.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Máximo Blanco / Máximo Blanco / No Tendrá Futuro

Máximo Blanco / No Tendrá Futuro

El análisis que realiza Carlos Marx de las sociedades conocidas hasta su existencia tiene lógica. Sostiene que las relaciones de producción fueron cambiando, y consolidando nuevas formaciones económico-sociales en la medida que estas traían mayor desarrollo para la humanidad. Situación que para su entender no era más que mayor capacidad para producir bienes y servicios, en función de la satisfacción de las necesidades. Y en ese sentido, el marxismo sostiene que el modo de producción de la Comunidad Primitiva fue sustituido por la Sociedad Esclavista porque esta última trajo consigo mayor producción y productividad de medios para la subsistencia de los hombres. Semejante razonamiento formula para justificar la llegada del sistema económico Feudal, y para explicar la sustitución de éste por el presente modo de producción capitalista. Y la verdad, es que nadie pone en dudas que estas sociedades se superaron, unas a otras, porque aportaron mayor progreso y justicia social a la humanidad.

Ahora bien, la gran equivocación del economista Alemán estuvo en el diseño de la nueva sociedad que imaginó para la superación del capitalismo. Nadie niega que el sistema capitalista será superado por uno que signifique mayor progreso, productividad y justicia social. Pero como hemos estado afirmando en otros artículos, la verdad verdadera es que la sociedad socialista que propone el marxismo, y que somete al hombre a la esclavitud del estado, no ha superado al capitalismo. En efecto, más de 48 países que fueron sometidos, a la fuerza, a este experimento marxista fracasaron al nacer. Hasta el Vietnam del comunista Ho Chi Minh que derrotó al imperialismo norteamericano, ahora funciona bajo una base económica capitalista. Hoy solo Corea del Norte, Bielorrusia, Cuba y Venezuela se empeñan en mantener esta organización social que resta potencia a las fuerzas productivas, y niega el desarrollo y la libertad de los seres humanos.

En Venezuela ello está a la vista. Tenemos un régimen totalitario, estatista y militarista que día tras día niega los derechos políticos, económicos y sociales que garantiza nuestra constitución, y que además, después de quince años, en medio de un volcán de petrodólares, ofrece muestras de retrocesos. Hoy confrontamos una recesión económica con un PIB de menos 2,8%, que nos ha obligado a importar el 70% de los bienes que consumimos. Y además, la dependencia monoproductora-rentista-petrolera se ha extremado; después que nuestros ingresos en divisas la proporcionaba el petróleo en un 72%, ahora la dependencia es mayor, pues con un 96% vivimos exclusivamente de las exportaciones de este recurso. Hoy exhibimos la inflación más alta del planeta y un salario real cinco veces menor que el promedio de los países de América Latina. Y por si fuera poco, un reciente estudio realizado por la USB, la UCAB y la UCV revela que el 48,4% de los hogares, para el 2014, están por debajo de la línea de pobreza, cuando para 1998 era del 45%. Sin dudas, ahora tenemos una Venezuela con mayor pobreza. Y una vez más se hace evidente que la sociedad anunciada por el marxismo no tendrá futuro.

Facebook Comentarios
x

Check Also

Luis Vicente León / ¿Quién gana las regionales?

Pedro Penzini preguntó cuántas gobernaciones podría ganar la oposición y mi respuesta inició con un dimensionamiento teórico: “Si las elecciones tuvieran participación plena y ...