Home / Noticias / Opinión / Juan M. Allueva / Represiones no cesan y el pueblo  sigue firme

Juan M. Allueva / Represiones no cesan y el pueblo  sigue firme

A pesar de la salvaje represión de los últimos días por los cuerpos de seguridad del estado y que sumado a estos se encuentran las fuerzas represivas o llamados colectivos, quienes han desatado un feroz terrorismo de estado para amedrentar al pueblo y evitar que se exprese libremente, las protestas pacificas continuaran.

 Matar por una fijación política, como el trasnochado socialismo, es una acción terrible. Hacer que los “colectivos” se impongan por la armas y maten a personas inocentes no tiene justificación en un sistema de gobierno que se hace llamar “Demócrata”  donde las diferencias políticas y sociales se pueden dirimir bajo un verdadero dialogo efectivo con argumentos y no con disparos y violencia, pero no vivimos en democracia sino en dictadura, donde se impone un sistema de gobierno por la fuerza y la anarquía el criterio de unos pocos.

No podemos esperar otra actuación de un régimen que se encuentra aferrado al poder, infectado de narcotraficantes señalados con pruebas contundentes por la DEA; con un TSJ presidido por un ex convicto por homicidio, y la mayoría de sus magistrados sin cumplir los mínimos requisitos académicos.

 A esto se suma la actuación de una Defensoría del Pueblo que se hace la vista gorda a las gravísimas violaciones de los derechos humanos y cuyo iracundo titular exhibe un descontrol muy singular en las redes. En algún momento todos serán sometidos a la justicia internacional por delitos de lesa humanidad.

Es por ello, ¡que nos mantendremos en la calle! En pie de lucha, de manera pacífica, No deseamos una confrontación armada, porque es contraria a nuestras convicciones y porque el daño que produciría sería de mayor alcance, que su sola presencia en el ejercicio del poder. Pero además, porque la sociedad democrática es un movimiento de ciudadanos sin armas, que solo tiene una bandera tricolor para expresar su firme reclamo de democracia y libertad.

El planteamiento es básico y sencillo, comienza por la exigencia del respeto pleno a las competencias y atribuciones de la Asamblea Nacional.

Esta es la base de cualquier camino a tomar y la solución del conflicto existente. Se trata de un planteamiento en el campo de la política. No es un favor que se pide.

No es un “dialogo”. Es una exigencia basada en la constitución. Restituida la plena vigencia de la Asamblea, se puede lograr la liberación de los presos políticos, y la convocatoria a un proceso electoral que elija a un nuevo gobierno para cerrar el ciclo del llamado “socialismo del siglo XXI”.

 Juan M. Allueva

Dirigente de Primero Justicia Guárico  

 

Facebook Comentarios
x

Check Also

Miguel Méndez Rodulfo / Venezuela en default

Caracas.- Corpoelec entró en default, o incumplimiento de pago, al no cumplir con el desembolso a los tenedores del bono “Elecar 2018” por valor de ...