo de los pueblos de América Latina por ser independientes y soberanos, libres de populismo y demagogia.

Fuente: El Nacional

Facebook Comentarios
x

Check Also

José Nicolás Filizzola / Todos unidos a vencer la Ignominia y corrupción del régimen

El próximo domingo no debe quedarse nadie sin votar, debemos y tenemos que salir unidos todos a propinarle la paliza electoral que merece este ...