.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Máximo Blanco / Máximo Blanco / Una nueva sociedad

Máximo Blanco / Una nueva sociedad

Los seres humanos para vivir cada vez mejor hemos pasado a través de cuatro organizaciones económico-sociales, claramente diferenciadas en sus relaciones de producción. Estas se han venido sustituyendo en la medida en que la nueva sociedad ha traído más progreso que la anterior. Y esa ha sido la lógica para que de la comunidad primitiva pasáramos al esclavismo, luego al feudalismo y de este al capitalismo.

            Esta última formación económico-social capitalista lleva pocos siglos de existencia, y se ha consolidado porque ha aportado avances a la humanidad. El propio Carlos Marx así lo reconoce, cuando en el Manifiesto Comunista (1848) escribió, casi de manera épica, que: “La burguesía ha creado, durante su reinado de menos de un siglo, fuerzas productivas más masivas y colosales que la suma de las originadas por todas las generaciones anteriores”. De tal manera, que no hay dudas que este sistema ha elevado la productividad y la producción. Sin embargo, en el campo de la distribución y el consumo le llueven las mayores críticas. Por lo que, el problema de la pobreza en el mundo ha venido empujado a su transformación y a la búsqueda de una nueva organización socio-económica que traiga mayor desarrollo y justicia social.

En este último propósito, de superación del capitalismo, los partidarios de la propuesta de la sociedad marxista-socialista han realizado los mayores intentos, y la verdad verdadera ha sido que en todos los países donde se han efectuado los experimentos de este modelo estatista han terminado retornando al sistema de producción capitalista. Más de 48 países en el mundo han dado testimonios de este proceso de regresión. Lo cual evidencia, que el proyecto marxista no será la sociedad del futuro.

Hoy en Venezuela este ensayo también hace aguas, pues al cabo de 16 años solo ha traído atraso y pobreza para muestro pueblo. Los socialistas del siglo XXI cambiaron nuestro sistema político democrático por un régimen totalitario y autocrático. De trece mil empresas que teníamos cuando comenzó este sistema estatista solo quedan siete mil operando al 40% de la capacidad instalada. Ahora, exhibimos una economía recesiva (PIB de menos 10%), con un creciente costo de vida (inflación 200%) y una constante caída del ingreso real (salario mínimo de 37 dólares mensuales); donde, además, ha crecido el déficit de viviendas (necesitamos 3 millones de unidades), la inseguridad personal (70 asesinatos por cada 100 mil habitantes) y la pobreza relativa (55% de las familias venezolanas).

Por ello, conciente que el capitalismo no es el fin de la historia, los venezolanos debemos apostar a una nueva sociedad. Una que arranque en sintonía con la Constitución Nacional. Donde impere la democracia, la libertad y la justicia social. Una donde tal como lo establece la Constitución en su artículo 299, tenga una economía mixta y productiva; con presencia del estado y del mercado. Donde el factor trabajo no se sienta esclavo, y tenga interés por el resultado de la producción, para que pueda aumentar la productividad, y los incrementos de salarios no los pague el consumidor. Una nueva sociedad donde haya conciencia de que nada es gratis, de que todo tiene un costo y de que alguien tiene que pagar las transferencias que haga el estado. Una sociedad que apueste al desarrollo y a la distribución de la riqueza, sin sacrificar la libertad y la democracia. Donde se pueda vivir sin miedo, que el ingreso cubra la canasta básica familiar y los centros de distribución estén surtidos. Su nombre, por ahora no interesa, cuando ocurra el parto y se consolide será bautizada, como todas.

Autor: Máximo Blanco

Otros artículos de opinión de: Máximo Blanco

Facebook Comentarios
x

Check Also

José Nicolás Filizzola / Todos unidos a vencer la Ignominia y corrupción del régimen

El próximo domingo no debe quedarse nadie sin votar, debemos y tenemos que salir unidos todos a propinarle la paliza electoral que merece este ...