.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Jean Maninat / De abstinencias y abstencionistas

Jean Maninat / De abstinencias y abstencionistas

La abstinencia es un derecho no reconocido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), es el sustento que le asiste a un objetor de conciencia al negarse a hacer la guerra, o a un vegano a no alimentarse con productos de origen animal. Al de los abstemios, héroes anónimos, en su esfuerzo por imponerse el yugo de la prohibición entre mesas y manteles, y al de los ascetas en su empeño de cumplir con sus votos de castidad. En fin, todo el mundo tiene el derecho de abstenerse de lo que le dé su santa gana.

Sin embargo, la cuestión se complica cuando lo que es una opción del fuero interno, una decisión de vida, o el consejo de un libro de autoayuda bien asumido, se convierte en un pulso vital, en el rasgo que identifica una supuesta misión en el mundo, en la buena nueva que hay que expandir por la tierra para salvar a los bípedos que la habitan de sus propios abismos.

¿Hay algo más fastidioso que un exfumador reciente aleccionándonos cuando estamos a punto de encender un buen habano, o un ateo integrista iniciando una batalla teológica si nos sorprende persignándonos distraídamente al pasar frente a una iglesia? Sí lo hay… un abstencionista profesional en la Venezuela de hoy.

Dejemos claro que no nos referimos al que abriga dudas sobre participar en las elecciones regionales del 15 de octubre, que quisiera esperar hasta convencerse de que definitivamente no votará, o que de todas-todas hay que hacerlo. Aquellos que sopesan ejercer su derecho a la abstinencia electoral quirúrgica.

Nos referimos, más bien, a los propiciadores de la abstención, a los que han hecho de la dejación de un derecho político una bandera de su actividad política. Son los que apuestan por una alta abstención, o por una derrota de la oposición en las regionales, para ver cumplidas sus propias profecías.

Son los que no le dan tregua a la descalificación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), pero si les responden, utilizan como escudos humanos a quienes dudan: “¡ven, amigos, nos están asediando, así no provoca votar!”, exclaman mientras degüellan candidatos opositores en Twitter.

(El comandante galáctico, al salir del cuartel San Carlos –donde pagaba prisión VIP– se enfundó un liquiliqui negro y se dedicó a patear el país proclamando la abstención electoral, hasta que prominentes representantes de la élite criolla lo repotenciaron en candidato electoral triunfador).

No hay que hacerles caso. Hay que ir a votar mayoritariamente porque no será fácil la contienda, porque se enfrenta a un adversario todavía poderoso, con pocos recursos, pero suficientes para fortalecer una lucha desigual en contra de la oposición democrática. Y, en ese propósito, tiene la inestimable ayuda de los profesionales de la abstención.

Afortunadamente, como suele pasarles a los vendedores de pociones mágicas  instantáneas, su prédica ha perdido fuelle, y verán pasar a la multitud multicolor luchando para que no le quiten su derecho democrático a elegir gobernadores.

Los profesionales de la abstención no quieren que votes. El gobierno, tampoco. Es muy fácil la escogencia. ¡Votar!

@jeanmaninat

Fuente: El Universal

Facebook Comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

x

Check Also

Luis Vicente León / ¿Quién gana las regionales?

Pedro Penzini preguntó cuántas gobernaciones podría ganar la oposición y mi respuesta inició con un dimensionamiento teórico: “Si las elecciones tuvieran participación plena y ...