.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Daniel Asuaje / Un gobierno perversamente inteligente

Daniel Asuaje / Un gobierno perversamente inteligente

Si algo hay que reconocerle al gobierno es su tino en hacer lo incorrecto en el momento más oportuno para producir más daño. Escamoteó las elecciones regionales y las lanza en el momento menos auspicioso para la oposición. Son dueños de una brillante inteligencia maligna.  Se reservó la fecha de los comicios aguardando el resultado de las primarias y al ponerse en evidencia la inmensa desmovilización del electorado opositor, no dudaron en lanzarlas para lo antes posible buscando evitar que la oposición tenga tiempo para calentar a sus electores, hoy nadando como en témpanos en la desesperanza. Hasta antes de coronar su constituyente, el escenario electoral era lo peor que podía pasarle al gobierno. No obstante lanzaron las elecciones regionales en una maniobra muy parecida a la del diálogo, colocando a la oposición en un verdadero “todos contra la pared” al arrebatarles una pieza fundamental de su propio discurso ante el que no podía desdecirse sin costo ni acceder sin pagar el precio de ser llamados traidores. No es la primera vez que el gobierno se apropia del discurso opositor, esta maniobra se llama triangulación. Lo intentaron con la constituyente, pero la oposición pudo habilidosamente desdibujar la maniobra aunque no lograron que los opositores de a pie dejaran de ilusionarse con impedir su realización e instalación de la ANC. Por eso al coronar el gobierno con éxito sus esfuerzos,  la resistencia se desinfló estrepitosamente y lo que era una jugada arriesgada del gobierno apostando a que la oposición no concurriera se transformó en su mejor jugada de estos momentos ante la actual desmotivación electoral opositora. El gobierno tiene el chance de salir muy bien parado cuando justamente tiene todavía muy mala posición en las encuestas, pero es que el liderazgo opositor tiene sus acciones muy bajas en estos momentos también: la abstención es el peor enemigo de la oposición y el mejor aliado del gobierno.

Bajo estas circunstancias: campaña electoral express, desmotivación de los opositores, dominio de la agenda por parte del gobierno y continuación del deterioro situacional  nacional,  la campaña del  gobierno tiene su mejor alternativa en centrarse en sus candidatos con un mensaje esperanzador, antes que en la gestión gubernamental, en la esperanza antes que en la satisfacción, manejar las lealtades tarifadas vía cestas CLAPs opíparas selectivamente otorgadas y masivamente publicitadas, dejar el trabajo sucio de desacreditar al liderazgo opositor al gobierno (nótese que no a los candidatos opositores. Los candidatos del gobierno evitarán polarizar, debatir  y dejarán el trabajo sucio a Maduro, Diosdado y a Jorge Rodríguez). Fundamentalmente buscarán descolocar y desdibujar a los líderes opositores y acentuar la desmotivación de sus electores. En esta línea, por ejemplo, el gobierno promovió un nuevo dialogo y Maduro no pierde ocasión para mencionar que “no entiende a los líderes de la oposición pues querían dialogo y cuando se les brinda niegan que participan”, con lo cual coloca como traidores, entreguistas, mentirosos a los líderes de la oposición, quienes hacen un silencio sepulcral ante estas maniobras. A la multiplicidad de liderazgos, estrategias e intereses encontrados se une una pésima acción comunicacional, no tanto por lo que dicen, que a veces consiste en enlodarse mutuamente,  como por lo que dejan de decir. Con absoluta franqueza debemos señalar  que la oposición ha tenido éxitos resonantes, pero de nada vale ganar cuatro rounds si se pierde la pelea en el quinto.   

Hoy, como siempre, la campaña debe ser más emocional que pedagógica, moverse más entre las creencias existentes antes que intentar cambiarlas. El gobierno busca emocionar con la esperanza y la decepción de los opositores. Por su parte, la oposición debe saber manejar la frustración, la rabia y la desesperanza y convertirlas en fuerzas movilizadoras. Si logran convertir el voto en un arma de la rabia, del castigo, de la manifestación del rechazo, entonces el gobierno estará en aprietos. Si el electorado opositor no siente   que dejar las gobernaciones en manos maduristas equivale a entregarles el país, entonces  el gobierno ganó en este round una batalla que lo legitimará porque hará creíble que ciertamente sufragaron por él ocho millones, como dicen  insistentemente. Y se convertirá no solo en una verdad  política oficialista, sino también social.  

Las primarias crearon fisuras difíciles de limar. Solo la inclusión en la campaña de quienes no triunfaron  movilizará a sus simpatizantes a votar por aquel a quien no querían. Y es que las primarias son una buena opción cuando  se realizan muy alejadas del evento electoral, pero una pésima alternativa cuando son muy cercanas. En el primer caso movilizan a los electores y hay tiempo para limar fisuras, en un escenario express conspiran contra quien las ganó.

Con todo, la suerte no está echada, depende de cómo la oposición tire sus dados, los tiene en sus manos y está afinando el lance. Veamos.

dh.asuaje@gmail.com

@signosysenales   

Fuente: El Universal

Facebook Comentarios
x

Check Also

Reinaldo Silva / ¿Quién asume las Gobernaciones ganadas por la MUD?

Venezuela.- Cuando la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) solicitó al CNE el adelanto de las elecciones de Gobernadores, indicó además que los funcionarios electos debían juramentarse ...