Home / Noticias / Opinión / Clodovaldo Hernández / Clodovaldo Hernández / Una Asamblea para derrocar a Maduro

Clodovaldo Hernández / Una Asamblea para derrocar a Maduro

Cortesía: El Universal

Cortesía: El Universal

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús “el Chúo” Torrealba, se dejó de rodeos y prometió que si ganan las parlamentarias van a derrocar a Maduro.

Claro que eso no es propiamente una noticia, pues tal ha sido el propósito de la oposición desde la noche del 14 de abril de 2013, y antes, con el comandante Chávez, desde la noche del 6 de diciembre de 1998. Sin embargo, es interesante la posibilidad de que la MUD asuma sin tapujos ese planteamiento como su oferta electoral, la promesa básica de venta, que llaman los publicistas.

Sería una oferta arriesgada, si se toma en cuenta el pasado reciente. En 2013, Henrique Capriles Radonski pretendió convertir unos comicios municipales en un plebiscito sobre el gobierno nacional y salió apaleado en el plano electoral y -lo peor del asunto- perdió (¿transitoriamente?) el liderazgo opositor en manos de los pirómanos.

Bueno, aun falta saber si eso que dijo “el Chúo” es la posición oficial de la MUD o son loqueteras muy suyas de él, como decían antes. No hay que olvidar que a “el Chúo” le dan unos arranques raros, tal vez meras remembranzas de aquellos tiempos en los que hacía el papel de marginal infiltrado en la sifrinita Globovisión. “Uno de los roles que le va quedando en la coalición es el de animador: él es el don Francisco de la MUD”, dice el ácido Estrangulador de Urapal.

En todo caso, uno lee sus declaraciones acerca de lo que piensa hacer la MUD si gana las elecciones parlamentarias y siente un tufo a 12 de abril que llega hasta la siguiente cuadra. Queda clarísimo que planean desempolvar el decreto de Carmona para quitarle la cabeza a todos los poderes nacionales a punta de considerandos. Torrealba dice que, tan pronto sean mayoría, van a cambiar el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia, el Ministerio Público, la Contraloría General y, por supuesto, al rrrrégimen completico. 

Mi politóloga principal, Prodigio Pérez, considera que si esa va a a ser la propuesta central de la MUD estarán asumiendo una actitud coherente, cosa no muy habitual en esa alianza.

Vaticina que bajo esa consigna lograrán aglutinar su votación en forma casi monolítica, pues a fin de cuentas, lo que quiere la mayoría de los opositores es tumbar al gobierno ya, sin medias tintas. Lo demás es gamelote argumental. “Aunque reniegan del golpe de abril, la verdad es que casi todos los escuálidos son estructuralmente carmoníacos”, dice Prodigio.

Sin embargo, esta promesa única de venta tiene también sus contras, pues está demostrado que cada vez que se pone en juego la continuidad del proceso bolivariano, a la hora de las chiquitas, el chavismo también se compacta.

La repentina franqueza de “el Chúo” permite abrir un debate acerca de si una MUD ganadora en las parlamentarias se va a jugar la carta del referendo revocatorio en 2016. Después del platanazo del “plebiscito” de diciembre de 2013, los líderes se han mostrado ambiguos y evasivos. A veces dicen que sí, que “ya vamos por ti, Nicolás”, y otras fantasean acerca de una constituyente, una enmienda constitucional, una destitución al estilo paraguayo o un secuestro en pijama, al estilo hondureño.  

Promover el referendo es un escenario en el que la oposición tendría que luchar contra monstruos que ella misma creó. Llevan once años diciéndole a la gente que en 2004 ganaron el revocatorio, pero que se los robó un cisne negro y un hacker ruso; y llevan más o menos el mismo tiempo repitiendo que firmar para solicitar un revocatorio es prácticamente igual a ponerse una soga al cuello… ¿Con qué argumentos vendrán ahora a pedir que su gente se movilice de nuevo para eso?

Mi segunda politóloga, Eva Ritz Marcano, comenta que lo del secretario de la MUD son bravatas distraccionistas, pues al hablar de una eventual victoria “por goleada” que los convertiría en un barbarazo, lo que pretende es quitar el foco del zafarrancho interno. “Hay peleas entre grandes capos nacionales y también entre jíbaros de barrio”, dice Eva, tratando de ilustrar la situación con una narcometáfora”. No es una mala estrategia la de Torrealba -concede-. En política, tres de cada cinco jugadas son cortinas de humo”.

Eva cree que la promesa de una Asamblea Nacional opositora que sale a desbaratar todo como si fuera una división Panzer, puede también servir para que la militancia opositora se olvide un poco de los inepta, anodina y cobardona que ha sido la fracción parlamentaria de la MUD electa con altísimas expectativas en 2010. “Quieren convencer a su gente de que no han podido hacer nada porque son una minoría oprimida. Pero la historia parlamentaria está llena de ejemplos de pequeñas fracciones y hasta de individualidades que representaron dignamente a sus electores y demostraron que el combate parlamentario no depende exclusivamente de la matemática, sino que también es una cuestión de ideas y de ganas -afirma-. Estos, en cambio, no hacen ni bulla”.

clodoher@yahoo.com

Fuente: El Universal

Facebook Comentarios
x

Check Also

Diego Ranuárez / Sobre la educación superior en tiempos de necesidad

  San Juan de los Morros.- La educación, en todos sus niveles, es algo imposible de negar como importante, el adquirir conocimientos nos hace ...