Home / Noticias / Opinión / Gustavo Roosen / Escasez de credibilidad

Gustavo Roosen / Escasez de credibilidad

En un estudiado gesto de sinceridad, o quién sabe si de abierto descaro, el presidente Maduro declaró haber utilizado deliberadamente información incorrecta sobre la disponibilidad de billetes de 100 bolívares cuando anunció la decisión de retirarlos de mercado. ¿El país puede creer en sus nuevos anuncios de hoy o se ha sembrado definitivamente la semilla de la duda? ¿Puede creerse en la sinceridad de los llamados al diálogo o en la voluntad de rectificación? Lo cierto es que si la escasez de papel moneda representa un problema grave, la escasez de credibilidad lo es, definitivamente, mucho más. Y esa es la escasez que asola hoy a Venezuela.

Difícil de alcanzar y fácil de perder, la credibilidad se ha vuelto un bien cada vez más escaso y más peligrosamente ausente. A su desaparición han contribuido las actitudes de quienes, abusando de su posición y de su visibilidad, han jugado con la verdad, la han falseado, la han utilizado como parte de un ardid estratégico trazado con oscuros propósitos de ocultamiento.

Solo para referirme a hechos de estos días, cabría preguntarse, por ejemplo, cuán creíbles son las afirmaciones oficiales en el reciente encuentro del Consejo Nacional de Economía Productiva cuando se habló de un relanzamiento de los motores de la economía, ahora en nuevas manos, o en las mismas dentro del consabido proceso de rotación permanente. La pregunta es ¿han funcionado los motores en 2016, cuando fueron creados? ¿Los resultados se miden en algo más que en el enorme número de reuniones o en una agregación sin medida de participantes con muy poco que aportar o sin intención de escuchar, solo para llenar la foto, hacer alarde y aumentar la desorientación? A las razonadas dudas sobre la capacidad ¿habrá que añadir otras legítimas sobre la verdadera voluntad, las verdaderas intenciones, el verdadero plan?

En un gesto que se pretender ejemplar y con el que se quisiera demostrar férrea voluntad de cambiar, el presidente Maduro ordenó en ese acto convocar al presidente de Pequiven y exigirle explicación de las fallas en la producción y en el aporte de materia prima para el sector industrial. ¿Es ahora cuando se observa el mal funcionamiento de una empresa del Estado, filial de Pdvsa por añadidura? ¿Es ahora cuando se escucha el reclamo que desde hace tiempo vienen haciendo los industriales? ¿Y qué pasa con la producción y suministro de fertilizantes y agroquímicos que esa empresa debe ofrecer?

A la vista del reclamo presidencial a Pequiven, imposible evitar la pregunta sobre las otras empresas del Estado, o tomadas por el Estado, y sobre su producción efectiva para la industria, la construcción, el mercado de alimentos, el sector de medicinas, por ejemplo. Imposible, igualmente, dejar de pensar que el reclamo no pasa de ser un recurso para vender una aparente decisión de cambio dejando las cosas como están, manteniendo un sistema probadamente fracasado e improductivo. No son los presidentes de las empresas, es el sistema, es la desconfianza en el sector privado, la persecución a su actividad, la pretensión de abarcarlo todo, una visión equivocada de la economía y sus relaciones con las necesidades y las fuerzas productivas. “Si hay que reestructurar las empresas, hagámoslo, cortémosle la cabeza a todas esas juntas directivas”, ha dicho el presidente Maduro mientras anunciaba que “intervendrá todas las plantas que suministran insumos a las industrias del país, pero que no lo realizan”. ¿Por cuánto tiempo mantendrá su palabra?

Cuando un país deja de creer en el futuro, en la palabra de sus líderes, en la promesa o el compromiso de las autoridades, la falta de credibilidad se convierte en factor de desaliento y de anomia. Suma de coherencia, apego a la verdad, integridad, valor, honorabilidad, la credibilidad refuerza la confianza de la sociedad en sí misma. Su ausencia socava esa confianza y la estabilidad, tanto la económica como la de las instituciones. La democracia misma no se sostiene sin ella.

nesoor10@gmail.com

Fuente: El Nacional

Facebook Comentarios
x

Check Also

Luis Enrique Sánchez P / Maduro y el azucar

Jueves,16 de noviembre de 2017.- Con admiración, casi con sorpresa vimos la nota sobre la orden de incrementar la producción de azúcar impartida por ...