.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Feijoo Colomine / Carnet de la Patria para destruir el mercado negro del dólar

Feijoo Colomine / Carnet de la Patria para destruir el mercado negro del dólar

La crisis que vive Venezuela, debe ser enfocada a partir de dos categorías originarias que dieron lugar a una formación capitalista dependiente y subdesarrollada.

Para aplicar y emplear los nuevos desarrollos de la revolución como el carnet de la patria, como armas de la paz e instrumentos para el desarrollo, es necesario asimilar la historia del capitalismo criollo, respecto al signo monetario de Venezuela, el bolivar.

Con el avenimiento del petróleo, la extracción masiva del producto ocurrió durante más de un siglo por empresas no estatales, porque fue en el Táchira donde se originó por iniciativa privada la explotación comercial de petróleo y derivados en el año 1880, cuando la empresa privada, La Petrólea, inauguró un sistema integral de extracción y refinación de petróleo, que cooperó aportando energía en el posicionamiento mundial de otro producto de exportación, el café, que alcanzó al finalizar el siglo 19 las primeras posiciones exportadoras, logradas mediante un sistema de comercio controlado por varias casas alemanas.

La historia capitalista de la petrólea tuvo un final abrupto, por decreto y no como se ha vendido el cuento del supuesto agotamiento de los yacimientos. Gómez traspasó a la Shell Caribbean la concesión de La Petrólea y con esa decisión administrativa, la trasnacional cerró la industria tachirense en el año 1930. A partir de ese año, el negocio petrolero quedó exclusivamente en manos del capital extranjero hasta 1975, cuando se produce una nacionalización chucuta, así denunciada por la izquierda nacionalista de esa época.

Traídas por el dictador Juan Vicente Gómez, las trasnacionales petroleras instalaron el modelo capitalista dependiente. Toda la industria extractiva, maquinaria, equipos, insumos y fuerza de trabajo era extranjera en su primera etapa, hasta que progresivamente fue sumándose fuerza laboral venezolana, que condujo al primer gran conflicto de clases, la primera huelga petrolera interrumpida y negociada con los Estados Unidos por el gobierno de Eleazar López Contreras.

El Presidente López negocia con el gobierno de USA de Franklin D. Roosevelt, un equilibrio en beneficio a los trabajadores venezolanos, conviviendo y trabajando segregados en los campos petroleros con los trabajadores gringos.

Mediante créditos otorgados por la General Motors, la General Electric, la General Dinamics, entre otras empresas norteamericanas, Venezuela, comienza a recibir a cambio del pago de la factura petrolera, vehículos, aviones, neveras, cocinas, líneas blanca y marrón, un sinfín de productos de consumo norteamericanos, incluso desechos de guerra; se construyeron los campos para vivienda de los petroleros venezolanos, política destinada a aliviar las tensiones sociales generadas por la incrustación de un modelo de vida extraño, que el venezolano común observaba tras alambradas, en el campo gringo, con electricidad, piscinas, campos de golf, jardines, calles asfaltadas, centros comerciales de los que disfrutaban en forma exclusiva, unos 300.000 norteamericanos, trabajadores de las trasnacionales del petróleo y del hierro.

Modelo suntuoso que también lograron instalar las incipientes clases medias y es asi como en la ciudad de Caracas, en los suburbios de esa época, El Paraiso, Chacao y Las Mercedes, en Maracaibo, el sector Las Delicias, en Puerto La Cruz el sector Guaraguao y El Chaure, Maturín, entre otros, se desarrolla un urbanismo tipo norteamericano para las clases medias venezolanas similar al de los campos gringos, regados por la geografía petrolera y del hierro.

El capitalismo extractivo de petróleo y hierro impuso por más de cincuenta años una dependencia de importaciones con una canasta de bienes que ocupaba más del 60% de las importaciones, controlado por la burguesía importadora.

El capitalismo internacional, la Comisión Económica para la América Latina induce la política de sustitución de importaciones, impuesta por Estados Unidos en 1960, posiblemente el desencadenante fue la política de desarrollo de derivados implementada por el dictador Marcos Pérez Jimenez, con la Petroquímica de Morón, la planta de acero Innocentti en Puerto Ordaz, las fabricas de cemento de La Vega y Pertigalete, todas orientadas garantizar con materia prima nacional y sin importaciones, su política de obras de concreto armado a lo largo y ancho del país, con grandes hospitales, grandes hoteles, largas autopistas, viviendas en modo de propiedad horizontal, entre otras.

