Home / Noticias / Opinión / Earle Herrera / OEA obscena

Earle Herrera / OEA obscena

La Organización de Estados Americanos está volviendo sin pudor a sus orígenes de ministerio de colonias de Estados Unidos. Su Carta, normas y el Derecho Internacional quedan supeditados a esa condición subordinada. Donde hay colonias, manda la metrópolis. Antes de la sesión de marzo del Consejo Permanente, un miembro del Senado gringo, Marco Rubio, amenazó con quitarle la ayuda económica a tres países si votaban por Venezuela. La brutal prepotencia colonialista no cuida ni las formas.

El intento de chantajear a República Dominicana, El Salvador y Haití no funcionó, para histeria del senador de origen latino. Como las brillantes intervenciones de la canciller Delcy Rodríguez y el embajador Samuel Moncada deshicieron la maniobra intervencionista de EEUU y la triple alianza (Temer, Macri y Carles), suspendieron aquella sesión y este lunes 3 de abril volvieron por sus fueros. Tenían un problema: la presidencia del Consejo le corresponde ahora a Bolivia y la vicepresidencia a Haití. Resolvieron el asunto desconociendo a estos países y la propia Carta de la organización.

En las narices de la OEA y el Mercosur ocurrían otros acontecimientos, pero la obsesión con Venezuela los cegaba. En Paraguay, el Congreso estaba en llamas y el asalto policial al partido de oposición dejó un militante juvenil asesinado, varios heridos y más de 200 detenidos. Al lado, manifestaciones populares protestaban contra los gobiernos de Brasil y Argentina. En Chile, activistas campesinos e indígenas exigían la libertad de sus presos políticos. En México, era asesinado el tercer periodista en un mes. Y en la Guayana Francesa, aquí en Suramérica, su pueblo exigía, ¿saben qué?, su independencia de Francia, en pleno siglo XXI. No veíamos una película de época.

Los representantes de los países injerencistas reclaman a Delcy Rodríguez y Samuel Moncada un “lenguaje adecuado”. Ellos, con exquisitos modales, usurparon la presidencia y vicepresidencia del Consejo Permanente, inaugurando lo que la historia de la diplomacia registrará como “malandraje protocolar”. Porque así actuaron en esta hora obscena de la OEA, como malandros vestidos por Armani que, mientras te sacan la cartera y dan un golpe institucional, citan algún caletre de Ortega y Gasset.
Profesor UCV

Fuente: Últimas Noticias

Facebook Comentarios
x

Check Also

Simón García / ¿Cómo terminará la función?

  Guárico.- Si no resultara un agravio a los amigos que han decidido no votar, escribiría un artículo que se titulara “Tu abstención es ...