Home / Noticias / Opinión / Jesús Silva / Jesús Silva / Tiene sangre colombiana pero ¿Es Maduro Colombiano?

Jesús Silva / Tiene sangre colombiana pero ¿Es Maduro Colombiano?

Colombia está hundida en su guerra civil, con miles de pobres que se van a la guerrilla revolucionaria a pelear por el socialismo, con miles de paramilitares asesinos permitidos por el gobierno de Juam Manuel Santos y sus antecesores, con una de las diez oligarquías más poderosas del mundo y un país donde crecen la violencia y las desigualdades sociales. En ese contexto, el Gobierno de Colombia se empeña en trasladar su conflicto nacional al territorio de Venezuela.
 
No menos importante es advertir sobre el mercado ilegal colombiano de dólares, bolívares y pesos que alimenta a dolartoday y sigue destruyendo el valor de la moneda venezolana. 
 
Frente a tales desastres, algunos quieren llevar este conflicto al plano de la estupidez. Plantear que el Presidente venezolano es anti colombiano y otros persiguen revivir el viejo rumor de que el Presidente Nicolás Maduro es colombiano. 
 
La verdad es que Maduro tiene la obligación de proteger a Venezuela y desarrollar acciones contra los grupos criminales narcoparamilitares y bachaqueros de Colombia, tal como lo está haciendo al cerrar la frontera. Las acciones Maduro no son contra el pueblo colombiano, jamás ha expulsado de Venezuela a los más de seis millones de colombianos que viven en nuestra generosa Venezuela. 
 
Ha revivido otro tema venenoso que debemos aclarar como estudiosos del Deecho Constitucional Venezolano y el Derecho Constitucional Comparado (Internacional). 
 
Maduro tiene sangre colombiana porque su madre nació allá pero… constitucionalmente hablando ¿es Maduro colombiano?
 
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es muy clara en cuanto a las circunstancias de hecho y de Derecho según las cuales una persona es venezolano o venezolana por nacimiento, tal como se desprende del artículo 32:

“Son venezolanos y venezolanas por nacimiento: Toda persona nacida en el territorio de la República (…)”.

De la mencionada norma se deriva el pleno reconocimiento de la nacionalidad venezolana a todo aquel que nace en nuestro territorio, aunque tenga madre o padre extranjero. No hay evidencia de que Nicolás Maduro haya nacido fuera de Venezuela así como tampoco la hay sobre Henrique Capriles Radonski, aunque ambos tengan progenitores nacidos fuera de nuestro país.

Examinando específicamente la situación del último candidato presidencial de la derecha antichavista, por su propia boca se sabe que tiene madre polaca e israelita; sin embargo esto no ha sido obstáculo para que en dos oportunidades haya optado formalmente a la presidencia. 

Expresamente nuestra Constitución, en su artículo 41, determina que sólo quienes sean venezolanos por nacimiento y no posean otra nacionalidad, pueden ejercer el cargo de presidente de la República. 

 
Esto significa que el excandidato opositor Henrique Capriles, al no haber intentado el procedimiento jurídico para intentar la nacionalidad polaca ni israelita es únicamente venezolano y solo así pudo inscribirse como candidato presidencial ante el CNE.

Las normas que son válidas para opositores, también lo son para chavistas. Imaginar que sólo por tener parientes extranjeros y sin hacer ningún trámite jurídico, un venezolano automáticamente adquiere otra nacionalidad paralela, demuestra total ignorancia sobre el Derecho Constitucional venezolano que regula esta materia. O tal vez se trate de una perversa maniobra con objetivos políticos.

Con profunda sensibilidad internacionalista, rechazamos la propaganda de odio contra colombianos, israelíes, cubanos, estadounidenses, etcétera. Recordemos que más allá de gobiernos buenos y malos, son las relaciones de paz, respeto y tolerancia entre los pueblos las que deben preponderar por encima de todo.

Autor: Jesús Silva

Fuente: Aporrea.org

Facebook Comentarios
x

Check Also

Diego Ranuárez / San Juan desde una ventana

San Juan de los Morros.- Los que nacimos acá podemos decir muchas cosas de nuestro pueblo: nos salvamos de la mayoría del caos político ...