Sin embargo, Venezuela no pudo cuajar la ruptura con el modelo capitalista dependiente y subdesarrollado, por el contrario, los gobiernos del pacto de Punto Fijo lo acentuaron, con un agregado monetario, la dependencia absoluta el dólar, que tiene como antecedente la suscripción del acuerdo de Bretton Woods en 1945, acompañado de la fundación del Banco Central de Venezuela en 1948.

Con el avenimiento del dólar como moneda del intercambio mundial, el bolívar perdió potencia internacional, creado por Guzmán Blanco luego de la Guerra Federal, tenía fuerza propia como moneda, al ser acuñada en oro y plata en miles de piezas y, a partir de 1912 en billetes emitidos por bancos privados como el Banco de Maracaibo o el Banco de Venezuela, que reflejaban la fortaleza de esta pequeña república petrolera y cafetalera.

Los gobiernos de adecos de Rómulo Betancourt y Raul Leoni, debilitaron aún más el poder del bolívar, encargándose de sustraer entre los años 1963 y 1964 y enviar a Estados Unidos la enorme riqueza monetaria en oro y plata en manos del pueblo venezolano, representada en aproximadamente 600 toneladas, peso de millones de piezas monetarias. Nuestra economía fue dolarizada y las atrayentes monedas venezolanas, únicas en Latinoamérica, fueron sustituidas por monedas de latón y cobre, lo cual permitió luego el masivo ingreso de dólares negociado por el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1974, bajo la figura de hipoteca.

PROPUESTA:

Con una inversión de USD$ 1.600 millones de dólares y por aplicación del principio expresado en la Ley del Banco Central de Venezuela que a la letra dice:

El Banco Central de Venezuela y el Ejecutivo Nacional actuarán coordinadamente con el fin de promover y defender la estabilidad económica del país, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social y el desarrollo humano, consistente con las metas trazadas en el contexto de la política económica y en particular con las líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la nación.

Con la autorización del Ciudadano Presidente de la República, El Banco Central de Venezuela oferta públicamente a cada uno de los venezolanos portadores del CARNET DE LA PATRIA, la venta de un billete de CIEN DOLARES, por la suma de DIEZ MIL BOLIVARES. La operación de compraventa se efectuará a personas naturales por las taquillas del Banco Central de Venezuela y las taquillas de la banca pública que sean habilitadas para esta operación, que tendrá la duración de TREINTA DIAS DEL CALENDARIO BANCARIO. Quien obtenga éstas divisas podrá comercializarlas públicamente, o destinarla al ahorro personal mediante su tenencia fuera de los establecimientos bancarios o entidades de ahorro.

El valor de nuestra moneda, el bolívar, depende hoy de un artilugio comunicado por internet, la página dólar today, que viene dominando la estructura de precios del país. El empresariado opositor y afianzado en el imperio, utiliza el dólar negro para desestabilizar la revolución bolivariana. Dejo en el aire una propuesta económica y monetaria para controlar ese mercado negro del dólar en Venezuela y que luego de la derrota infligida por el pueblo al fascismo, podemos aplicarla en estos días de victoria del pueblo constituyente, que para algunos parecerá descabellada, temeraria o absurda. Adelanto elementos para la discusión:

1. El 5 julio de 2010 el Presidente Chávez sentó las bases de la revolucionaria economía monetaria de Venezuela al excluir el dólar como reserva monetaria y establecer el oro como reserva estratégica de respaldo del bolívar como moneda de curso legal en la república. Nuestro bolívar solo es intercambiable por oro y no por dólares en los intercambios internacionales.

2. El Presidente Chávez logró en 2011 la repatriación de 154 toneladas de oro, que se encontraban garantizando el encaje convenido entre la República de Venezuela y el Fondo Monetario Internacional, prohibió mediante la Ley que reserva al Estado Venezolano, la venta internacional de oro monetario venezolano, ratificada por el Presidente Maduro en noviembre de 2014.

