.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Luis Vicente León / Luis Vicente León / Una mirada a los anuncios cambiarios

Luis Vicente León / Una mirada a los anuncios cambiarios

Un mes y medio después que el Presidente anunciara que se tomarían medidas cambiarias, el ministro de Finanzas y el presidente del Banco Central dieron algunos detalles sobre las mismas. Aunque ya se sabía que la decisión no sería la óptima, debido a que fue descartada la unificación cambiaria que permitiría reducir los vicios típicos del sistema de cambios múltiples, lo dicho por ambos voceros no mejora las opiniones sobre el sistema e inmediatamente afecta el valor de la deuda venezolana.
Entre las razones que generan incertidumbre, se encuentra la tozudez del Ejecutivo por mantener tasas de cambio artificialmente bajas y evadir, al menos en el discurso, la devaluación real del tipo de cambio, indispensable para rescatar algunos equilibrios perdidos, aunque insuficientes para resolver la crisis económica del país. Cuando en diciembre se anunció que habría una fusión de los sistemas Sicad I y Sicad II, lo lógico era esperar que el tipo de cambio resultante se ubicara en un nivel intermedio, tendiendo más hacia los 50 Bs/USD del Sicad II, al ser esta tasa la que más se aproxima al tipo de cambio de paridad. Sin embargo, el Gobierno anuncia que las subastas del “nuevo” Sicad arrancará con una tasa de referencia de 12 Bs./USD, una decisión inadecuada, que ratifica el error de sobrevaluación que explica parte importante de la crisis.

Una ganga

Adicionalmente, los cupos de viajeros y de compras electrónicas se mantendrán a tasa Sicad, lo que representa una verdadera ganga para una actividad que no es prioritaria para los intereses de la nación. Sin duda, esto impulsará aún más la demanda de divisas y estimulará los “raspa cupos” que amplifican el problema. Como si esto fuera poco, se pretende que el Cencoex, cuya tasa se mantendrá fija en 6,30 Bs./USD (la tasa más absurda del mercado), cubra el 70% de las importaciones.

Todo lo anterior, nos deja escépticos sobre la capacidad para atender el problema de desabastecimiento, pues el bolívar continuará sobrevaluándose en un contexto de elevada demanda y poca oferta de divisas, lo que dificultaría aún más las importaciones de materias primas y productos terminados. Sería pertinente que el Gobierno explique con cuáles dólares se cubrirán las importaciones a tasas de 6,30 Bs./USD y 12 Bs./USD, si los ingresos petroleros están cayendo en más del 50%.

De igual modo, sería interesante saber cómo hará para impedir las prácticas perversas de corrupción y arbitraje que este sistema de cambios múltiples genera.

Frente a estos errores de bulto, la buena noticia es que se permitirán las operaciones de mercado abierto en el nuevo Sistema Marginal de Divisas (que por cierto, en vez de marginal debería ser general), lo que representa una pequeña ventana que se abre para dar oxígeno al mercado. Legalizar el intercambio de divisas a una tasa producto de la oferta y la demanda, sin restricción de cantidades y burocráticas, podría favorecer a muchas empresas y personas que se han visto marginadas por los sistemas oficiales. Sin embargo, aún es pronto para hacer valoraciones, siendo necesario ver si se trata de un mercado de libre flotación y si existe suficiente oferta de divisas como para soportar la demanda.

Seguimos entonces en una situación delicada en materia cambiaria, por temor a tomar medidas duras pero necesarias. Mantener dos tasas artificialmente bajas no impedirá que haya inflación, pero lo que sin duda logrará es mantener niveles de ineficiencia y corrupción.

luisvleon@gmail.com

@luisvicenteleo

Fuente: LUIS VICENTE LEÓN |  EL UNIVERSAL
Facebook Comentarios
x

Check Also

Eleazar Díaz Rangel / Investigaciones pendientes

No es concha de ajo eso de presentar ocho proyectos de leyes para su estudio y aprobación en la Asamblea Nacional Constituyente, todas ellas ...