Home / Noticias / Opinión / José Vicente Rangel / José Vicente Rangel / Nueva agenda de golpe

José Vicente Rangel / Nueva agenda de golpe

1 Como quiera que la celebración de elecciones de gobernadores y alcaldes resulta cuesta arriba, la situación se complica día tras día. El gobierno de Maduro no tiene interés en obstaculizarlas. Es más, dada la intensa actividad que realiza, contrastante con la parálisis de la oposición, y los numeritos de las últimas encuestas, reveladores de un repunte importante, se puede afirmar que su interés por una medición de fuerza en las urnas electorales cuenta hoy con más adeptos. En otras palabras, el chavismo empieza a mirar con optimismo un evento que pudiera favorecerlo. La tendencia que se observa se orienta a superar el complejo que se creó en el conglomerado chavista con motivo de la derrota en las parlamentarias del 6 de diciembre de 2015.

2 ¿Qué pasa en la oposición? Hay que distinguir entre el pueblo opositor y el cogollo, es decir, la MUD. En la calle -y comienzan a reflejarlo las encuestas- hay decepción. El conglomerado opositor da claras muestras de decepción. Viene de la última experiencia en la que se forjó sobradas ilusiones sobre la posibilidad de salir de Maduro, el 6-D. Pero el manejo de este emblemático episodio por el liderazgo fue un desastre. Reveló sus carencias crónicas. Por muchas razones; entre otras, por la incapacidad demostrada para guiar al sector, para manejar la política con habilidad y evitar provocaciones. El resultado fue catastrófico. Todo cuanto hizo la cúpula dirigente contribuyó al fortalecimiento de Maduro y generó un grado de frustración que, a medida que el tiempo transcurre, se torna más profundo.

3 ¿Cómo encarar la emergencia? Para los que tienen el protagonismo en la oposición, la situación cambió radicalmente. De la euforia pasó a la depresión, y cuando trató de recuperarse ya era tarde. La erosión generada por la torpe conducción tuvo efectos demoledores. Las bases perdieron la confianza en sus líderes. Lo que lucía inminente, que cesara el mandato de Maduro y el chavismo se sumiera en el caos, desapareció del escenario y ocurrió todo lo contrario. La respuesta al fenómeno no pudo ser más patética: una oposición sin músculo en la calle, amenazando con marchas tumbagobierno, con un nuevo asalto a Miraflores, sin apoyo en la Fanb -más bien vista con reserva por los ataques desmedidos a la institución-, con un liderazgo que en vez de tomar conciencia de su debilidad y dedicarse a hacer política dentro del país para reponerse, trasladó su accionar al exterior y lo convirtió en un deprimente peregrinaje por el mundo mendigando apoyos y pretendiendo recuperarse con la presión apátrida desde el exterior. Pero hay algo más, rayano en el absurdo: la reactivación de la política basada en el golpismo, la misma del 11-A, la guarimbera, la del salto al vacío. Esa política tiene una planificación para el año en curso que contempla extremar la movilización, reclutar participantes y subvertir el orden interno, a realizarse por etapas y con diversas modalidades. La nueva agenda del golpe ya está elaborada y en proceso de ejecución. Para su cumplimiento, la actividad que los dirigentes de la oposición efectúan en el exterior es fundamental. De ahí el empeño que ponen en estrechar el cerco en torno al país. No se explica esta actividad si quienes la auspician no tuvieran la convicción de que el esfuerzo subversivo dentro del país está marcado por la debilidad. Comprometer la presión de gobiernos como los de EEUU, España, Argentina, Brasil, Perú, de manera descarada, es la garantía, para quienes lo auspician, de que el plan pudiera tener éxito. Por supuesto que no comparto esa visión optimista, ya que lo que hoy constituye factor determinante para sacar a Maduro y al chavismo del poder sería una oposición interna fuerte, que luzca como alternativa real. Algo que no existe. Esta se sigue cocinando en su propia salsa.

LABERINTO

Mientras arrecia la campaña contra Venezuela con acusaciones sobre narcotráfico -auspiciadas por la oposición y el gobierno de los EEUU-, se silencia uno de los focos más activos del problema: lo que pasa en Colombia. La revista colombiana Semana en su última entrega destaca que en esa nación “se disparó la coca”: más de 150 mil hectáreas sembradas, la cifra más alta en la historia. Desde el año 2013 se duplicó el área de cultivo…

Sorprende lo que sucede con los líderes de la oposición. Su antichavismo visceral, su obsesión en sacar a Maduro de Miraflores como sea, y, al mismo tiempo, el temor que los embarga por la reacción que puedan tener sus bases ante cualquier tipo de contacto, ha terminado por aislar al sector…

Su actitud de rechazo rotundo al diálogo conduce a una situación incómoda. Mientras gobiernos como los de Colombia, España, Perú, Chile, que mantienen una actitud crítica hacia el gobierno venezolano, se declaran partidarios de que las partes se sienten en torno a una mesa para hablar; mientras la Unión Europea, el papa Francisco, Naciones Unidas y numerosas naciones se suman a ese llamado, la MUD es prisionera de la Conferencia Episcopal Venezolana, de algunos medios de comunicación, de los halcones norteamericanos, del lobby cubano de Miami, y se ve obligada a marchar en sentido contrario a quienes auspician salidas racionales y serias a la situación del país…

Lo que sucede es una clara comprobación de que la conducción opositora no está en Venezuela sino en el exterior, y en las manos de la ultraderecha golpista…

Según parece -lo confirman organismos de inteligencia-, dirigentes de oposición con actitud radical pasan de los brutales ataques a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) a un tratamiento diferente que excluye la diatriba contra los altos mandos castrenses…

Recomiendan penetrar a la institución mediante contactos personales y la utilización de material de denuncia de la actual situación económica y social, es decir, la tendencia es a reemplazar la agresión por el diálogo…

La nueva estrategia sería ejecutada a largo plazo, sin precipitación, teniendo claro que las condiciones en el mundo militar no les son favorables debido a la torpeza en el trato que se le venía dando a la Fanb y al poderoso ascendiente que en esta tiene el chavismo…

En un evento efectuado en Madrid, organizado por el partido de gobierno, el derechista PP de Mariano Rajoy, estuvieron presentes dos ex presidentes españoles, Felipe González y José María Aznar. Ambos criticaron a Venezuela. Denunciaron que está gobernada por una “dictadura” que viola los derechos humanos. Los españoles -que tienen buena memoria- recuerdan que Aznar fue un mandatario represivo que aprobó con Bush la criminal invasión a Irak, mientras que González creó un organismo policial para combatir a ETA, con base en torturas. Entre sus prácticas figuró el asesinato de detenidos cuyos cuerpos eran enterrados y cubiertos con cal viva. La atroz experiencia fue recordada por estudiantes que le impidieron dictar una charla sobre derechos humanos y lo corrieron del recinto universitario…

Los felones: es la especie presidencial que prospera en la región y ataca a Venezuela en nombre de la democracia. Pero las máscaras caen. Uno es Temer, el presidente de Brasil, que llegó al cargo montado sobre el establecimiento de la corrupción y la traición. Otro, Macri, gobernante argentino con varias imputaciones por lavado de dinero, tráfico con el clan familiar en paraísos fiscales, y el presidente peruano Kuczynski, que recibió comisiones de Odebrecht.

Fuente: Últimas Noticias

Facebook Comentarios
x

Check Also

Eleazar Díaz Rangel / ¿Qué pasaba en PDVSA?

Caracas.- Resultaba inconcebible que habiendo tanta corrupción y graves manejos irregulares, sin ningún control, en el más alto nivel de la industria petrolera no ...