Home / Noticias / Opinión / Diego Ranuárez / San Juan desde una ventana

Diego Ranuárez / San Juan desde una ventana

San Juan de los Morros.- Los que nacimos acá podemos decir muchas cosas de nuestro pueblo: nos salvamos de la mayoría del caos político de otras capitales, estamos a medio camino de todas las regiones del país, vivimos no perfectos pero tranquilos en comparación.

Hay gente que quiere mucho a San Juan de los Morros, y sus razones son validas, pero no se aplican por igual a todos. Quien recuerda a un lugar con cariño es usualmente por las personas que le acompañaron durante momentos asociados a cierto lugar o circunstancias, una fórmula que es imposible de replicar exactamente de una persona a otra, y así tenemos que el San Juan de nuestros padres y abuelos es un mundo muy diferente al nuestro, por más que algunas pragmáticas lenguas digan que “al final, no es mucho lo que ha cambiado”.

San Juan para los que acá viven, es familia, es amigos, para los jóvenes y algunos profesores, es universidad, pero también es reflejo de lo que muchos sienten como lo peor del estado actual del país: falta de oportunidades. Los tiempos recientes traen consigo nuevas generaciones que cada vez quieren hacer cosas más grandiosas y variadas con sus vidas, y el espacio que el Valle del Paurario ofrece, se les queda chico. Aún a pesar de lo bonito que aquí tengan, tienen hambre y sed de más cielo. Y no podemos negar que las cosas, no en todos, pero si muchos aspectos, se están deteriorando.

 Quien decide quedarse, ¿está aferrado a algún recuerdo o no tiene oportunidad de mudarse?. No puedo decir, a diferencia de padres, tíos y abuelos, que poseo un “Gran Amor” por este pueblo, pero algo de cariño si le tengo, es la ventanita desde donde llegué al mundo y comencé a observar, a conocer. Es un tanto triste ver como se va quedando gris, enmarcado en duda, con los ideales al horizonte, a un lado los deseos y en otro la realidad. Y nosotros en el medio, al menos por un tiempo más, caminando sus calles y escuchando sus historias.

(Texto y fotografía)

Diego Ranuárez

Facebook Comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

x

Check Also

Teófilo Santaella / La gallina negra de los huevos de oro está en terapia

Rafael Ramírez, embajador de Venezuela en la ONU, pertenece a un grupo selecto llamado “Los intocables”. No sé el por qué los denominan de ...