Home / Noticias / Opinión / Máximo Blanco / Máximo Blanco / Depreciación del Bolívar

Máximo Blanco / Depreciación del Bolívar

Para el 2008 cuando el Régimen realizaba la reconversión monetaria y anunciaba que íbamos a tener un bolívar fuerte, expresamos, sin temor a equivocarnos, a través de diversos medios, que la verdad verdadera era que pronto tendríamos un bolívar débil, que la inversión en las denominaciones de los nuevos conos monetarios se perdería, porque la inflación los despreciaría y anularía su poder de compra. Y a la vista de todos, esta la equivocación del gobierno.

Hoy el problema es más grave ya no se usan las monedas como medios de cambio. Los billetes perdieron su poder adquisitivo. Cancelar una hamburguesa con su respectivo refresco significa sacar aproximadamente unos 60 billetes de bolívares 50. Los comerciantes cancelan los pagos a sus proveedores en cajas llenas de billetes y en cajas se llevan los depósitos a los bancos. Hasta los buhoneros están colocando puntos de ventas para no perder clientes, pues a los consumidores se les dificulta cargar abultadas pacas de billetes en los bolsillos.

El gobierno no aborda el problema, peor aún trabaja para agravarlo. Constantemente imprime dinero inorgánico, que acelera la inflación y deprecia el valor del bolívar. Este crecimiento de la liquidez monetaria no se detiene. Cerramos el 2015 con una circulación de 4 billones de bolívares, y para el mes de agosto del presente año, la corriente monetaria montaba los Bs. 5.7 billones. Esta carrera es tan fuerte que el gobierno ha optado por importar billetes, debido a que la casa de la moneda, ubicada en Maracay, carece de suficientes insumos para cumplir con sus exigencias. Los medios de comunicación han dado testimonios de la llegada al país, durante el presente año, de varios Boeing 747 con importaciones de billetes. Esta situación ha llevado a que el valor intrínseco de los billetes (Costos) sea superior a su valor extrínseco (Valor nominal); debido a que las estimaciones ubican el costo de impresión de un billete de Bs. 100 en aproximadamente Bs. 150.

Ante esta situación, para disminuir el volumen de billetes, bajar los costos de impresión y facilitar la operatividad de los cajeros automáticos, los expertos han venido exigiendo billetes de mayor denominación. Esta demanda es pertinente, pues es claro que es más fácil manipular memos billetes con mayor valor; los cuales además tendrían un costo menor de impresión; y ahorraríamos tiempo en todas las operaciones bancarias.

Recientemente la Asamblea Nacional debatió el tema y el gobierno se hace el loco. No quieren cambiar el cono monetario, debido a que ello significaría reconocer la existencia de la inflación, fenómeno que tendríamos que atacar conjuntamente para frenar definitivamente la depreciación de nuestro signo monetario. Lo que significaría aumentar la producción interna y no enjugar el déficit fiscal con dinero inorgánico; con lo cual quedaría enterrada la fabula de la “Guerra Económica”.

Facebook Comentarios
x

Check Also

Luis Enrique Sánchez P / Maduro y el azucar

Jueves,16 de noviembre de 2017.- Con admiración, casi con sorpresa vimos la nota sobre la orden de incrementar la producción de azúcar impartida por ...