Home / Noticias / Jesús Lárez / Situación actual de los docentes de la Unerg

Jesús Lárez / Situación actual de los docentes de la Unerg

Unerg

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela  reconoce la importancia de la actividad docente y en el artículo 104 establece “…El Estado estimulará su actualización permanente y les garantizará la estabilidad en el ejercicio de la carrera docente, bien sea pública o privada, atendiendo a esta Constitución y a la Ley, en un régimen de trabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión…”

Sin embargo, las condiciones laborales y económicas de los profesores universitarios han disminuido drásticamente a tal punto  que muchos han tenido la necesidad de emigrar en busca de mejores condiciones de vida.

De más de 10 salarios mínimos que devengaba un docente en la categoría de Instructor en 1978 hemos llegado a lo sumo a 2,3 salarios mínimos en el 2016. Estamos hablando de salarios que no le permiten cubrir los gastos propios de su labor y mucho menos ofrecerles a sus familiares una vida digna.

 Además de lo anterior, en cuanto al caso específico de las condiciones laborales de los profesores de la UNERG, existen muchos factores que hay que tomar en consideración. Cuando una autoridad muestra desdén hacia sus colegas, no se puede esperar mucho de su administración.

Lo anterior se puede inferir por varios casos. El primero de ellos es relacionado con lo que la autoridad suprema de la universidad reconoce como retribución a los docentes de Postgrado por su labor durante todo un semestre, muchos cobran de 2000 Bs a 3000 Bs, una burla.

Otro aspecto a considerar es el caso de los Profesores Contratados por horas, quienes pasan hasta más de seis meses sin percibir lo que le corresponde por su trabajo. Del mismo modo, muchos colegas que ganaron concurso de mérito y oposición por 12 horas académicas desde hace  más de 20 años, actualmente se le están cancelando sólo 7, situación completamente ilegal.

Muchos compañeros han manifestado problemas con el número de cotizaciones del Seguro Social, se le han hecho las deducciones pero esto no se ha traducido efectivamente a favor del docente, no le aparecen reflejados en sistema lo correspondiente a sus cotizaciones por varios años.

El Fondo de Jubilaciones y Pensiones de los trabajadores es un misterio. Nadie sabe qué cantidad le corresponde de lo que se le ha retenido de su sueldo por este concepto y mucho menos a cuánto asciende dicho fondo y los intereses que esa cantidad de millardos de bolívares generan.

Los docentes de la UNERG, hasta la actualidad, disfrutamos desde hace más de 7 años de un “Seguro” de hospitalización, cirugía y maternidad con una irrisoria cobertura de 10.000 Bs. Faltando 3 meses para que venza la II Contratación Colectiva Única (IICCU) en la cual se estableció para todas las instituciones de Educación Superior en su Cláusula 52 un monto de 200.000Bs por hospitalización y cirugía, y 150.000 Bs por Maternidad, nosotros aún no gozamos de este beneficio.

De igual forma no se ha cumplido la Cláusula 26 de la IICCU en cuanto a garantizar espacios adecuados para el mejor desempeño de los trabajadores cumpliendo con lo establecido en la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT).

Los docentes muchas veces no disponemos de sillas ni mesas en los salones y éstos no cuentan con la iluminación necesaria, no se tienen áreas específicas con dotación apropiada para el consumo de alimentos y mucho menos instalaciones sanitarias adecuadas.

No se ha hecho ninguna diligencia por cumplir con la Cláusula 41 respecto a la cantidad de alumnos por docente. Se estipuló en la contratación: en clase teórica un máximo de 30 estudiantes por aula, en clases teórico-prácticas un máximo de 20 estudiantes por actividad, en laboratorios un máximo de 16 estudiantes y en clases de trabajo de campo un máximo de 20 estudiantes. No obstante, sabemos que en muchas aulas los docentes trabajan con hasta más de 60 estudiantes.

No se ha cumplido la Cláusula 72, referente a la dotación anual de prendas de vestir, igual suerte ha corrido la Cláusula 74, nunca se asumió el compromiso para la elaboración de un plan de viviendas de acuerdo  al nivel de ingreso del docente, tampoco se ha activado para honrar la Cláusula 75 en la cual se estableció conformar comisiones que permitiera dar facilidades para la adquisición de vehículos, equipos informáticos y otros bienes (como gozan las FANB).

Tampoco se hicieron las diligencias correspondientes para cumplir la Cláusula 76 donde se señala la necesidad de constituir una comisión para el desarrollo de planes de recreación y turismo nacional para los trabajadores.

Como se puede apreciar, actualmente los docentes que laboramos en la UNERG no tenemos garantizada nuestra salud ni la seguridad física y de bienes en las instalaciones de la universidad, no disponemos de ambientes de trabajo acorde con nuestras funciones, no disponemos de instalaciones sanitarias adecuadas y tampoco disponemos de beneficios socio-económicos no salariales y otras garantías sociales.

Los cambios que los docentes demandamos dependen de un cambio estructural. Además de un gremio cohesionado que active en función de sus compañeros, se necesita un gobierno universitario con una visión clara de lo que debe ser la universidad, encaminada hacia estándares de calidad tanto nacionales como internacionales que nos convierta en un punto de referencia de progreso y modernismo.

La universidad no puede seguir siendo el patio trasero de una gobernación, debe emanciparse para convertirse de una vez por todas en la universidad que siempre soñamos. Los miembros de Unidad Unergista convencidos de ello, estamos trabajando para lograrlo.

Jesús Lárez.

Facebook Comentarios
x

Check Also

Eleazar Díaz Rangel / ¿Qué pasaba en PDVSA?

Caracas.- Resultaba inconcebible que habiendo tanta corrupción y graves manejos irregulares, sin ningún control, en el más alto nivel de la industria petrolera no ...