3. Esta realidad no fue comprendida por ausencia de difusión de información veraz al pueblo venezolano. El capitalismo mundial que si comprendió el importante valor de esta información, inició la sustracción de miles de millones de bolívares, toneladas de billetes que hoy se encuentran en caletas de países europeos y latinoamericanos, en espera de ser intercambiados por oro.

4. Por voz de Ricardo Haussman, venezolano, conspirador de ultraderecha y funcionario del Fondo Monetario Internacional, el botín a ser sustraído de Venezuela por la oposición venezolana y la banca internacional tendría un valor para 2015, 60 mil millones de dólares. Recuerdese la célebre conversación entre Haussmann y Lorenzo Mendoza representante del grupo Polar.

5. Dólar Today, es una corporación que actúa en Venezuela en abierto desafío a las leyes venezolana y apoyándose en la introducción ilegítima de capitales en dólares, son ofertados por miles de cambistas y operadores individuales, quienes disponen de altas sumas de dinero proporcionados por determinados bancos privados para efectuar en mercado negro el intercambio de bolívares por dólares.

6. El mercado negro del dólar, surgido del control de cambios impuesto desde el año 2004 por el Presidente Chávez, inició su expansión maligna en el mercado secundario de viviendas y luego fue incorporando progresivamente, el mercado secundario de carros y motos, hasta abarcar hoy prácticamente toda la oferta de productos y servicios, orientando y dirigiendo la presión inflacionaria.

7. El dólar que circula en Venezuela se nutre desde Colombia con los capitales que genera el narcotráfico desde Colombia, materializándose una inaceptable intervención del gobierno colombiano en la economía venezolano. El poder económico de los carteles en la frontera colombo-venezolana fue instalado por el ex presidente Alvaro Uribe Vélez, operaciones agresivas que hoy implementa el presidente Juan Manuel Santos con absoluta impunidad.

8. Solo el pueblo salva al pueblo. Todas las medidas que se han tomado contra Dólar Today no han tenido éxito. Combatir su efecto pernicioso solo es posible instalando un mercado libre, popular y legal del dólar legítimo en todas las calles de Venezuela. Las subastas del dólar DICOM, propias del capitalismo salvaje, a las cuales solo los grandes capitales naturales y jurídicos pueden acceder, para luego comprar materia prima barata y procesarla en el país para luego venderla al pueblo venezolano a precios fijados con fundamento en el dólar negro.

9. La operación sustrae una masa monetaria importante, aproximadamente 160 mil millones de bolívares a los fines de estabilizar los precios o bien financiar programas adicionales como chamba juvenil o el cestatikets pata los adultos mayores. Tendería a estabilizar el valor real del dólar para Venezuela, ayudaría a impedir el empobrecimiento progresivo del pueblo venezolano por la acción genocida del imperio norteamericano.

10. Un fenómeno de la economía informal como el mercado negro del dólar, que no nace en el territorio nacional, sino que es impuesto por el capitalismo internacional desde Miami, solo es posible atacarlo con armas informales en manos del pueblo venezolano. Esta propuesta es urgente, dada la escalada violenta que ha tomado el dólar today, clara demostración de contragolpe por parte de la oposición fascista a su derrota infligida por el pueblo Venezolano.

11. El precio de Bs. 100,00 por dólar de la presente proposición, no es arbitrario pero equivale a casi el 10% del salario básico mensual vigente y por tanto accesible al pueblo trabajador que va a cooperar en la destrucción del mercado negro del dólar y dominar y contener la inflación.

12. La propuesta encuadra con el proyecto del BOLIVAR ORO, diseñado por el Comandante Chávez cuya implementación y ejecución fue bloqueada por burócratas y altos funcionarios enquistados en el Ministerio de Planificación y Finanzas y el Banco Central de Venezuela. Los mismos que sabotearon la decisión del Presidente Maduro de desmonetizar el billete de cien bolívares y poner en circulación del nuevo cono monetario, quienes combinados con la banca privada han perturbado la política monetaria de la Revolución Bolivariana.

San Cristóbal, 6 de agosto de 2017

Fuente: Aporrea

Facebook Comentarios
x

Check Also

José Nicolás Filizzola / Todos unidos a vencer la Ignominia y corrupción del régimen

El próximo domingo no debe quedarse nadie sin votar, debemos y tenemos que salir unidos todos a propinarle la paliza electoral que merece este ...