Home / Noticias / Jesús Lárez/ La realidad de los sueldos de los profesores universitarios

Jesús Lárez/ La realidad de los sueldos de los profesores universitarios

profesores

El desarrollo de un país siempre ha estado enmarcado por los recursos materiales y humanos que posee, es por ello que, para que un país pueda desarrollarse, debe tomar en cuenta la formación integral de sus individuos, los cuales deben poseer una serie de conocimientos, habilidades y valores que la sociedad les exige.

El artículo 103 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) está en sintonía con ello: “Toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones”.

En cuanto a la Educación Universitaria, la CRBV en su artículo 109 establece: “El Estado reconoce la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, estudiantes y egresados de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica, para beneficio espiritual y material de la Nación”.

Es decir, el Estado reconoce a las Universidades como un centro de generación de investigación científica, tecnológica, social y humanística, más que un centro de formación profesional. Además, reconoce las características y misión del personal docente que en ellas labora, de forma tal que el artículo 104 de nuestra CRBV reza: “La educación estará a cargo de personas de reconocida moralidad y de comprobada idoneidad académica. El Estado estimulará su actualización permanente y les garantizará la estabilidad en el ejercicio de la carrera docente, bien sea pública o privada, atendiendo a esta Constitución y a la Ley, en un régimen de trabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión…”

Sin embargo, la realidad dista mucho de lo declarado. La espiral inflacionaria, debido a las políticas económicas, han pulverizado los sueldos de los profesores.

Para 1978 un docente universitario en la categoría de Instructor a Dedicación Exclusiva devengaba un sueldo equivalente a 10,8 veces el salario mínimo de la época, en el 2001 similar a 4,97 veces y actualmente 2,3 sueldos mínimos.

Como se aprecia, en el lapso de tiempo referido, el pago que recibe un profesor universitario ha descendido significativamente, ha perdido más del 70% de lo que el gobierno le reconoce como pago por su enaltecida tarea.

Tomando como punto de comparación la Canasta Básica de Alimentos, Bienes y Servicios, la situación es peor aún. En el 2008 un docente de la misma categoría y con la misma dedicación necesitaba 1,4 veces su sueldo para alcanzar dicho índice económico y en lo que respecta al mes de Julio de éste año, un equivalente a 7 veces su remuneración mensual.

El sueldo básico, sin descuentos, de un docente universitario Instructor a dedicación exclusiva es de 52.118 Bs, por tanto, 1739,6 Bs diarios. Si algún docente de nuestras universidades ubicadas en San Juan de los Morros vive en Maracay, debe gastar 900 Bs en transporte y le queda, para desayunar y almorzar, sólo 839,6 Bs. Ni para dos empanadas. ¿Dónde queda lo de un régimen de trabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión?

Además de esta triste realidad, también sufrimos los mismos problemas de inseguridad, de escases, falta de medicamentos, necesidad de un seguro digno, imposibilidad de acceder a vivienda, vehículo, entre otras.

Las universidades están funcionando por el compromiso y la conciencia de los docentes de su misión dentro de la sociedad, pero técnicamente hablando, no tenemos capacidad económica para cubrir los gastos propios de nuestra labor y mucho menos ofrecerles a nuestros familiares una vida digna.

Hay que modificar esa práctica servil y limosnera de sindicatos trasnochados, debemos reestructurar nuestros gremios para que de una vez por todas activen en función de sus compañeros con el firme propósito de dignificar la institucionalidad del docente universitario y por ende encaminar hacia el bienestar deseado. Es tiempo de cambiar.

Jesús Lárez

Facebook Comentarios
x

Check Also

Carola Chávez / Tú, entre barricadas y mentiras

Caracas.- ¿Recuerdas que hace apenas unos meses estabas en modo guarimba “Maduro vete ya”, y dejaste de llevar a los niños al cole, “hasta que ...