.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Luis Eduardo Bello / Luis Eduardo Bello / Crónicas de la inconformidad

Luis Eduardo Bello / Crónicas de la inconformidad

La revolución comunista

Ganó “guerra económica”

Tal como el cazador que le tiene miedo al cuero del tigre

que él mismo mató, ahora Maduro, asustado, quiere sacudirse el ruinoso botín que le reportó la gloriosa victoria de su heredada conquista. La guerra económica que denuncia Maduro es cierta, pero olvida quién la declaró, contra quién y quién la perdió. Olvida la tropical versión de Goliat, que fue su mentor, el finado Chávez, quien con el empleo ventajista de poderosas armas de destrucción económica, como las expropiaciones, las confiscaciones y las persecuciones, puso en fuga al cobarde dinero, acabó con el empleo, la productividad y la abundancia, cuando abrió hostilidades contra el capitalismo, contra la propiedad privada, contra la empresa privada, contra los empresarios, contra los inversionistas, a quienes venció para tratar de imponer el socialismo que según Fidel Castro es el mismo comunismo. Ahora a Maduro no le gusta la cosecha de su victoria, hambre, necesidad, enfermedad, desolación y ruina. Ahora no encuentra a quien culpar de su éxito.

La MUD da la razón a Maduro

cuando no apoya al empresario

El caso es deplorable porque es   todo lo contrario. Aparentemente la MUD no apoya la agresión y la calumnia permanentes del gobierno socialista (comunista) contra la propiedad privada, contra la empresa privada y contra los empresarios, pero no lo expresa, no dice nada, se lo guarda como un secreto íntimo. Cuando la infamia socialista los acusa falsamente de la fulana guerra económica, el empresariado se defiende solito mientras la MUD, en una actitud contemplativa que raya en lo sospechoso, afirma con la cabeza pero no confirma con la palabra. No dice nada, pareciera que le diera pena defender al aliado o que se cuidada del “qué dirán”. No obstante los recelos de la MUD sus socios de COPEI no han dudado en condenar públicamente las agresiones contra la empresa privada. La MUD debería saber que el llamado bravo pueblo opina que el que calla otorga. Es decir, si la MUD no dice nada debe ser que Maduro tiene razón

La MUD acepta que los rojos

mientan sobre Estados Unidos

El gobiernito tiene a los americanos como la “paga peos” del escritor Francisco Herrera Luque en su libro “Los amos del valle”. Se trataba de una esclava a quién la vieja mantuana culpaba y golpeaba por los peos que se le salían a ella durante la misa en la catedral de Caracas. Obama dijo de Chávez que lo usaba para culparlo de su fracaso. Bueno, los yankees que se defiendan solos de los insultos y calumnias del madurismo, pero que la MUD acepte calladamente que los rojos metan embustes sobre lo que nos han hecho y hacen los gringos para engañar a los venezolanos, es una irresponsabilidad intolerable. Oído al tambor..! El silencio de la MUD convalida los embustes del gobiernito.

La burguesía parasitaria

es la honrada clase media

El gobierno marxistoide odia a la clase media porque no la puede manipular. La desprecia porque por esfuerzo propio logró superar los estragos de la ignorancia y las miserias de la pobreza, que es la peor forma de la violencia, dicho por Gandhi. Estos productivos ciudadanos que pagan impuestos, revolucionaron su deplorable origen, asistiendo temprano y con empeños de superación a las escuelas primarias que están abiertas gratuitamente desde los tiempos del llamado “ilustre americano”, el presidente Guzmán Blanco. Los liceos y universidades, igualmente gratuitos, aún orientan el cultivo del talento en infinidad de oficios, guían pininos empresariales y doctoran vocaciones en profesiones superiores. Parásitos son algunos camaradas que estafan con mentiras la buena fe de la pobrecía y la ignorancia y, que eternamente han vivido de la teta del estado, porque como nunca han trabajado no saben hacer nada. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la palabra burguesía significa; Clase media.

Celebran como un éxito

que importan la comida

Vergüenza debería darles que a todo vapor importan todo porque aquí no se produce nada. Y ahora se le antoja que las importaciones urgentes son la una exitosa solución contra la escasez y se les olvida que mientras haya dólares no dejan de ser sólo un pañito caliente para mitigar el hambre y eternizar las colas. Por TV se les henchidos de eficientes, porque según, con la poderosa arma de la importaciones lograron la victoria final sobre la “guerra económica” La situación es igual a la de una familia que compra a diario en el restaurant porque en la casa no se cocina. Mientras haya dólares se importará la comida y el restaurant servirá mientras le paguen.

La nobleza roja, rojita

no hace colas, ni colitas…

¿Alguien ha visto a las esposas de los altos funcionarios haciendo cola, soportando los rigores del sol, empapadas de lluvia y al contagio de los malos olores del sudor ajeno, buscando comida, jabón, medicinas o pañales? ¿Han visto a una magistrada, a una juez, a una fiscala o una generala, zanqueando desesperadas y postradas de humillación por una bombona de gas? ¿Verdad que no?. Pareciera que personajes de tan elevado linaje revolucionario no se   rebajan a tan ruin misión. Pero no es así, pudiera ser que se sacrifican desayunando, almorzando y cenando en restaurantes, lavando la ropa en la tintorería, para no arrebatar al pueblo la papa y el jabón. Quizá sea que lo tripones de la “hight” roja, rojita, no hacen pupú.

 

 

 

 

Facebook Comentarios
x

Check Also

Marianela Salazar / Lo peor de dos mundos

Las primarias del pasado domingo fueron una prueba para las maquinarias partidistas. Solo eso. No son fiel retrato del universo opositor que no se ...