Javier Antonio Vivas Santana / Me preguntan en la calle: ¿Cuándo se irá Maduro?

0
0

Me preguntan en la calle: ¿Cuándo se irá Maduro? Para responder a esa pregunta es necesario hacernos otras preguntas: ¿Cómo puede alguien mantenerse en el poder, sí ha perdido el apoyo del pueblo, mientras ha sumido al país en una espantosa crisis política, económica y social? ¿Es posible mantenerse en el poder con la más alta inflación del hemisferio, además con cuatro años consecutivos de decrecimiento económico y aumento sostenido de la pobreza? ¿Es posible seguir en el poder cuando el pueblo carece de alimentos y medicinas? ¿Cómo estar en Miraflores cuando la delincuencia y la corrupción son la tarjeta de presentación del gobierno? ¿Hasta dónde puede llegar en el tiempo un presidente de la República, que reprime y reprime manifestaciones, cuyo saldo terminan siendo venezolanos asesinados hasta por los cuerpos de “seguridad” del Estado?

Para el 2016, luego de la marcha antimadurista del 1 de septiembre, Maduro estaba muy debilitado y con muy poco margen de maniobra, pero una cúpula opositora de espaldas a la realidad, no sólo le dio oxígeno a Maduro, sino que reunidos con éste para entablar un “diálogo” que hubiese servido para acordar las fechas de las elecciones regionales y municipales, la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ni siquiera se acordaron de tales eventos electorales, pensando que no había necesidad de esos comicios, y por el contrario, fueron precisamente las fuerzas opositoras las que terminaron desprestigiadas ante la opinión pública, por su torpe manejo ante la coyuntura política.

Casi un año después, la situación es sin duda, peor. No sólo tenemos una inflación que hace tiempo superó la barrera anual de los tres dígitos medios (los precios suben prácticamente todos los días), con un moneda nacional pulverizada por el dólar paralelo, el cual está a punto de romper el valor de las cinco cifras por unidad. ¿Y las consecuencias de semejante realidad? Pues, están a la vista de todos: unos pocos que cada día están más ricos por efecto del saqueo al tesoro público o la simbiosis de negocios fraudulentos con el gobierno, mientras que por otra parte vemos el cómo aumentan el número de niños, adultos y ancianos que comen de la basura, o que mueren de mengua en hospitales que carecen de mínimos medicamentos. Aun así, Maduro se mantiene en el poder.

¿Y cómo saldrá Maduro del poder? Considero que sin darse cuenta, el madurismo avanza hacia su autoexterminio, porque de llegar a concretarse la tan mentada “constituyente”, salvo surja un acuerdo entre Maduro y Cabello, en el sentido que cualquiera de ellos ceda hacia sus pretensiones hegemónicas de poder presidencial, el llamado Partido Socialista “Unido” de Venezuela (PSUV), terminará implosionando en su cúpula por diversos motivos, quienes a su vez no podrán controlar los llamados “colectivos” armados que en un momento de paroxismo van a protagonizar una masacre en cualquier manifestación con decenas de muertos, y allí, nada ni nadie podrán controlar el derramamiento de sangre que se desatará en cada espacio del país.

La cúpula madurista no ha comprendido el momento histórico que vive el país, y lucha por aferrarse a un poder, el cual sólo se mantiene por la fuerza de las armas; sin imaginarse que esas mismas armas se convertirán en su más nefasto enemigo, porque la violencia en las calles en el momento en que se sale de control, no habrá funcionario alguno en el madurismo que pueda recoger la cizaña sembrada, sin que las manos queden llenas de sangre.

¿Cuándo saldrá Maduro del poder? La respuesta está cada vez más cerca. O Maduro comprende que debe negociar su salida por vías institucionales, o ni siquiera una “constituyente” amparada en una seudolegalidad podrá salvarlo al instante en que comiencen a correr ríos de sangre promovidos por una violencia sin cuartel. A propósito de ser ciego.

Quien tenga ojos que vea.

Fuente: Aporrea

Facebook Comentarios